Desvelar y denunciar a pesar de nuestra ceguera

SPOTLIGHT

Los periodistas de Spotligth investigan con rigor y coraje para desenmascarar una red que protege a sacerdotes que llevan años abusando sexualmente de niños y jóvenes en Boston. Pero su celo periodístico los enfrenta a su propia ceguera anterior.

La película, ganadora del Oscar a la Mejor Película del 2016, se basa en el trabajo de investigación periodística de un equipo del Boston Globe que en 2002 destapó el escándalo de abuso reiterados a menores y la protección institucional a los curas involucrados por parte de la jerarquía de esta ciudad norteamericana. El resultado fue un sacudón para la Iglesia Católica entera.

El argumento

El nuevo director al periódico, Marty Baron (Liev Schreiber) insta al equipo de periodismo de investigación a hacer el seguimiento de una información escrita en una columna de opinión por una colaboradora del medio. Los reporteros comienzan su labor con desconfianza hacia la instrucción del recién llegado, el tema ha estado en el aire varias veces pero, dados los prejuicios contra el abogado defensor de las víctimas y otras circunstancias, no han considerado digno de investigar.

Poco a poco van uniendo testimonios de varias víctimas, relacionando casos que hasta entonces se habían visto como algo aislado. Descubren documentos que dejan ver una estructura destinada a ocultar el escándalo, pero que no sanciona a los abusadores. A la cabeza de todo el entramado va emergiendo el obispo de Boston.

La poderosa iglesia de una ciudad donde más de la mitad de los habitantes son católicos, aparece conforma un aparato institucional perfectamente enterado y preparado para acallar los numerosos casos que cada cierto tiempo aparecen y, sobre todo, evitar que salgan a la luz. Ninguna redacción ha pesquisado esta información y menos enfrentado a la entidad que está detrás.

mira con atención ceguera cognitiva
Para un niño pobre de una familia pobre, la religión pesa mucho. Y cuando un cura te presta atención, es importante.

A medida que avanzan con su trabajo, los actores involucrados, especialmente víctimas y representantes de éstas, hacen notar que la información que ahora los reporteros buscan ya se la habían entregado antes al periódico. ¿Por qué no se había publicado nada más consistente? La sombra de una mano oculta tras el silencio ronda la redacción.

De los datos a las personas y su dolor

A medida que indagan, los periodistas se dan cuenta que no es sólo un tema de números, trascienden la importancia noticiosa y se acercan al dolor de las víctimas. Se involucran y empatizan con ellos, tomando conciencia de la huella indeleble que ha dejado esta experiencia en cada uno. Con este paso, el relato se humaniza dando más vida la historia.

Constatar el sufrimiento y la necesidad de evitar nuevos casos genera roces y discusiones dentro del equipo de reporteros, Mike (Mark Ruffalo) cree en la urgencia de publicar y pugna por hacerlo de inmediato, mientras Walter, el editor (Michael Keaton), consciente de su trabajo como guía del proceso, exige avanzar aún más en la investigación antes de entrar en imprenta.

El coraje
Ceguera- Spotlight Miraconatencion
– Según mis cálculos, el 6% tiene prácticas sexuales con menores.
– ¿El 6% de qué?
– El 6% de todos los curas.

Ir contra una organización tan poderosa en esa ciudad y muy bien relacionada –aspecto que comparte con otros casos de abusos de miembros de la iglesia, como el caso Karadima en Chile- puede tener consecuencias tanto para el medio como para las personas que se involucran en la empresa. A pesar de ello, siguen adelante.

Se puede hacer el bien y a la vez…

Las preguntas y pesquisas son incómodas para los círculos de influencia cercanos a la Iglesia. Sutiles señales, que se transforman en abiertas presiones, les sugieren que no continúen indagando pues los resultados de su reportaje dañará a una institución muy asentada entre los vecinos y que hace un gran bien a la comunidad.

El mensaje sería: la Iglesia que tanto bien hace, no puede hacer daño (y si hubiera alguien que lo hace, denunciarlo afectaría a todos). Esta sentencia encierra una falacia que es también una forma de pensamiento binario: sí se puede hacer el bien por un lado y daño por otro, especialmente si es una organización formada por muchísimas personas.  Para profundizar sobre esta forma de pensamiento puedes leer el post sobre pensamiento binario.

Lo que no vemos, lo que sí.

Cuando los redactores ya han reunido toda la información y están dando los toques finales a la publicación, sale nuevamente la evidencia de que la información para haber comenzado la investigación la habían recibido mucho tiempo antes y más de una vez. Listas de sacerdotes involucrados, testimonios de víctimas e incluso los escritos presentados en tribunales con anterioridad estuvieron disponibles pero no investigaron.

ceguera-spotlight
“Para mí, este tipo de historia es el motivo por el cual hacemos esto.” Marty Baron

Tirando del hilo, Walter se da cuenta que él mismo recibió información relevante años atrás y no valoró que ahí había una historia importante de contar.

En realidad no había ninguna red que intentara acallar los hechos dentro del medio, fueron ellos mismos los que no vieron la noticia. La información estaba allí, no la vieron, no estaban atento a las señales que les enviaba el entorno.

¿Motivos para ello? Pueden influir los juicios poco fundados, el rechazo hacia las personas que traían el mensaje o incluso que lo habían padecido. En la misma historia califican de raros y locos a las personas que luego resultan claves en la investigación. El propio paradigma sobre lo “normal” o lo esperable oculta parte de la realidad. (El silencio que se produce entre los periodistas cuando constatan el número de posibles sacerdotes involucrados resulta muy elocuente).

Y en el contexto de un medio de comunicación, la urgencia de la noticia diaria desplaza a los hechos importantes.

“A veces es fácil olvidar que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo tropezando en la oscuridad. De repente una luz se enciende y hay… un sentimiento de culpa que se esparce.”
Marty Baron

¿Y nuestras cegueras?
ceguera- archivos
Buceando en los archivos lo que siempre estuvo allí.

Tal como los periodistas de Spotlight, en nuestra vida cotidiana dejamos de ver aspectos del entorno que pueden ser importantes para el bienestar personal y el de los que nos rodean. La ingente cantidad de datos y estímulos que recibimos obliga a nuestra mente a seleccionar. Pero esta selección no es casual ni aleatoria y habla de nosotros.

Podemos estar ciegos a las señales del entorno, y a los mensajes que nos envían quienes están más cerca, quienes nos quieren o nos necesitan. Enfrascados en nuestros pensamientos, en recordar o proyectar se nos escapan las señales del presente, del ahora.

Por centrarnos en lo que no nos gusta de nuestra vida, en la queja, o fantaseando dejamos pasar oportunidades que pueden ser fundamentales para generar los cambios que deseamos.

Mira con atención

¿Cuál es tu nivel de alerta para descubrir señales que están a tu alrededor?

¿Cuál es tu reacción cuando te das cuenta de tu ceguera anterior (o actual)?

¿Qué haces para ampliar tu campo de visión, aumentando la capacidad de observación sobre tu entorno?

Spotlight 

Guion: Josh SingerTom McCarthy

Director: Tom McCarthy

Con: Michael Keaton, Mark RuffaloRachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci.

Atreverse a mirar los juicios, a trasformarse como acto de amor.

El hijo de la novia

A los 42 años, Rafael Belvedere tiene una crisis: vive bajo la sombra de su padre, se siente culpable por no visitar a su madre ingresada en una residencia; su ex esposa le recrimina no dedicar suficiente tiempo a su hija; no se anima a comprometerse con su novia. En el peor momento aparece Juan Carlos, un amigo de la infancia, quien lo ayuda a reconstruir su pasado y mirar de una nueva forma su vida. (IMDB)

Esta película argentina, segunda de la trilogía escrita por Juan José Campanella y Fernando Castets, habla de saldar cuentas pendientes. Aunque las deudas no son con otros, no va de venganzas ni de exigencias, la deuda es emocional y con sí mismo, con aquello que hemos aplazado o dejado pendiente, a veces, por nuestro propio ego.

El hijo

Rafael (Ricardo Darín), necesita volver a empezar. Tras una crisis vital, el ataque cardíaco, decide cambiar su vida y ponerse al día con lo que ha dejado de lado en su frenética carrera rigiendo su restaurante y llevando una existencia más centrada en sí mismo que en los demás.

Una de los propósitos en que decide enfocarse tras su voluntad de cambiar, está relacionado con su padre y un gesto hacia la madre que éste nunca realizó.

