Pensar diferente o pensar como todos. Da lo mismo si estás en paz

Bichos, Ratatouille y Cómo Entrenar a tu Dragón

¿En qué se parecen Flik, Remy e Hipo?

Hay tres personajes de películas de animación infantil por los cuales siento un especial afecto y admiración: Flik, el protagonista de Bichos (A Bug’s Life); Remy, de Ratatouille; e Hipo de Cómo Entrenar a tu Dragón (How to train your Dragon).

Los tres tienen una característica común: ven el mundo de una manera distinta al resto y esta forma de ser les acarrea importantes problemas de relación, son considerados raros, son incomprendidos y generan desconfianza. Pero gracias a esa misma manera de estar en el mundo, los tres, tras su”viaje del héroe”, cumplen su sueño y mejoran la vida de su comunidad.

Lo que los hace especiales
Innovar en las labores de recolección de las hormigas, ese sí es un reto

Como decía, todos ellos tienen un don que los hace diferentes, una rara habilidad que en su entorno no está bien vista:

Flik piensa por sí mismo y es tremendamente creativo en medio de una sociedad jerarquizada y ordenada como es el hormiguero. Sus disparatadas ideas tienen graves consecuencias -crispa a los malvados saltamontes que han esclavizado a su colonia- lo que le acarrea el exilio. Claro que para su quijotesca visión, él siente que es el elegido para una importante misión.

Huye, Remy, huye.

Remy, una rata que vive con otras ratas, tiene un olfato exquisito y sueña con cocinar como un verdadero chef. Su búsqueda de sabores y aromas lo lleva a romper estrictas reglas de supervivencia, desatando la ira de la dueña de casa, destruyendo su hogar para acabar flotando en el río -todos- y él perdido y solo.

Hipo es un niño vikingo que sueña volar, estudia con precisión a los

Con un libro, en la aldea. ¡Anda ya! Ponte a hacer algo útil.

dragones e inventa un sistema para cazarlos. El sistema es tan preciso que logra derribar a uno de los más enigmáticos y peligrosos. Se hace amigo de éste y, como dice el nombre de la película, lo entrena. El problema es que su pueblo es de navegantes que odian a los dragones y nunca se les ocurriría volar. Además, su aparente debilidad y ensoñación tienen a su Stoiko, su rudo padre, frustrado y desilusionado.

¿Y esa del chico que baila? ¿No es como el mismo rollo?

Billy Elliot, de quien hablamos hace algunos meses, es otro personaje que encarna lo diferente en un entorno que no valora su pasión. Pero la diferencia con estos adorables animalitos y el intrépido vikingo es que el joven bailarín cumple su sueño personal pero el impacto en la comunidad es secundario. Digo esto a pesar que su padre y su hermano, al aceptarlo como es, cambian y transforman su vida, pero su genio no redunda en una mejora general de la vida de la comunidad. Resultado de imagen de billy elliot gif

A diferencia de Billy, el genio de Flik, después de toda la peripecia, los libera de la tiranía de los saltamontes; el talento de Hipo logra forjar una amistad y colaboración entre isleños y dragones, generando un cambio de paradigma: de enemigos furibundos a ser parte de la familia.

El caso de Remy también presenta algunos matices: a diferencia de la hormiga y el vikingo, él reniega de su identidad ratuna y lejos de los suyos logra construirse una vida muy confortable. De hecho, está tan bien que el encuentro con su hermano es usado dramatúrgicamente como “tu pasado vuelve… y no es para bien”.

Nunca podrás huir de los tuyos. Recuérdalo.

Este es un recurso usado en películas dramáticas o en thrillers en que el protagonista ha huido de su entorno habitual y ha logrado redimirse, pero por uno u otro motivo se reencuentra con los que dejó atrás y no para bien. De todos modos, Remy, para lograr el objetivo, cambia él y provoca una transformación en la visión de los otros ratones. El beneficio es doble.

