Qué hacer para no conseguir el puesto que deseas

Mad Men

La serie sobre los hombres de la publicidad, es un drama ambientado en una de las agencias de más prestigiosas de comienzos de los ’60, centrando la historia en la pericia de un extremadamente talentoso ejecutivo, Donald Draper. Su éxito encierra un gran secreto y éste puede ser su punto débil, o no. De su misterio intentamos sacar un aprendizaje.

Esta serie además de muchos premios, tiene infinitas aristas sobre las cuales hablar: el poder de la mercadotecnia en nuestros hábitos, las relaciones de poder y sumisión en los despachos, la evolución de costumbres en la segunda mitad del siglo XX, el rol de la mujer en el mundo laboral, las estrategias de persuasión a nivel personal y masivo, en fin.

Hoy miramos con atención un episodio específico en la vida de su protagonista.

Donald o no Donald
mad men mira con atención
Así quién no lo vende todo.

Don Draper, (Jon Hamm) es un tipo seguro, seductor, arrogante y misterioso. Suele lograr lo que quiere, los clientes le aman, las mujeres lo desean, los jefes lo respetan, los colaboradores le admiran y más de alguno le envidia. “Lo tiene todo” y es bastante repelente.

Además, su vida encierra varios misterios. Su cotidianidad funciona en varias esferas que él evita que se entrecrucen. Es un esposo cariñoso y controlador; responsable padre de familia; muy dedicado y exitoso en su trabajo lo que no impide que muchas veces éste se enrede con su vida sentimental y sexual. Pero, según se ve, en esa época y entorno era algo frecuente.

El secreto de Draper

(Atención, Spoiler) Pero su mayor secreto es el que se esconde tras su identidad. Él no es quien dice que es, su nombre real es Dick Whitman, un simple joven pueblerino, un soldado que, según los registros militares, murió en la guerra de Corea. En un accidente militar, el teniente Donald Draper muere desfigurado y él toma su placa de identificación, corta todo contacto con su familia real construye una nueva vida.

Como suele, o tiene, que ocurrir en la ficción, su pasado sale a la luz en distintos momentos, su medio hermano lo ubica gracias a un recorte en el periódico y esto es una complicación. Pero como dice el protagonista: “Sal de aquí y sigue adelante, Esto nunca ocurrió. Te sorprenderá la cantidad de cosas que nunca ocurrieron”.

El pasado regresa aunque no quieras
mad men, mira con atencion
¿Por qué no puedo tener lo que merezco?

Así las cosas, una caja llena de recuerdos sobre verdadera infancia y juventud de Don cae en manos de un joven ejecutivo, el ambicioso y adinerado Pete Campbell (Vincent Kartheiser). Éste cee a la tentación y antes de devolverlo a su dueño le echa un buen vistazo al contenido. Con esta información aprovecha una encrucijada, hay que elegir a un jefe de cuentas, e intenta extorsionarlo para que lo nombre a él.

Donald no se deja arredrar y va directamente donde el dueño de la agencia, Bertram Cooper (Robert Morse) para informarle que ha nombrado al otro postulante para el puesto. Pete no puede creer que el publicista no tema a su amenaza, Pete toma la iniciativa y le cuenta “la verdad” sobre Draper al socio y fundador de la agencia.

Aquí viene donde quería llegar, la respuesta del excéntrico Bertram: es un diálogo de antología, por lo inesperada y a la vez la sabiduría que encierra. La reproduzco entera a continuación (el video está en ingles sin subtítulos):

Cooper: “¿A quién le importa? ¿Qué más da?
Pete: Mr. Cooper, Draper es un fraude, un mentiroso y quizá un criminal.
Cooper: Incluso si fuera cierto, ¿qué más da? Este país ha sido construido gracias a hombres con pasados mucho peores que cualquiera te estés imaginando.
Pete: No estoy imaginando nada.

Cooper: Los japoneses dicen que “un hombre es el lugar en que se encuentra”. Y en este momento Draper se encuentra en este despacho. Te aseguro que es mejor olvidar todo esto. Yo (que tú) pondría la energía en conseguir cuentas.

¿Qué más da?

Pete tiene una aspiración, un fuerte deseo. Como un clásico personaje de ficción estadounidense “nada lo detiene” para lograr su sueño y en este caso recurre a la extorsión para lograrlo.  ¿Tiene sentido usar ese recurso para cumplir el anhelo? Lo que además resulta irritante en su actuación es que esconde bajo la aparente intención de proteger la empresa de “una manzana podrida” su real deseo de escalar al puesto que siente que se merece. Si lo merece o no, no es el punto, la cuestión es si ese es el medio para lograrlo.

Esto me lleva a reflexionar sobre las veces en que creemos que para surgir tenemos que hundir a otros, sacarlos a codazos antes que acelerar nuestra marcha si es que pensamos que se trata de competir. Pero también está la opción de no competir, de colaborar, de demostrar lo que se vale mediante el trabajo y la participación conjunta.

Dicho más a lo bruto (y como me dijo un día un productor cuando yo era ayudante de dirección): “Tú a lo tuyo, yo me encargo de lo mío”.

El poder del Ahora
mad men miraconatencion
Donald, despídelo si quieres, pero échale un ojo, nunca se sabe cómo comienza la lealtad.

Por otro lado, el dicho: “Un hombre es el lugar en que está”, me resulta muy revelador, es un llamado a la presencia en el aquí y el ahora. Cuántas horas nos pasamos pegados a lo que ocurrió o lo que deseamos que ocurra.

Podemos cuestionar la suplantación de identidad del protagonista, pero siendo ficción, también es posible identificarnos con él y admirarlo por eso. Es lo que nos permiten las historias, ponernos del lado de los que no lo estaríamos en la vida real y aceptar –incluso aprobar- acciones que reprobamos en nuestra cotidianeidad. Lo reseñable es que para quienes están allí, para su objetivo común, el hombre que pertenece a ese lugar es Don Draper, ese Don Draper.

Mira con Atención

¿Dónde pones la atención para lograr tus metas? ¿En ti y tus méritos o en las faltas del/la otro/a?

¿Cuál es el lugar dónde estás? ¿Perteneces allí? ¿Cómo es tu conexión con el Ahora?

MAD MEN (2007 – 2015)

Original de AMC, se puede ver en HBO y Netflix.
Creador: Matthew Weiner.
Con: Jon HammElisabeth Moss, Vincent Kartheiser, John Slattery entre otros.