Una historia de nostalgia, venganza y resentimiento

Trainspotting 2

Han pasado 20 años desde que Mark Renton abandonara Escocia y la heroína. Ahora,  vuelve a su Edimburgo natal para rehacer su vida y reencontrarse con sus amigos de toda la vida: “Spud” y “Sick Boy”; al mismo tiempo, Francis “Franco” Begbie sale de la prisión con sed de venganza… (Filmaffinity)

Hace algunas semanas hablamos de Trainspotting y la conveniencia de hacer nuestras elecciones más conscientes

Hoy miramos con atención Trainspotting 2. “Veinte años son nada, que febril la mirada…” con los mismos protagonistas, con más canas aunque no tantos kilos más como podría esperarse.

¿Algo ha cambiado?

Renton (Ewan McGregor) vuelve a Edimburgo y se encuentra con sus compañeros a los que traicionó hace veinte años. Las cosas han cambiado, es cierto, pero una pátina sombría sigue planeando sobre ellos.

Considerando que se marchó con todo el botín de aquella venta de droga, sus amigos tienen cuentas pendientes que el tiempo no ha borrado.

Trainspotting 2 Venganza
No te queda otra que saltar al abismo hasta que…

Spud (Ewen Bremner) siente que le hizo el peor favor de su vida. Al terminar la primera película pensamos “qué bueno Renton que cumplió con su amigo, el más inofensivo, el más querible, dejándole su parte del botín”. Pero para Spud fue la forma de arruinarle la existencia. Cómo no, si ese montón de dinero para un yonki era vía libre para fundírselo en drogas, y lo hizo. Ni el hijo que tiene ni una relación fallida han logrado darle un rumbo a su existencia.

Los planes no han salido como esperaban

Sick Boy desde el momento mismo que ve entrar a su “ex amigo” idea un complejísimo plan de venganza: ganarse su confianza, meterlo en un negocio para después poder traicionarlo y quedarse tan a gusto.

Begbie, (Robet Carlyle). No ha cambiado nada en todo ese tiempo a pesar de tener esposa y un hijo que no se le parece en absoluto. En su estilo primitivo y socarrón, su vida ha sido un constante entrar y salir de la cárcel y en ese momento ha logrado escapar de la prisión. Como Sick Boy, él no ha perdonado a Renton, ha amasado un resentimiento profundo durante esos  años y ha llegado el momento de cumplir con su venganza.

Sin perdón

Begbie y Sick Boy no han perdonado a Renton. “Normal”, pensamos. Al fin y al cabo, el protagonista, a pesar de ser el amable Ewan McGregor, se fue con lo que les pertenecía.

Danny Boile Robert Carlyle
¡Ahora vas a ver!

En otro post hablamos del resentimiento pero siendo éste uno de los estados de ánimo que más nos enganchan y nos quitan calidad de vida, vale la pena dedicarle uno entero. Para hablar de él, vamos a usar las distinciones que plantean Silvia Guarnieri y Miriam Ortiz de Zárate en el libro No es lo Mismo.

Según la definición, Begbie y Sick Boy sienten “una combinación de dolor y enojo que han quedado retenidos, enfriados y cronificados” (Norberto Levy). Dolor por la pérdida de algo que para ellos era significativo –no sólo el dinero, también el vínculo de confianza; y enojo, emoción que viene unida a la injusticia: si el trabajo había sido hecho entre cuatro, por supuesto que a cada uno le correspondía su parte. Pérdida e injusticia, los primeros ingredientes, aderezados con una buena cantidad de sufrimiento.

Otro rasgo fundamental de este estado emocional es que se mantiene en el tiempo: horas, días, meses, años “siglos estelares, edades ciegas” (Pablo Neruda). Este estado se enquista, y se vuelve crónico, es “re sentimiento” se vuelve a sentir una y mil veces, provocando cada vez el mismo sufrimiento.

La siguiente característica es que el resentimiento aplasta toda la experiencia y emociones previos: la amistad que los unía, sus vivencias, los mejores y peores momentos, las correrías, los chutes, los dolores y alegrías quedan sepultados para siempre, perdiendo todo su valor.

La venganza se sirve…
Trainspotting 2
¡Por nuestros proyectos! (no sabes cómo te voy a cagar)

El siguiente paso, la conversación interior: injusticia, daño irreparable y… VENGANZA. Lo pueden llamar “reparación”, pero es el deseo de que Renton sienta el mismo daño que les hizo (o más). Sick Boy construye su retorcido plan y Begbie no necesita planificarlo –es puro impulso-, lo más probable es que lo haya estado  maquinando cada noche en su celda.

Otro componente del resentimiento es sentirse víctimas. Como son los afectados, no pueden ver si tienen algún grado de responsabilidad en lo ocurrido, sea por acción u omisión. Probablemente, Renton hizo lo que los otros también hubieran querido hacer, pero se les adelantó.

Con el tiempo ya no hay posibilidades de reparación, incluso si el otro se da cuenta de su error, no hay espacio para el perdón.

El resultado: una trampa que los ha llevado a un espiral de rabia, amargura, odio y sufrimiento. Han quedado encadenados, atados a quien los ha agraviado. Sin quererlo, han entregamos su libertad, su posibilidad de seguir adelante, y aunque quizá no es el caso, el otro puede que ni se entere.

¿Tiene algún beneficio estar resentido? En cierto modo refuerza la identidad, permite construir un discurso sobre quienes son, pueden contarlo para encontrar la simpatía de otros, para unirlos a su causa, para hacerse más fuertes en su sentimiento.

El resentimiento también afecta a los juicios, llevándolos en muchos casos a generalizar “a todos los que son como él”, a colectivos enteros. Esto también refuerza la identidad y da paso a muchas ideologías extremas.

¿Cómo romper la cadena del resentimiento?Resentimiento

El camino de salida de este estado de ánimo es el perdón y la aceptación.

El perdón es “olvidar la falta que ha cometido otra persona contra ella o contra otros y no guardarle rencor ni castigarla por ella, o no tener en cuenta una deuda o una obligación que otra tiene con ella”. Al abandonar el rencor recuperamos la libertad personal porque dejamos de estar atados a esa persona.

Hay quienes postulan que no se puede perdonar si el otro no pide perdón, lo que es parcialmente cierto. Si yo pido perdón y tú me lo das, es cierto que yo me libero. Pero si yo perdono aunque no me lo pidan, yo dejo de estar esclavizado a  quien me ha hecho daño.

La aceptación implica asumir lo que no se puede cambiar. Aceptar no quiere decir negar, se es consciente de los acontecimientos y del dolor que ha producido, pero dejando atrás el deseo de cambiar los hechos porque es algo que no está en nuestras manos.

Una vez que hemos perdonado y aceptado, podemos seguir adelante libres de esas cadenas. Incluso tenemos la opción de reconstruir la relación si creemos que vale la pena o decidir no continuar con ello pero libres de ataduras emocionales y conversaciones interiores sobre venganza y resarcimiento.

Mira con atención
Resentimiento liberación
Contar tu historia, una forma de liberación.

¿Hay en tu vida experiencias dolorosas, injustas, que te hayan producido sufrimiento, a las cuales sigues atado?

¿Existen personas a las que estás atado emocionalmente por algún agravio que te hizo, hace poco o mucho tiempo?

¿Podrías probar perdonar y aceptar para liberarte de ese estado de ánimo que te mantiene pegado desde hace mucho?

Trainspotting 2 (2017)

Danny Boyle Ewan Mc Gregor Resentimiento

Guión: John Hodge (Novela: Irvine Welsh)

Director: Danny Boyle.

Con Ewan McGregor, Robert Carlyle, Jonny Lee Miller, Ewen Bremner.

IMDB   Filmaffinity

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *