Renunciamos al presente pensando en el mañana

“Renunciamos al presente pensando en el mañana. Es absurdo. ¿Cuántas cosas hemos renunciado por causa del futuro, calculando que en este hipotético porvenir la cosas irán mal?

Uno se dice: “Puesto que voy a perderlo todo mañana, ¡Qué más da renunciar a ello ahora mismo! ¿Y para qué vivir bien si he de morir mañana?… ¿Pero qué sabemos nosotros del futuro? ¿Qué conocemos de esos maravillosos segundos que viviremos y que seremos muy felices de vivir en el momento que lleguen?»

Jodorowsky renunciamos al presenteAlejandro Jodorowsky: La Sabiduría de los Cuentos

Hace un par de semanas leí el trozo citado arriba y me vino una imagen de Tres Anuncios en las Afueras: el jefe Willowghby quitándose la vida al saber que tiene una enfermedad terminal muy avanzada. Según él mismo lo explica, lo hace para ahorrar a su familia el sufrimiento que les espera. (La entrada Puedes leerla aquí)

Los cuentos tradicionales
El dolor de entonces tres anuncios
Un día inolvidable, junto al lago, las niñas jugando a la pesca…

Los relatos de los que Jodorowsky extrae estas enseñanzas hablan de dos estrategias -llenas de picardía- para no perder la esperanza, y actuar hasta el último momento porque puede que ocurra algo que salve la situación.

Pero, aún asumiendo que no sabemos qué nos trae el futuro, que algo puede pasar que tuerza lo que parece inevitable, también hay que aceptar que existen encrucijadas a las que siguen caminos casi imposibles de desviar.

Sé lo que es mejor para ti, por eso decido yo

Sólo me detendré unas pocas líneas en los motivos de la decisión del jefe policial. Para ello cito el contenido de la carta que deja a Anne (Abbie Cornish), su mujer:

“Esta Woody Harrelson miraconatenciones una cuestión de valentía. No un valor para enfrentar las balas. El sufrimiento de los meses siguientes dolerá más comparado con un tiro instantáneo. No, es el valor de sopesar los próximos meses de estar todavía contigo, de despertarme contigo, de jugar con las niñas, contra los próximos meses de ver en tus ojos cuánto te está matando mi dolor. Cómo mi cuerpo debilitado al tiempo que se desvanece y tú atendiéndolo, son tus recuerdos finales y duraderos de mí. No permitiré eso. Quiero que tu último recuerdo sea que estamos en la orilla del río, y ese tonto juego de pesca (…) Bill.»

Continuar leyendo «Renunciamos al presente pensando en el mañana»