Pensar diferente, vale… ¿y?

Entonces, hemos dicho que lo diferente al resto es su debilidad aparente pero al final es su grandeza, no sólo para ellos mismos, también para los demás. Como a mí no me gustan mucho los mensajes tipo coaching en muro de facebook (“Cree en ti”; “Hoy es tu día…”) mi mensaje de

Mira desde otra perspectiva. ¡Pero si éste es de otra película! No mezclemos peras con manzanas.

este post no es “pensando diferente vas a tener éxito y vas a mejorar el mundo”. Porque puede que sea así y puede que no.

Para huir de lo facilón, también he de decir que dentro de la diversidad humana, una sociedad en que todos tuvieran un pensamiento creativo e innovador, que siempre estuvieran desafiando las reglas de funcionamiento de las cosas, no sobreviviría.

No todos están llamados a ser los generadores de un nuevo orden. Y aunque parezca menos “cool”, “guay”, “buena onda” o como queramos llamarlo, no se es menos válido porque mi lugar esté entre los “normales”, los que constituyen y perpetúan la regla, los que usan las cosas para lo que están hechas.

Pero no estoy hablando de lo que deba o no deba ser un sistema de interacción social. Se trata de lo que “es”-una vez más la aceptación-.

¿En qué parte de la curva estás?

Como cualquier característica de las personas, la innovación se distribuye de forma “normal”: hay un pequeño porcentaje que no quiere cambiar nada, una gran parte que está más o menos abierta a lo que venga y un extremo que lo quiere cambiar todo y que en algunos casos, tiene la capacidad para que los cambios ocurran.  Esto lo expresa la Campana de Gaus o campana de distribución normal.

Aunque, de vez en cuando cambiar…

Pero, a pesar de lo anterior, aunque sea de vez en cuando, da vidilla desafiarse un poco a hacer cosas diferentes. ¿Por qué? Pues porque puede servir de entrenamiento para aceptar los cambios que nos vienen de afuera. Como en el cuerpo, estirar los músculos como ejercicio ayuda al momento que tengamos que usarlos para una tarea.

Resultado de imagen de ratatouille remy gif

Proponerse hacer algunas cosas de manera diferente también desarrolla el músculo de la tolerancia y la aceptación. Ayuda a empatizar con aquellos que hacen las cosas de un modo distinto al nuestro y más o menos fuera de la norma.

Sirve para reconocer cuando se está ante una innovación y permite mirarla sin miedo. Sin miedo a la innovación. Entrenándome en una mirada abierta al cambio, puedo identificar cuando hay alguien como Flik cerca de mí, y que, a pesar de ser un poco paliza -porque Flik lo es- dejar de verlo como amenazante, y explorar con él o ella la innovación y la novedad que puede aportar.

Puede que no te consideres creativo, pero sí puedes tener la capacidad de descubrir donde hay innovación. Puedes promover la innovación cuando veas un beneficio para todos.

Y atención, para quien es innovador o se le hace difícil adaptarse a los moldes, también es un entrenamiento aceptar que hay cosas que tienen un procedimiento y empatizar con quienes hacen las  cosas con método y parsimonia. También viene bien, de vez en cuando, leer y seguir un manual o rellenar un formulario según lo detalla el BOE o el Diario Oficial . Eso, si no es lo que te sale natural, es otra forma de hacer algo diferente.

La aceptación es otra forma de cambio Resultado de imagen de hiccup 1 gif

Aceptar que su hijo es distinto, y que en esa diferencia está la grandeza, es el aprendizaje del gran Stoiko. Aunque en el camino de su transformación el hijo pierda un pie y casi la vida. Pero nadie dijo que aprender sea fácil.

Mira con Atención:

¿Cuál es tu lugar dentro de tu comunidad? ¿Eres de los que innovas o de los que funciona con regularidad?

¿Cómo juzgas tu rol? ¿Estás en paz con él?