El novio

Ya anciano, Nino (Héctor Alterio) quiere dar a Norma (Norma Leandro) un regalo: casarse por la Iglesia como ella siempre soñó. La boda no se hizo porque él no quería traicionar sus ideas –ateísmo y anti clericalismo militante-. El anhelo de la madre, ser la novia, y el empeño de Rafael por cumplirlo dan el nombre a la película.

Me voy a centrar en Nino y su propósito porque es un hermoso ejemplo de esos momentos en que cambiar nuestros juicios puede ser una forma de liberarse y a la vez un acto de amor.

A su avanzada edad, tras mirarse a sí mismo, se da cuenta que ella respetó la decisión de él de no contraer el sacramento, para no romper la congruencia de él con sus ideas. Tras tantos años, es el momento de retribuirle el acto de amor, hacerle a ella ese regalo, a pesar que el Alzhéimer la tiene desorientada en el mundo.

Desde mi punto de vista, tener una ideología y actuar de acuerdo a ésta, incluyendo los actos que implican la vida personal, es algo necesario, aunque no suficiente.

Casarse –en este caso por la Iglesia-, tiene que ser  un acto voluntario, decidido de acuerdo a la visión de mundo consensuado por ambos, no un paso más de “lo que hay que hacer” porque todos lo hacen o porque la familia espera que lo hagas. En este sentido, Nino ha sido independiente y congruente.

Cambiar
El hijo de la novia cambiar los juicios
Ricominciamo

Cambiar de opinión, por el paso de los años, por la suma de vivencias que me llevan a ver la vida de otro modo, es un proceso natural.

Es legítimo e incluso necesario abrirse a revisar las propias ideas y juicios, sobre todo cuando está involucrado el vínculo con otra persona a quien se quiere tanto.

Nadie puede acusar a Nino de decidir casarse por la Iglesia presionado desde fuera, y mucho menos por Norma dado el estado en que está.

Podemos imaginar el deseo de transformación del marido, de “traicionar” su idea para dar ese regalo que sabe que habría hecho feliz a su mujer.

Uso el término “traicionar” a propósito, porque cambiar de ideas no hay que verlo como un acto de traición. De hecho este juicio es el que muchas veces nos lleva a la obcecación y nos cierra posibilidades.

Examinar los propios juicios, cuestionarse la visión del mundo, es un modo también de abrirse a la transformación. Aferrarse a las propias ideas sin dar pie a un mínimo examen, nos lleva a la rigidez y la inmovilidad.

Las deudas del alma

Hermanada con la película de Pixar Up, El Hijo de la Novia impulsa a sus personajes a saldar una deuda, una que quedó pendiente con la pareja, con sí mismo y, por ende con el amor.

Un acierto del guion de esta película es la forma en que la subtrama del padre se entrelaza con la trama principal, la de Rafael, haciendo que la motivación de Nino pase a formar parte importante de la transformación de su hijo.

Tras el infarto, Rafael se da cuenta que tiene que reconstruir los lazos con quienes lo rodean, con su hija –dándole el tiempo que se merece-, con su ex –respetando tiempos y compromisos-, con su novia (Natalia Berbeke). Todo esto es comprometerse con sí mismo, a llevar una vida más conectada y consecuente.

Nino, ayudado por Rafael, logra saldar esa deuda, cumple el sueño de Norma y al mismo tiempo trae paz a su vida, para ello ha sido necesario arriesgar, transformarse.

La boda
cambio jucios el hijo de la novia
La boda

Y para hacer la puesta en escena del enlace, es fundamental, como no, la inestimable ayuda de Juan Carlos (Eduardo Blanco), el amigo de la infancia que oficia de falso cura. Cómo no recordar con ternura infinita el momento “polvorones” de Norma y la respiración agitada del oficiante para poder mantener el tipo y no salirse de su rol.

Mira con Atención

¿Hay juicios sobre el mundo o ideas que podrías revisar para mejorar tu calidad de vida o las relaciones con otros y contigo mismo?

¿Hay “deudas pendientes”, contigo o con otros, que ya es hora de saldar?

El hijo de la novia (2001) El hijo de la novia, el cambio

Guión: Juan José Campanella y Fernando Castets

Con: Ricardo Darín, Héctor Alterio, Norma Leandro, Eduardo Blanco.

IMDB         Filmaffinity