¿Y si un día fueras dueño del tesoro más grande del pop?

Yesterday

Una comedia sobre la ética personal, la honestidad y la culpa. Las peripecias de Jack Malik nos plantean qué hacer con nuestros dones y la responsabilidad de compartirlos o no.

Yesterday, dirigida por Danny Boyle, es una película sencilla, en el límite de ser sólo una peliculita, pero desde esa simplicidad podemos extraer preguntas muy llamativas sobre el rol del artista, los límites de la propiedad y qué hacer ante una encrucijada ética.

Con estas características, es un film ideal para ver en familia (también en la escuela, pero ese es otro tema), abriendo conversaciones que desvelen los puntos de vista de cada uno sobre los dilemas morales del protagonista. De paso, es una alegre forma de acercar a los más jóvenes a la música de los Beatles.

Sinopsis

La premisa es tan sencilla como efectiva: A partir de un extraño corte de luz planetario, surge una línea temporal alternativa donde nunca existieron The Beatles. Jack Malik (Hamish Patel), cantante y profesor de primaria con una carrera que no despega –en realidad, como mú

Grabando

sico es malo, se da cuenta que es el único que recuerda al cuarteto de Liverpool.

Entonces, decide usar este tesoro musical, interpretando las canciones de Lennon-McCartney y figurando como autor de todos los temas.

¡Ay, las dudas, siempre las dudas!

Como es de esperar, cual tromba irrumpe en la escena musical. Gracias a la audaz estrategia de Debra, su agente, (Kate McKinnon), en pocas semanas está a un tris de convertirse en una súper estrella.

Pero le entran las dudas ¿Es honesto obtener fama y lucrarse con la obra de otros, aunque en rigor esos autores no existen?

En paralelo -como es una historia de Richar Curtis, no podía faltar el romance- Jack se debate entre tener un amor real y profundo con la chica que siempre ha soñado o ser un ídolo. Pero como esta parte es menos interesante, no hablaremos aquí de ella.

Los dilemas éticos personales
¿Cómo se llama la canción? Yesterday ¿Cuándo la escribiste?

Opiniones aparte sobre la trama, creo que las preguntas que se hace el protagonista, que no puede compartir con nadie, son muy válidas, y las que se pueden proponer sobre lo que le está pasando, dan pie para interesantes conversaciones con niños y jóvenes:

¿Por qué siente remordimiento si no está dañando a nadie?
¿Es legítimo adueñarse de las obras o debiera respetar a los verdaderos autores?
¿Es justo sacar partido personal de algo que no ha creado?
¿No haberlas compuesto él, significa que no le pertenecen?
¿Tendría que guardarse las canciones sólo para él para no traicionar la memoria de los autores?

Antes de seguir, apunto que no hablo de los límites de la creatividad, dónde acaba la inspiración y comienza el plagio, el protagonista recoge la obra lo más fidedignamente posible –dentro lo que le permite la memoria,–sólo cambiando algunas letras por sugerencia del mismísimo Ed Sheeran: Ey, Jude, por el “más actual” Ey, dude (Ey, compi, pana, colega, “notas”)

Síndrome del impostor y responsabilidad personal
Adivina a quién conoce en pleno 2019.

Mientras Jack se revuelve en sus cavilaciones, tras el concierto de lanzamiento le llega al camerino un pequeño submarino amarillo. El mensaje es claro, no es el único que recuerda a los Beatles. Nuestro músico entra en pánico, se siente descubierto, impostor. Emergen todo tipo de fantasías persecutorias, para él es el final.  Cuando conoce a las dos personas que le han enviado el juguete, la escena tiene un giro inesperado, a la vez que esperanzador que nos plantea aún más interrogantes

¿A quién debe honestidad el protagonista?

¿Si en pos de la honestidad se guarda para sí el tesoro que posee, no sería injusto con el resto de la humanidad? Obviamente podemos vivir sin las canciones de los Beatles, seguiríamos trabajando, estudiando, cumpliendo (o no) con nuestras tareas diarias. Pero como toda manifestación de arte, al faltar, nos empobrece aunque sea un poco. Para algunos mucho.

Entonces,  ¿a quién se debe? ¿A su integridad personal o a los demás que reciben encantadas ese regalo?
¿Debería contar el origen real de las obras? ¿Le creerían, lo tomarían por trastornado?

Sobre el final
ética personal
¿Ser una super estrella o ser honesto con sí mismo? ¿Es reñido una cosa con la otra?

Como comenté al inicio, las posibles conversaciones son muchas y muy interesante, como guinda de la torta nos podemos preguntar: ¿Qué otro(s) final(es) podría haber tenido la película? O, lo que es más o menos lo mismo: ¿Qué harías tú en su lugar?

Aunque parezca spoiler, ésta es una pregunta que nos podemos hacer en prácticamente todas las películas. Probablemente la respuesta nos define.

Mira con Atención

Todas las interrogantes que he planteado en el texto. Y cualquier otra que te surja sobre la ética personal y las decisiones personales.

 

Yesterday, All my troubles seemed so far away.

YESTERDAY (2019) ética  personal Decisiones yesterday

Guion: Richard Curtis
Director: Danny Boyle
Con: Himesh Patel, Lily James , Ed Sheeran

En España, disponible en Amazon Prime Video.

 IMDB                                   Filmaffinity

Renunciamos al presente pensando en el mañana

“Renunciamos al presente pensando en el mañana. Es absurdo. ¿Cuántas cosas hemos renunciado por causa del futuro, calculando que en este hipotético porvenir la cosas irán mal?

Uno se dice: “Puesto que voy a perderlo todo mañana, ¡Qué más da renunciar a ello ahora mismo! ¿Y para qué vivir bien si he de morir mañana?… ¿Pero qué sabemos nosotros del futuro? ¿Qué conocemos de esos maravillosos segundos que viviremos y que seremos muy felices de vivir en el momento que lleguen?»

Jodorowsky renunciamos al presenteAlejandro Jodorowsky: La Sabiduría de los Cuentos Continuar leyendo «Renunciamos al presente pensando en el mañana»

Una oportunidad (casi) perdida, por un mal hábito

Cuatro Bodas y un funeral

Durante cinco eventos sociales, un soltero convencido se cuestiona la posibilidad de no encontrar nunca el amor. Algo cambia cuando Charles piensa que su ha encontrado a su “media naranja” en Carrie, una mujer estadounidense.

Esta ya clásica comedia romántica inglesa de los 90’ es un referente para nuestra generación y es quizás la obra más redonda de su guionista y productor, el prolífico Richard Curtis. A través de cinco momentos muy determinados, nos muestra la evolución de Charles y sus amigos, un grupo peculiar y atípico que se revuelve en la búsqueda una relación profunda y duradera.

Boda 1
four wedings coaching
Alguien me ha «curvado el espacio» (ha cambiado el foco de mi mirada… para siempre)

En la primera de las bodas, Charles (Hugh Grantconoce a Carrie (Andie MacDowell), una desinhibida norteamericana con la cual termina esa noche en la cama. A la mañana siguiente, la vida de Charles casi cambia, pero no. Mientras Carrie se viste y prepara el bolso en silencio para partir de regreso a EEUU, le pregunta a él cuándo van a anunciar su compromiso/noviazgo, porque, después de haber dormido juntos, es obvio que se tienen que casar. Él casi se cae de la cama, hasta que se da cuenta que es una broma. Sin embargo, ella apostilla: “Pienso que aquí ambos hemos perdido una gran oportunidad”. Él no reacciona. Mal.

“Ese” momento pudo haber cambiado el devenir de ambos personajes.

Boda 2

Continuar leyendo «Una oportunidad (casi) perdida, por un mal hábito»

Cómo reconocer el resentimiento (y salir de él) Traispotting (y T2)

Dolor y enojo retenidos, enfriados y cronificados

La anterior entrada hablaba del resentimiento y el deseo de venganza en Trainspotting 2, cómo, después de veinte años, el regreso de Renton a Edimburgo nos muestra que las heridas no se han sanado ni las afrentas olvidadas.

Dado que el resentimiento es un estado de ánimo recurrente en muchos de nosotros y que su sola presencia nos ata a una experiencia concreta durante mucho tiempo, he querido profundizar en este tema, centrándome con detalle en cómo sería la línea de pensamiento de Sick Boy (Jonny Lee Miller) y Begbie (Robert Carlyle) ante lo ocurrido con su “ex” amigo Renton (Ewan McGregor).

Brevemente, recordemos que al final de Trainspotting, Renton se lleva el dinero de un negocio que habían hecho entre los cuatro. Ese dinero le sirve para rehacer su vida y abandonar la heroína. Al comienzo de la segunda parte, vuelve a Edimburgo y se re encuentra con sus ex compañeros.

Estructura lingüística del resentimiento

En coaching ontológico se le llama a este ejercicio “reconstrucción lingüística de las emociones y estados de ánimo”.

Para realizar esta reconstrucción, te invito, amable lector, a ponerte en la piel de estos dos jóvenes escoceses para imaginar cómo han sido sus conversaciones interiores, las que tienen y han tenido con sí mismos. Continuar leyendo «Cómo reconocer el resentimiento (y salir de él) Traispotting (y T2)»

Una historia de nostalgia, venganza y resentimiento

Trainspotting 2

Han pasado 20 años desde que Mark Renton abandonara Escocia y la heroína. Ahora,  vuelve a su Edimburgo natal para rehacer su vida y reencontrarse con sus amigos de toda la vida: «Spud» y «Sick Boy»; al mismo tiempo, Francis «Franco» Begbie sale de la prisión con sed de venganza… (Filmaffinity)

Hace algunas semanas hablamos de Trainspotting y la conveniencia de hacer nuestras elecciones más conscientes

Hoy miramos con atención Trainspotting 2. «Veinte años son nada, que febril la mirada…» con los mismos protagonistas, con más canas aunque no tantos kilos más como podría esperarse.

¿Algo ha cambiado?

Renton (Ewan McGregor) vuelve a Edimburgo y se encuentra con sus compañeros a los que traicionó hace veinte años. Las cosas han cambiado, es cierto, pero una pátina sombría sigue planeando sobre ellos.

Considerando que se marchó con todo el botín de aquella venta de droga, sus amigos tienen cuentas pendientes que el tiempo no ha borrado. Continuar leyendo «Una historia de nostalgia, venganza y resentimiento»

El cuerpo, nuestro gran olvidado

Billy Elliot

El 1 de enero de 2000 se suponía que los ordenadores colapsarían por el “efecto 2000”, ese error de software causado por la costumbre de omitir la centuria en las fechas. Pero no ocurrió. En cambio, ese año se estrenó Billy Elliot, una de las películas que más me emocionó cuando comenzaba el nuevo milenio.

Si no recuerdas de qué iba

Esta película británica ambientada en 1984, cuenta que Billy, un chico de 11 años de un pueblo minero inglés, en plena huelga de mineros contra el gobierno, descubre que en vez de boxear, como quiere su padre, le apasiona el baile. Un día en el gimnasio, Billy observa la clase de ballet de la señora Wilkinson, una mujer de carácter severo que lo anima a participar. A partir de ese momento, Billy se dedica con rigor a la danza.

Billy encarna el deseo y la decisión de luchar por conseguir su sueño. Ejemplo de perseverancia y, sobre todo, de atreverse a enfrentar los obstáculos para conseguirlo.

Destacable es también la presencia de la profesora de ballet, Miss Wilkinson (Julie Walters), una verdadera mentora dispuesta a mostrarle que el mundo es mucho más amplio que la pequeña ciudad donde vive. Y le ayuda a descubrir los dones que él tiene para salir de allí.

Hablar del cuerpo, hablar con el cuerpo

Y hablando de obstáculos, la gran herramienta de Billy para enfrentarse a éstos  no es el lenguaje, el cuerpo y el movimiento es su recurso. Continuar leyendo «El cuerpo, nuestro gran olvidado»