¿Cómo aceptas a los que tienen una “misión” diferente: cómo te llevas con los “diferentes” o con los “normales”? (Define tú cuáles son cuáles).

¿Eres capaz de adaptarte a los requerimientos del momento variando tu forma de pensamiento según la necesidad? ¿Puedes funcionar a veces como alguien que sigue las normas o como alguien que tiene que modificarlas y hacer otras nuevas?

Ratatouille (2007) Pixar Studios
Cómo entrenar a tu dragón (2010) Dreamworks
Bichos (1998) Pixar Studios

 

Desvelar y denunciar a pesar de nuestra ceguera

SPOTLIGHT

Los periodistas de Spotligth investigan con rigor y coraje para desenmascarar una red que protege a sacerdotes que llevan años abusando sexualmente de niños y jóvenes en Boston. Pero su celo periodístico los enfrenta a su propia ceguera anterior.

La película, ganadora del Oscar a la Mejor Película del 2016, se basa en el trabajo de investigación periodística de un equipo del Boston Globe que en 2002 destapó el escándalo de abuso reiterados a menores y la protección institucional a los curas involucrados por parte de la jerarquía de esta ciudad norteamericana. El resultado fue un sacudón para la Iglesia Católica entera.

El argumento

El nuevo director al periódico, Marty Baron (Liev Schreiber) insta al equipo de periodismo de investigación a hacer el seguimiento de una información escrita en una columna de opinión por una colaboradora del medio. Los reporteros comienzan su labor con desconfianza hacia la instrucción del recién llegado, el tema ha estado en el aire varias veces pero, dados los prejuicios contra el abogado defensor de las víctimas y otras circunstancias, no han considerado digno de investigar.

Poco a poco van uniendo testimonios de varias víctimas, relacionando casos que hasta entonces se habían visto como algo aislado. Descubren documentos que dejan ver una estructura destinada a ocultar el escándalo, pero que no sanciona a los abusadores. A la cabeza de todo el entramado va emergiendo el obispo de Boston.

La poderosa iglesia de una ciudad donde más de la mitad de los habitantes son católicos, aparece conforma un aparato institucional perfectamente enterado y preparado para acallar los numerosos casos que cada cierto tiempo aparecen y, sobre todo, evitar que salgan a la luz. Ninguna redacción ha pesquisado esta información y menos enfrentado a la entidad que está detrás.

mira con atención ceguera cognitiva
Para un niño pobre de una familia pobre, la religión pesa mucho. Y cuando un cura te presta atención, es importante.

A medida que avanzan con su trabajo, los actores involucrados, especialmente víctimas y representantes de éstas, hacen notar que la información que ahora los reporteros buscan ya se la habían entregado antes al periódico. ¿Por qué no se había publicado nada más consistente? La sombra de una mano oculta tras el silencio ronda la redacción.

De los datos a las personas y su dolor

A medida que indagan, los periodistas se dan cuenta que no es sólo un tema de números, trascienden la importancia noticiosa y se acercan al dolor de las víctimas. Se involucran y empatizan con ellos, tomando conciencia de la huella indeleble que ha dejado esta experiencia en cada uno. Con este paso, el relato se humaniza dando más vida la historia.

Constatar el sufrimiento y la necesidad de evitar nuevos casos genera roces y discusiones dentro del equipo de reporteros, Mike (Mark Ruffalo) cree en la urgencia de publicar y pugna por hacerlo de inmediato, mientras Walter, el editor (Michael Keaton), consciente de su trabajo como guía del proceso, exige avanzar aún más en la investigación antes de entrar en imprenta.

El coraje
Ceguera- Spotlight Miraconatencion
– Según mis cálculos, el 6% tiene prácticas sexuales con menores.
– ¿El 6% de qué?
– El 6% de todos los curas.

