4 cosas que debes saber sobre negociación, por Deadpool y Cable

Deadpool 2 (2018)

La segunda entrega de Deadpool no escatima en chistes de grueso calibre, acción hiperviolenta y la proverbial verborrea del protagonista. Sin embargo, dentro de este desmadre, una secuencia clave nos muestra cómo se negocia anteponiendo intereses sobre posiciones, privilegiando un acuerdo en el que todos ganan.

Sinopsis

Wade Wilson (Ryan Reynolds ), Deadpool, se ha autoimpuesto la misión de salvar a Russell (Julian Dennison), un chico muntante, de las manos del temible Cable (Josh Brolin), un soldado que viaja por el tiempo para ajustar cuentas con los malos y salvar el futuro. Los objetivos de ambos son contrapuestos, hasta que se dan cuenta que hay un enemigo mayor.

Cómo llegamos a ese momento
No es exactamente un niño modelo, pero igual merece amor.

Después de tratarlo de manera poco condescendiente, Deadpool se da cuenta que no puede abandonar a su suerte a Russell. En su intento por rescatarlo, libera al poderoso Juggernaut, a la vez que queda seriamente herido.

Mientras regenera sus piernas recibe una visita inesperada, el mismísimo Cable viene a proponerle un pacto: trabajar juntos para acabar con Russell antes que se convierta en la máquina asesina que será de adulto.

Aprendiendo a negociar
Tengo una proposición que hacerte

Es en esta escena donde ambos personajes nos dan lecciones fundamentales de negociación. (Si quieres ver la escena completa, la película está en Disney Plus, minuto 1:16:00)

Para explicar cómo lo hacen, usaré el modelo de negociación de Harvard:

Hay cuatro elementos fundamentales para una negociación eficaz y colaborativa (en realidad, son siete, pero nos centraremos en estos cuatro para no alargar ni aburrir): personas, intereses, alternativas y criterios.

Pero primero definamos la disputa: Cable quiere matar a Russell para evitar que comience su escalada asesina que acabará en el futuro con la vida de la familia de su familia. Wane quiere salvar la vida al chico.

Los factores de la negociación:
  1. Personas: Separar a la persona del
    Empatía: ambos comparten un dolor

    problema. Deadpool y Cable dejan de lado su rivalidad –han estado a punto de matarse varias veces durante el metraje- para hincar el diente a la discrepancia: salvar o no la vida a Russell. En este punto es fundamental la empatía, entre estos dos asesinos profesionales hay un dolor que los une. Incluso Deadpool es capaz de decir, “lo siento” de forma sincera.

  2. Intereses y no posiciones. Aquí
    Encontrar el interés común: evitar muertes

    está la clave fundamental. Las posiciones son: uno quiere al chico vivo, el otro, muerto. Si se aferran a eso, no se avanza. Pero al dar un paso más allá, descubrimos un interés mayor: Evitar muertes, en el presente (Russell) y en el futuro (la larga lista de víctimas que comenzará ese día y llegará a la mujer e hija de Cable). Con un interés mutuo, pueden pasar a la siguiente:

  3. Las opciones. En pos de esa meta común, se ofrecen alternativas para llegar a un acuerdo que, sobre todo, deje a ambos
    Opciones y criterios: Enmendar el comportamiento en 30 segundos

    satisfechos. Un trato ganar – ganar. Es el espacio para usar muñeca o regatear hasta ajustar las expectativas de ambos. Si se comienza por el regateo sin antes clarificar los intereses, es probable que sólo una o ninguna de las partes quede conforme. Es cierto que Cable no da mucho espacio al tira y afloja, Deadpool valora la oferta como satisfactoria para lograr su objetivo.

  4. Por último, criterios objetivos: factores medibles que den legitimidad al arreglo final, es decir, indicadores que den cuenta del cumplimiento de lo pactado. En el caso de estos dos personajes de Marvel son 30 segundos (para convencer a Russell que rectifique).
¿Cuándo aplicarlo?

Al hablar de negociación pensamos en tratados comerciales entre países, transacciones entre empresas o convenios de la administración con los trabajadores. Sin embargo, establecer compromisos es algo cotidiano con las personas que nos rodean.

Si ellos pueden llegar a un pacto, ¿por qué tú no?

Un ámbito especialmente sensible está dentro de la familia. En la pareja, con los hij@s –porque para bien y para mal, vivimos en tiempo en que se pacta con l@s menores–; entre herman@s, con abuelas, tías, cuñados…  exparejas.

En este contexto, dado que las emociones y sentimientos están más presentes que nunca o que nuestros juicios sobre la otra persona pueden aparecer sin invitarlos, necesitamos aprender a establecer convenios en que todos ganen, de modo de fortalecer los vínculos en vez de debilitarlos.

Ante una desavenencia, fácilmente nos atrincheramos en nuestras posiciones, olvidando que tenemos el mismo interés: el bienestar de la pareja o del conjunto de la familia (posiciones: “las vacaciones son en la playa” v/s “las vacaciones se pasan en la casa de los abuelos en el campo”. Interés: pasar unas buenas vacaciones, ojalá todos juntos).

Al querer reducir la discrepancia, hay que aprender a ser efectivos en el establecimiento de indicadores cuantificables para evaluar el cumplimiento del pacto (no es lo mismo, “lavar los platos más seguido” que “hacerlo 3 veces a la semana”).

Mira con Atención
Preguntas relevantes para tu autorealización

– ¿Cuáles son tus estrategias habituales de negociación?
– ¿Qué tan fácil o difícil te resulta separar a la persona del problema? ¿Puedes actuar con empatía? ¿Temes dañar la relación si negocias con claridad?
– ¿Cómo te resulta exponer tus intereses? ¿Te atrincheras en tu posición para “no dar el brazo a torcer”?
– ¿Qué tal se te da ofrecer alternativas y estar dispuesto a oír las de la otra parte?
– ¿Tienes la costumbre de definir indicadores claros para evitar conflictos a futuro?

DEADPOOL 2 (2018)

Guion: Rhett Reese , Paul Wernick , Ryan Reynolds , basado en el personaje de Rob Liefeld y Fabian Nicieza
Director: David Leitch
Con: Ryan Reynols, Josh Brolin, Morena Baccarin , Julian Dennison (y más)

IMDB                                               Filmaffinity

¿Y si un día fueras dueño del tesoro más grande del pop?

Yesterday

Una comedia sobre la ética personal, la honestidad y la culpa. Las peripecias de Jack Malik nos plantean qué hacer con nuestros dones y la responsabilidad de compartirlos o no.

Yesterday, dirigida por Danny Boyle, es una película sencilla, en el límite de ser sólo una peliculita, pero desde esa simplicidad podemos extraer preguntas muy llamativas sobre el rol del artista, los límites de la propiedad y qué hacer ante una encrucijada ética.

Con estas características, es un film ideal para ver en familia (también en la escuela, pero ese es otro tema), abriendo conversaciones que desvelen los puntos de vista de cada uno sobre los dilemas morales del protagonista. De paso, es una alegre forma de acercar a los más jóvenes a la música de los Beatles.

Sinopsis

La premisa es tan sencilla como efectiva: A partir de un extraño corte de luz planetario, surge una línea temporal alternativa donde nunca existieron The Beatles. Jack Malik (Hamish Patel), cantante y profesor de primaria con una carrera que no despega –en realidad, como mú

Grabando

sico es malo, se da cuenta que es el único que recuerda al cuarteto de Liverpool.

Entonces, decide usar este tesoro musical, interpretando las canciones de Lennon-McCartney y figurando como autor de todos los temas.

¡Ay, las dudas, siempre las dudas!

Como es de esperar, cual tromba irrumpe en la escena musical. Gracias a la audaz estrategia de Debra, su agente, (Kate McKinnon), en pocas semanas está a un tris de convertirse en una súper estrella.

Pero le entran las dudas ¿Es honesto obtener fama y lucrarse con la obra de otros, aunque en rigor esos autores no existen?

En paralelo -como es una historia de Richar Curtis, no podía faltar el romance- Jack se debate entre tener un amor real y profundo con la chica que siempre ha soñado o ser un ídolo. Pero como esta parte es menos interesante, no hablaremos aquí de ella.

Los dilemas éticos personales
¿Cómo se llama la canción? Yesterday ¿Cuándo la escribiste?

Opiniones aparte sobre la trama, creo que las preguntas que se hace el protagonista, que no puede compartir con nadie, son muy válidas, y las que se pueden proponer sobre lo que le está pasando, dan pie para interesantes conversaciones con niños y jóvenes:

¿Por qué siente remordimiento si no está dañando a nadie?
¿Es legítimo adueñarse de las obras o debiera respetar a los verdaderos autores?
¿Es justo sacar partido personal de algo que no ha creado?
¿No haberlas compuesto él, significa que no le pertenecen?
¿Tendría que guardarse las canciones sólo para él para no traicionar la memoria de los autores?

Antes de seguir, apunto que no hablo de los límites de la creatividad, dónde acaba la inspiración y comienza el plagio, el protagonista recoge la obra lo más fidedignamente posible –dentro lo que le permite la memoria,–sólo cambiando algunas letras por sugerencia del mismísimo Ed Sheeran: Ey, Jude, por el “más actual” Ey, dude (Ey, compi, pana, colega, “notas”)

Síndrome del impostor y responsabilidad personal
Adivina a quién conoce en pleno 2019.

Mientras Jack se revuelve en sus cavilaciones, tras el concierto de lanzamiento le llega al camerino un pequeño submarino amarillo. El mensaje es claro, no es el único que recuerda a los Beatles. Nuestro músico entra en pánico, se siente descubierto, impostor. Emergen todo tipo de fantasías persecutorias, para él es el final.  Cuando conoce a las dos personas que le han enviado el juguete, la escena tiene un giro inesperado, a la vez que esperanzador que nos plantea aún más interrogantes

¿A quién debe honestidad el protagonista?

¿Si en pos de la honestidad se guarda para sí el tesoro que posee, no sería injusto con el resto de la humanidad? Obviamente podemos vivir sin las canciones de los Beatles, seguiríamos trabajando, estudiando, cumpliendo (o no) con nuestras tareas diarias. Pero como toda manifestación de arte, al faltar, nos empobrece aunque sea un poco. Para algunos mucho.

Entonces,  ¿a quién se debe? ¿A su integridad personal o a los demás que reciben encantadas ese regalo?
¿Debería contar el origen real de las obras? ¿Le creerían, lo tomarían por trastornado?

Sobre el final
ética personal
¿Ser una super estrella o ser honesto con sí mismo? ¿Es reñido una cosa con la otra?

Como comenté al inicio, las posibles conversaciones son muchas y muy interesante, como guinda de la torta nos podemos preguntar: ¿Qué otro(s) final(es) podría haber tenido la película? O, lo que es más o menos lo mismo: ¿Qué harías tú en su lugar?

Aunque parezca spoiler, ésta es una pregunta que nos podemos hacer en prácticamente todas las películas. Probablemente la respuesta nos define.

Mira con Atención

Todas las interrogantes que he planteado en el texto. Y cualquier otra que te surja sobre la ética personal y las decisiones personales.

 

Yesterday, All my troubles seemed so far away.

YESTERDAY (2019) ética  personal Decisiones yesterday

Guion: Richard Curtis
Director: Danny Boyle
Con: Himesh Patel, Lily James , Ed Sheeran

En España, disponible en Amazon Prime Video.

 IMDB                                   Filmaffinity

Obscurus: el dolor de reprimir la magia.

Ahogar el desarrollo de un talento, habilidad, competencia o interés en un niño o niña, aunque pensemos que es «por su bien», sólo genera frustración y tristeza. Las ansiedades que como adultos sentimos frente al mundo, no pueden ser motivo para reprimir la magia.

Animales Fantánsticos y Dónde Encontrarlos

La saga de Harry Potter me pilló crecidito por lo que no soy un gran seguidor. Pero hace unos días, me senté con mis hijos a ver esta precuela de la obra escrita por J.K. Rolling y he encontrado un concepto valioso que quiero compartir aquí.

Esencialmente, la peli va de Newt Scamander (Eddie Redmayne), un despistado mago inglés, que desembarca en N.Y. siguiendo el rastro de animales míticos que vagan sueltos por la ciudad. Con devoción y mimo los captura y mete en su maleta mágica para rehabilitarlos. Pero, no sé muy bien por qué, su valija no tiene una correa para evitar que se abra, escapándose los que ya tiene dentro y causando conmoción. Continuar leyendo «Obscurus: el dolor de reprimir la magia.»

Trascender nuestro día a día… de la Marmota.

Sensación de repetición infinita, de atasco, de hastío. «Otra vez lo mismo». Phill necesita recorrer un larguísimo camino para encontrar un sentido, seguir adelante, trascender. ¿Cuán extenso puede ser tu trayecto?

A pesar que en España se tituló Atrapado en el Tiempo y en Latinoamérica Hechizo del Tiempo, hoy todos conocemos esta película como El Día de la Marmota, su nombre original. Este título se ha convertido en “una expresión asimilada por el léxico popular para expresar el hastío vital y, en el ejército de Estados Unidos, para indicar que la jornada ha transcurrido sin contratiempos”. (Vanity Fair)

En días de confinamiento o cuarentena, esta comedia, dadas las aparentes similitudes con lo que puedes estar viviendo, se vuelve más actual que nunca. Continuar leyendo «Trascender nuestro día a día… de la Marmota.»

Cómo aprender a ver series y pelis con nuestros hijos

En estos días de cuarentena, es posible que nuestros retoños estén dedicando muchas horas al consumo de ficción audiovisual. ¿Te has planteado alguna vez que las horas que pasan frente a la pantalla puedan ser también una herramienta de aprendizaje, no sólo de entretención?

Estamos encerrados, es un hecho. Tanto nosotros como nuestros hijos e hijas estamos compartiendo un mismo espacio durante mucho tiempo… como pocas veces antes.
Dentro de este encierro, las madres y padres estamos siendo bombardeados a través de los chats de whatsapp y correos con múltiples opciones de actividades, webs y deberes para que no pierdan su ritmo de aprendizaje (o al menos detener la curva de olvido) o incluso lo aumenten.

¿Cuántos días quedan?

Sumemos las ingentes sugerencias y ofertas para aprovechar las horas de ocio, para que estén activos y no se nos aburran (¡Ay, el temido aburrimiento!). Muchas de estas propuestas son de juegos que además de divertir enseñan: ayudan a desarrollar habilidades cognitivas, estimulan la expresión plásticas o las destrezas psicomotoras. Continuar leyendo «Cómo aprender a ver series y pelis con nuestros hijos»

Mirar a los ojos la marginación y el abuso

 Joker

“En Gotham City, Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un comediante mentalmente perturbado, tiene una única motivación en la vida: hacer reír. Actúa de payaso en pequeños trabajos y, dadas sus perturbaciones, es visto como un bicho raro. Su gran sueño es vivir del humor y actuar con público, pero una cadena de trágicos acontecimientos incrementa su ira contra la sociedad que lo ignora y margina. Aún más desestabilizado, se embarca en una espiral descendente, revolucionaria y sangrientamente criminal. Este camino  lo lleva a encontrarse cara a cara con su alter-ego: El Joker”. (Filmaffinity) (IMDB)

¿Cómo es Joker?

Joker (en Latinoamérica Guasón) es una película compleja que, como dice el crítico de El País Javier Ocaña, es “desagradable, cruel, perturbadora, tristísima. Nos muestra a un personaje frágil ante un mundo hostil, un ser patológico en un entorno patológico, Gotham City». Continuar leyendo «Mirar a los ojos la marginación y el abuso»

Frozen 2: Soltar el Lastre

 Frozen 2

En la segunda entrega de la franquicia helada Elsa vislumbra que hay “algo en mi interior que quiere ir mucho más allá”. Para descubrirlo y seguir su intuición, necesita ir liviana aunque ello signifique hacer sacrificios personales.
A su vez, la mano de Disney no logra sacudirse el estereotipo del amor romántico aunque cambie de género.

Este post nos lo regala una invitada especial: Nahia Láiz. Actriz, dramaturga, directora y coach ontológica, ha desarrollado un destacado trabajo en el terreno del aprendizaje corporal y las emociones. Continuar leyendo «Frozen 2: Soltar el Lastre»