El desapego nos hace volar más alto

UP

La décima película de los estudios Pixar despega, vuela y aterriza en brazos del desapego. Nos muestra los costos y beneficios de liberarse o no de los lastres que nos atan, los que hemos elegido y los que cargamos inconscientemente.

“Carl Fredricksen, un viudo de 78 años, cumple por fin el sueño de su vida: viajar a las Cataratas Paraíso en su casa equipada por miles de globos. Pero ya en el aire y sin posibilidad de retornar, descubre que lleva a un inesperado pasajero, Russell, un explorador de ocho años y un optimismo a prueba de bomba. (FILMAFFINITY/IMDB)

 

Animación infantil muy para adultos

La gran travesía de Carl Frediksen y el pequeño Russel los lleva a un paraje desconocido y desafiante. Allí el anciano Carl encuentra cientos obstáculos para cumplir su sueño. Estas trabas lo llevan a entender la vida de otra manera.

Dentro de la trepidante aventura, los dos personajes adultos son quienes se enfrentan al reto de aprender y transformarse para ver la vida de otra manera.  Carl Fredriksen y Charles Muntz están unidos por un lazo común, ambos están atados a sus viejas creencias, sus antiguas promesas, sus tortuosas obsesiones.

Carl

Comencemos con Carl. En el primer minuto de la película lo vemos cuando niño sentado en un cine, disfrutando y soñando con las aventuras de su ídolo: Charles Muntz. A pesar de vivir en un tranquilo barrio, para él el mundo es un gran escenario donde puede viajar con la imaginación. Conoce a Eli, una niña muy decidida y “echada para adelante”. Tras mostrarle su gran tesoro, su libro de aventuras “que nunca ha mostrado a otro ser humano”, se hacen inseparables. En pocos minutos conocemos su vida de pareja, con alegrías y tristezas, siempre con la promesa de viajar a las soñadas Cataratas Paraíso.

Tras la introducción, nuestro protagonista es un anciano viudo que apenas se mueve. Su entorno ha cambiado, donde habían apacibles casas hoy se levantan imponentes edificios. En ese ambiente pasa gran parte de su tiempo refunfuñando por las obras que lo rodean y, sobre todo aferrado a la casa que, como hemos visto, compartió con Eli.

En la casa él proyecta su vínculo, vemos que incluso le habla como si se comunicara con Eli, advirtiendo a los acosadores agentes inmobiliarios que nunca se irá de allí. La casa significa su pasado, sus recuerdos, también su presente, decidido a vivir allí hasta el último suspiro.

Comienza la aventura

Los guionistas nos hacen sentir lo que Carl siente por su hogar, que es además un acto de rebeldía contra la “especulación inmobiliaria” y el avance del ladrillo que ahoga una vida bucólica.

Apremiado por la resolución judicial que lo obliga a irse a una casa de retiro, Carl se decide a cumplir su sueño, viajar a  Sudamérica. Ver elevarse la casa, soltándose las tuberías de cuajo y la construcción de los cimientos nos llena de ilusión.

La casa que flota en medio de pesados edificios es un artilugio bello y metafórico de -aparente- libertad.

Up liviandad desapego mira con atención
Carl se topa con inesperados compañeros de viaje que torcerán su apacible viaje

A medida que avanza la historia nos damos cuenta que la casa se ha liberado de los cimientos que la mantienen anclada, pero su dueño no. Él sigue atado a la casa, no puede deshacerse de su nido. Aferrado a éste, su empecinamiento tendrá consecuencias para él y para sus inesperados compañeros de viaje, el pequeño Russel, el ave gigante Kevin y el perro parlante, Doug.

Charles Mundtz: “La aventura está allí fuera” pero en realidad está en su corazón.

La película abre con el noticiero que nos presenta a Charles Muntz (Christopher Plummer), el explorador intrépido que viaja por todo el orbe, con el lema “La aventura está allí afuera” (The Adventure is outhere”). La admiración que Carl y Eli sienten por él los une para siempre.

Up liviandad desapego miraconatencion
Venid a conocer mi hogar, donde guardo todos mis tesoros.

Pero “el aventurero que nunca se separa de sus perros” es acusado de mentiroso cuando presenta los restos de un ave gigante que habita en las Cataratas Paraíso. Humillado, jura no regresar hasta demostrar que la bestia existe.

Es un reivindicación justa. ¿Pero qué pasa si esa promesa te obsesiona durante cincuenta o más años, te llena de resentimiento, te aísla del mundo, viviendo rodeado de perros con mala leche?

Unidos por un mismo sentimiento: el apego

A ambos personajes los consume un apego desmedido. Son incapaces de soltar el lastre, de liberarse de las declaraciones en forma de promesa que han hecho y que definen su identidad.