Ir contra una organización tan poderosa en esa ciudad y muy bien relacionada –aspecto que comparte con otros casos de abusos de miembros de la iglesia, como el caso Karadima en Chile- puede tener consecuencias tanto para el medio como para las personas que se involucran en la empresa. A pesar de ello, siguen adelante.

Se puede hacer el bien y a la vez…

Las preguntas y pesquisas son incómodas para los círculos de influencia cercanos a la Iglesia. Sutiles señales, que se transforman en abiertas presiones, les sugieren que no continúen indagando pues los resultados de su reportaje dañará a una institución muy asentada entre los vecinos y que hace un gran bien a la comunidad.

El mensaje sería: la Iglesia que tanto bien hace, no puede hacer daño (y si hubiera alguien que lo hace, denunciarlo afectaría a todos). Esta sentencia encierra una falacia que es también una forma de pensamiento binario: sí se puede hacer el bien por un lado y daño por otro, especialmente si es una organización formada por muchísimas personas.  Para profundizar sobre esta forma de pensamiento puedes leer el post sobre pensamiento binario.

Lo que no vemos, lo que sí.

Cuando los redactores ya han reunido toda la información y están dando los toques finales a la publicación, sale nuevamente la evidencia de que la información para haber comenzado la investigación la habían recibido mucho tiempo antes y más de una vez. Listas de sacerdotes involucrados, testimonios de víctimas e incluso los escritos presentados en tribunales con anterioridad estuvieron disponibles pero no investigaron.

ceguera-spotlight
“Para mí, este tipo de historia es el motivo por el cual hacemos esto.” Marty Baron

Tirando del hilo, Walter se da cuenta que él mismo recibió información relevante años atrás y no valoró que ahí había una historia importante de contar.

En realidad no había ninguna red que intentara acallar los hechos dentro del medio, fueron ellos mismos los que no vieron la noticia. La información estaba allí, no la vieron, no estaban atento a las señales que les enviaba el entorno.

¿Motivos para ello? Pueden influir los juicios poco fundados, el rechazo hacia las personas que traían el mensaje o incluso que lo habían padecido. En la misma historia califican de raros y locos a las personas que luego resultan claves en la investigación. El propio paradigma sobre lo “normal” o lo esperable oculta parte de la realidad. (El silencio que se produce entre los periodistas cuando constatan el número de posibles sacerdotes involucrados resulta muy elocuente).

Y en el contexto de un medio de comunicación, la urgencia de la noticia diaria desplaza a los hechos importantes.

“A veces es fácil olvidar que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo tropezando en la oscuridad. De repente una luz se enciende y hay… un sentimiento de culpa que se esparce.”
Marty Baron

¿Y nuestras cegueras?
ceguera- archivos
Buceando en los archivos lo que siempre estuvo allí.

Tal como los periodistas de Spotlight, en nuestra vida cotidiana dejamos de ver aspectos del entorno que pueden ser importantes para el bienestar personal y el de los que nos rodean. La ingente cantidad de datos y estímulos que recibimos obliga a nuestra mente a seleccionar. Pero esta selección no es casual ni aleatoria y habla de nosotros.

Podemos estar ciegos a las señales del entorno, y a los mensajes que nos envían quienes están más cerca, quienes nos quieren o nos necesitan. Enfrascados en nuestros pensamientos, en recordar o proyectar se nos escapan las señales del presente, del ahora.

Por centrarnos en lo que no nos gusta de nuestra vida, en la queja, o fantaseando dejamos pasar oportunidades que pueden ser fundamentales para generar los cambios que deseamos.

Mira con atención

¿Cuál es tu nivel de alerta para descubrir señales que están a tu alrededor?

¿Cuál es tu reacción cuando te das cuenta de tu ceguera anterior (o actual)?

¿Qué haces para ampliar tu campo de visión, aumentando la capacidad de observación sobre tu entorno?

Spotlight 

Guion: Josh SingerTom McCarthy

Director: Tom McCarthy

Con: Michael Keaton, Mark RuffaloRachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci.