Frozen 2: Soltar el Lastre

frozen lastre crecer

 Frozen 2

En la segunda entrega de la franquicia helada Elsa vislumbra que hay “algo en mi interior que quiere ir mucho más allá”. Para descubrirlo y seguir su intuición, necesita ir liviana aunque ello signifique hacer sacrificios personales.
A su vez, la mano de Disney no logra sacudirse el estereotipo del amor romántico aunque cambie de género.

Este post nos lo regala una invitada especial: Nahia Láiz. Actriz, dramaturga, directora y coach ontológica, ha desarrollado un destacado trabajo en el terreno del aprendizaje corporal y las emociones.

De qué va Frozen 2

Elsa tiene un poder extraordinario: es capaz de crear hielo y nieve. A pesar de lo feliz que la hacen los habitantes de Arendelle, siente que no encaja allí. Tras oír una voz misteriosa, Elsa, acompañada por Anna, Kristoff, Olaf y Sven, viaja a los bosques embrujados y los mares oscuros que hay más allá de su reino para descubrir quién es y por qué posee un poder tan asombroso. (Sinopsis Cartelera)

A mi hijo (varón, sí) le encanta Frozen, así que fuimos al cine en cuanto estrenaron la segunda parte.

Admito que iba más por él que por mí, pero ya sabéis las cosas que se hacen por los hijos. Ojalá todas resultasen tan sencillas como llevarles al cine.

Cierto es, también, que la película me provocaba curiosidad tras la polémica S.E.L. (“¿Será Elsa Lesbiana?”) porque una dosis de amarillismo cinematográfico nos la podemos permitir de vez en cuando.

A grandes rasgos, la película es bastante simple: bajo mi punto de vista se emplean más en responder preguntas planteadas y mal cerradas en la primera parte que de avanzar en una nueva trama. Es un poco más de lo mismo y con una estructura bastante básica. Pero ahí están las críticas – y la propia película – para que cada cual se forje su propia opinión. Para gustos los colores.

Voy a lo que sí destacaría y me llamó la atención, de peor a mejor, como se dan las noticias:

«Perdido en el bosque», perdido en el estereotipo del amor romántico

El número musical del personaje de Kristoff (cuyo nombre nunca logro recordar a la primera) clamando de amor por Ana y cantando sus dudas al bosque.

En general, toda su trama, pobrecito mío, versa sobre un patrón casposo de amor romántico. Se pasa la película haciendo intentos infructuosos de pedir matrimonio a su amada Ana –que a su vez vive más pendiente de Elsa que enamorada de él.

Cuando parece que por fin va a conseguir declararse, con toda la parafernalia tradicional exprimida al máximo (anillo, rodilla al suelo, frases hechas mal ensayadas, y un largo etcétera) Ana parte detrás de su hermana a la aventura. Kristoff queda perdido en el bosque, llorando al viento, apoyado en los árboles y disertando sobre el amor, las dudas y la resignación.

Frozen 2 Mira con atención
Ves, Kristoff, que igual al final te iba a resultar

Está claro que Disney no sabe salir de los patrones básicos del venenoso amor romántico, pero que en una apuesta por la vanguardia cambian el género del “sufridor”.

Es igual de patético ver a una “lady” arrebujada entre tules y llantos que ver a un hombre hacerlo. Amor romántico, mal ejemplo, queridas, y “no quieras para otros lo que no quieres para ti misma.”

(El enlace a la canción en castellano aquí: Perdido en el bosque, Erik Cruz)

El lastre

En el siguiente punto, y avanzando en la cualidad de la exposición, tenemos a los personajes lastre: Ana y Olaf.  Y molestan, como buen freno.

frozen 2 mira con atencion
Vive tu propia aventura, Ana

En ciertos casos un buen lastre puede resultar enriquecedor para una película o incluso para la vida. Puede ser un buen motor para la trama, personal o de ficción. Pero aquí no sólo molestan a Elsa, sino también al espectador –a mí, espectadora.

Ana vive – se desvive– tan pendiente de Elsa que llega a ser asfixiante. Organiza juegos y distracciones a su alrededor como si de una familia bien avenida se tratara. Sobre la familia, los guionistas y la producción sí se llevan mi aplauso, y que nadie se queje: exponen un modelo bien diferente, una familia compuesta por dos mujeres, un hombre, un reno y un muñeco de nieve. Si esto no es inclusión, baje Walt (Disney) y lo vea.

Mientras, Elsa sigue reinando, entendiendo por reinar asomarse a la ventana y disfrutar del paisaje dada la paz establecida en Arendelle desde la última liada.

Pero algo hace ruido y Elsa no está en calma, su interior bulle, su intuición detecta (y desea) la aventura inminente. Tanto es así que, incluso puede que la provoque.

Ana se preocupa al ver que su hermana “recae” (utilizo esta expresión porque me da la sensación de que siempre han tratado a Elsa como si tuviera un tipo de trastorno mental. Para profundizar sobre esto mira la entrada de Frozen el Reino del Hielo). La ve ausente, cansada, diferente. En realidad, está recibiendo una nueva llamada que será el detonante de su próxima aventura.

Y como en toda buena historia, parte tras la aventura, seguida –que no acompañada– por toda su inclusiva familia.

Elsa, su manera de ser mujer
frozen 2 miraconatencion
¡Chao lastre, hola aventura!

Y aquí desgrano lo mejor de Frozen 2: Elsa es una mujer libre que, no sin miedo, afronta su crecimiento personal y logra encontrar su lugar en el mundo. Queda patente que no necesita pareja, sea heterosexual u homosexual, y esto, queridas, es para mí mejor que si la hubieran diseñado lesbiana.

Tiene tan claro su camino, que en el preciso instante en el que Ana y Olaf están a punto de impedir su avance y crecimiento con frases como “te queremos tanto que no te dejaremos ir”, ella construye una barquichuela de hielo y les lanza por un tobogán helado. ¡Chao lastre, hola aventura!

Elsa, salvaje y descalza, completa su crecimiento personal al descubrir y revelar secretos del pasado que permanecían ocultos.

Con ello sitúa a cada cual en su lugar. Todos crecen, todos logran sus sueños gracias a que una mujer sola, libre y tachada de loca peligrosa desde su más tierna infancia, ha seguido su instinto y superado sus miedos con valentía y trabajo personal.

Concluyendo

He aquí lo que nos convoca así que ahora mira con atención:

Trabajar sobre una misma para alcanzar la plenitud y aportar luz a quienes nos acompañan es un acto de generosidad. Requiere voluntad y valentía; conlleva a veces también sufrimiento – lanzar a una hermana y a un muñeco de nieve en una barquichuela de hielo no es cosa menor, pero lo hace en pro de un bien mayor.

frozen 2 miraconatencion.com
En acción y con toda su potencia

No debería ser incompatible – y para el buen amor no lo es – con amarse a una misma, amando y siendo amada por los demás.

Al fin y al cabo, la vida es muchas cosas, pero como dice la banda sonora “hay algo en mi interior que quiere ir mucho más allá”.

Mira con Atención

¿Qué situaciones consideras un lastre en tu vida? Normalmente son motores internos, pero también hay detonantes externos que, con palabras de amor y envolviéndonos entre algodones nos inmovilizan…. si les dejamos.

¿Cuál es la sutil diferencia entre traicionarse a una misma o seguir “en lo correcto”?

¿Qué historias pasadas aún sin resolver siguen pesando en el presente e impidiendo tu crecimiento? ¿Con qué necesitas conectar para descubrirlo?

Frozen 2Frozen soltar laste

Guion: Jennifer Lee, Chris Buck, Marc Smith, Kristen Anderson-Lopez, Robert Lopez.
Dirección: Chris Buck, Jennifer Lee
Disney

IMDB                                            Filmaffinity

 

Si quieres leer la entrada sobre Frozen, el Reino del Hielo sigue este enlace: Congela lo que te hace único.