El apego de Carl ejerce de motor para emprender su épico  viaje; el apego de Charles Mundt lo lleva a una obsesiva persecución de la escurridiza bestia -que no es otro que Kevin-.

Las consecuencias de sus ataduras, de ahí la necesidad de soltar, tienen consecuencias para ellos y quienes los rodean.

Up liviandad desapego
Cuando digo cualquier medio, es cualquier medio. Perros pilotando aviones que lanzan dardos tranquilizantes, es uno.
  • En el final del segundo acto, en el momento de elegir entre rescatar a Kevin para que pueda reunirse con sus hijos, Carl, desesperado, elige salvar su casa. Traiciona la promesa hecha a Russel y rechaza al fiel Doug.
  • Por su parte, Charles cree que por fin ha logrado lo que ha perseguido obsesivamente toda la vida, pero, como vemos más adelante, en vez de liberarlo lo lleva a su propia destrucción.
El momento de soltar

Después de traicionar a Russel, a Kevin y Doug, Carl cumple por fin su objetivo: la casa está junto a las cataratas Paraíso.

En ese instante tiene una revelación que lo cambia todo: al abrir el libro de Aventuras de Eli descubre que ella no se sintió en deuda por no haber hecho el viaje soñado, vivió cada momento junto a él como su gran travesía. Fue capaz de desapegarse de ese anhelo para abrirse a otro: disfrutar junto a la persona que amaba, pasara lo que pasara. Carl en cambio sí estaba al debe, apegado a ese sueño. Hasta ese momento, no había cambiado la mirada sobre su mundo.

ellie carl up adventure book desapego
El Alfa y Omega del Vínculo de Ellie y Carl

El libro incluye una invitación de Eli a Carl: vivir a partir de ese momento su propia aventura. Carl se transforma, tiene un nuevo sentido para su vida: la declaración que hizo hace cincuenta años ya no le sirve, la casa ya no es lo importante.

Lo imperioso es cumplir el juramento que ha hecho a Rusell: proteger a Kevin, es un ser vivo, y no aferrarse a una casa que es algo inerte. Rápidamente comienza nuevamente a volar, tira fuera muebles y objetos que pesan excesivamente y se lanza a su nueva misión.

Soy un cazador, no voy a soltar mi presa

Por su parte, Charles Mundt sigue aferrado a la revancha que juró hace

Charles muntz desapego mira con atencion
Vais a ver, malditos intrometidos, nadie desafía a Charles Muntz

medio siglo. No va a permitir que le roben lo que es suyo, y lo hará a cualquier precio, aunque tenga que lanzar al vacío a Russell o en su último y desesperado intento, disparando a éste, al perro y a la propia ave.

Yendo hasta las últimas consecuencias, una simple tableta de chocolate lo lleva a perder su presa y a su trágico final.

Una nueva vida
De vuelta a la ciudad.

Carl ve perderse su casa bajo las nubes, pero ahora sabe que: “es sólo una casa”. Cumpliendo su misión ha descubierto otra forma de estar en el mundo. Ha soltado. Como premio: un nuevo amigo, el incombustible Russell, muchas mascotas y un nuevo hogar: el dirigible del intrépido explorador.

Practicar el desapego es un desafío a veces difícil, nos lleva a cuestionar los juicios que tenemos sobre nosotros mismos -los juicios maestros, los que nos definen-, nos conmina a volver a priorizar qué es lo importante para nuestro presente.

El desapego y la liviandad van de la mano con la transformación. Sin soltar, es mucho más difícil, cuando no imposible, cambiar.

Mira con Atención

¿A qué ideas, objetos o lugares crees estar unida/o indisolublemente y no puedes despegarte a pesar que ya no te aportan valor?
¿Qué consecuencias tiene para tu vida vivir en ese apego?
¿Qué pasaría en tu vida si soltaras aquello a lo que estás firmemente unida/o y dejaras espacio para nuevas vivencias, miradas, personas?

UP (2009)Up desapego mira con atencion

Guion: Bob Peterson, Pete Docter (Historia: Bob Peterson, Pete Docter, Thomas McCarthy
Director: Pete Docter, Bob Peterson
Voces: Edward Asner, Christopher Plummer, Jordan Nagai, Bob Peterson y más.

IMDB                             Filmaffinity

Jack Skeleton necesita encontrar su IKIGAI

Pesadilla antes de Navidad / El Extraño Mundo de Jack

En Pesadilla antes de Navidad/El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare before Christmas), Jake Skellington, aburrido de la misma rutina de sustos y gritos, quiere repartir la alegría de la Navidad.

cine y psicología ikigai
Santa y uno que no se ha portado muy bien (con él)

Pero su misión pone a Santa en peligro, además de crear una pesadilla para los niños y niñas del mundo y poner su propia vida en peligro. La desazón del Rey Calabaza nos muestra un camino para encontrar nuestra razón de ser.

La navidad y la ficción

Acabamos de terminar todo el ciclo navideño y dependiendo del hemisferio en que te encuentres comienzan las vacaciones de verano o un nuevo ciclo laboral, en ambos casos marcado por propósitos y, muchas veces con intenciones de cambio.

Personalmente, no soy muy amigo de las películas sobre Santa Claus, Papá Noel o Viejito Pascuero (sí, en Chile le llaman así). En general, no comulgo con la idea de contar a los niños que un anciano vestido de rojo en un trineo tirado por renos que vuela desde el polo norte reparte regalos por todo el mundo. Para ser justos, lo mismo me pasa con los tres monarcas de Oriente (y supongo que de África). Y las películas sobre sus aventuras y conflictos no me convencen.

De todos modos, vamos aprovechar para poner el foco y la atención en una película con temática navideña que nos puede regalar grandes lecciones que al fin y al cabo es de lo que se trata este blog. Para ser justos, su temática se reparte entre navidad y halloween, pero la acción se sitúa justo los días antes.

Pesadilla antes de Navidad/El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare before Christmas) es una película de animación por stop motion (muñequitos que se mueven cuadro a cuadro), surgida a partir de un concepto de Tim Burton –también productor- y dirigida por Henry Selick.

Ser un tipo súper pro no basta

Jack Skellington es el rey del mundo de Halloween (The Pumkin King), el gran experto en el terror en la noche de brujas; es respetado por sus pares y admirado por los pequeños de Halloween Town, el singular pueblo donde todo es terrorífico, aunque ninguno vive con miedo.

Nuestro protagonista se define a sí mismo como “un profesional, un maestro infernal al que el mismo Lucifer lo puede envidiar”. Pero, está aburrido por la rutina de sustos y gritos año a año:

“Muy dentro en mi interior hay un vacío aterrador, qué sensación en mi corazón surgió inesperado y veloz”, clama compungido. “Hay soledad en mí corazón y necesito más calor. La fama no me ayudará, mis lágrimas vacías están”.

Todo el éxito y la fama han dejado de tener sentido. Tras su momento de desolación cae en la ciudad de la navidad y se abre para él un mundo desconocido y alucinante, maravillándose con sus luces, la alegría y los colores.

En ese momento cree encontrar un nuevo sentido a la vida. Siente que su misión ha cambiado que tiene que dedicar su pasión y misión a llevar adelante la navidad, repartir los regalos, entregar a su manera toda la alegría de esta festividad.

Y el quid está en “a su manera” la forma en que él conoce y sabe hacer las cosas. En el caso de Jack, su modo de ver el mundo es a través del miedo. Es cierto que no es el miedo profundo, el paralizador el vital. Es un terror juguetón, son sustos dentro de la tradición anglo sajona de Halloween. Pero claro, nada tiene que ver con el espíritu de paz y amor que caracteriza a la navidad en esas –y otras- latitudes.

La historia y los personajes de esta película tienen muchas aristas a las que mirar con atención (por ejemplo la relación del Científico Malvado (William Hickey), con Sally (Catherine O’Hara), la mujer que ha creado, da para un post entero).

Jack, un tipo con iniciativa

Pero la iniciativa de Jack convierte la alegre navidad en una verdadera pesadilla, además de poner en serio riesgo su vida y la de Santa Claus. La conclusión fácil sería “pastelero a tus pasteles”. Pero eso es demasiado fácil y en este blog nos gusta lo complejo (que no complicado).

ikigai, psicología y cine
Ahora la navidad será mi reino.

Si ponemos atención a su estado emocional, a la repercusión sobre su estima, a la ceguera en que cae que, producto de su propia arrogancia no le deja escuchar siquiera a la única voz sensata en Halloween Town: Sally; esto requiere de  una transformación profunda que le permita verdaderamente encontrar un sentido de vida.

Para este fin vamos a adentrarnos en una filosofía de vida que viene desde el Japón: El Ikigai.

¿Qué es el IKIGAI?

El objetivo de este enfoque es esencialmente encontrar “la razón de ser” de cada uno que es lo que ha perdido Jack según nos canta en  su monólogo inicial. Nada puede con su sensación de vacío, de falta de un motivo para estar en el  mundo. ¿Te suena conocido?

El Ikigai es, según los estudiosos, una de las razones de la longevidad japonesa.

Lo que en palabras de  Francesc Miralles, coautor de Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz, aporta este método es “una motivación vital, una misión, algo que dé fuerzas para levantarse de la cama por las mañanas”.

Como veremos no se trata de algo metafísico ni místico sino de un enfoque que se centra en preguntas fundamentales que tienen que guiar tu forma de vivir para encontrar lo que Jack ha perdido.

Los puntos en que se basa el Ikigai
  • Lo que nos apasiona,
  • Lo que somos buenos haciendo
  • Lo que el mundo necesita de nosotros (lo que podemos aportar)
  • Lo que nos puede dar un sustento (lo que están dispuestos a pagarnos por ello).

“El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, que te da placer realizarlo y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando lo llevas a cabo, tienes más autoestima, porque sientes que tu presencia en el mundo está justificada. La felicidad sería la consecuencia”, en palabras del mismo Miralles.

Dicho así, la interacción de estos factores nos da un camino marcado por cuatro cosas. Más fácil que explicarlo es mostrarlo en un sencillo esquema:

Ikigai cine y psicología
Puedes imprimirlo y pegarlo en tu cocina.

Los cuatro factores principales interactúan entre sí, el encuentro entre lo que amas y lo que eres bueno es la Pasión; entre lo que amas y el mundo necesita es tu Misión, entre lo que el mundo necesita y aquello por lo que te pueden pagar es la Vocación y entre lo que te pueden pagar y lo que eres bueno se concreta en la Profesión.

Así dicho suena sencillo. Y lo es, otra cosa es llevarlo a la práctica, atreverse a seguir lo que vas encontrando como motivador y perseverar.

¿Cuándo buscar el IKIGAI?

Según los que saben, cualquier momento de la vida es bueno para hacerse estas preguntas, pero según los expertos, son dos especialmente indicados, uno, en la adolescencia, cuando tienes que elegir una carrera, y la otra cuando te sientes estancado en tu vida profesional y sientes que no estás en el lugar adecuado, como Jack, quizá cercano a lo que otros llaman “crisis de la mitad de la vida”.

Sólo es cosa de hacerse unas preguntas.

Una pista esencial para orientarse en la búsqueda está en volver la vista y los afectos hacia tu niñez: conectar con esas actividades en que te sentías a tus anchas, que se te iba la hora y te encantaban. Muchas de ellas a la hora de decidir un camino o un trabajo parecen “poco rentables” y quedan enterradas… pero siguen allí.

¿Y si no soy bueno pa’ na?

No sentirse capacitado para nada o sentir que no tengo nada que aportar es un juicio sobre nosotros que en muchos casos vamos asumiendo a medida que crecemos y que luego, como todo juicio maestro, tiñe nuestra mirada sobre nosotros y sobre el mundo. Y para bien o para mal, no hay nadie que no sirva pa’ na. Todos somos servimos para algo aunque muchas veces no lo desarrollamos. Ese algo en lo que nos podemos desarrollar quizá no es muy vistoso o bien considerado socialmente, pero rebuscando lo podemos encontrar.

Dicho de otro modo, no es necesario ser un genio ni súper creativo ni un gran líder. Puede que lo tuyo sea barrer hojas o contar tornillos y si te permite encontrar tu camino, sigue por él.

ikigai psicología y cine
Jack tiene su recompensa cuando vuelva a conectar con sí mismo.

El costo de la aventura navideña de Jack es alto: cientos de niños aterrorizados, Santa Claus a punto de morir torturado por el Coco/Cuco (Oggie Boogie Man) y Jack derribado con cohetes anti aéreos del ejército. Espero que en nuestras vidas no lleguemos a tanto para encontrar lo que nos puede motivar, ayudar a salir de la cama, a aguantar el metro, otras aglomeraciones y exigencias para cumplir nuestra misión. Aunque puede que nuestro IKIGAI no vaya por allí.

Mira con Atención

 ¿Cuál es tu elemento? ¿En qué contexto te sientes a gusto y realizado? (solo o acompañado, con ruido o silencio, al aire libre o en un despacho).

– ¿Con qué actividades se te pasa el tiempo volando?

– ¿Qué te resulta fácil hacer? ¿Qué habilidades especiales tienes, tanto físicas como intelectuales o emocionales?

– ¿Qué te gustaba cuando eras niño? Cuando el juicio sobre ti mismo era menor y te movías espontáneamente.

¿Te has propuesto encontrar tu razón de ser?

Si quieres saber más puedes consultar en: https://elpais.com/elpais/2017/10/31/buenavida/1509440484_558515.html
http://www.bbc.com/mundo/vert-cap-40964286
http://www.francescmiralles.com/article/262

O lee el libro: Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz. Fracesc Millares y Héctor García. Editorial Urano.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario que nos sirva a todos.

The Nightmare Before Christmas (1993)ikigai psicología y cine

Pesadilla antes de Navidad o El Extraño Mundo de Jack

Guión: Tim BurtonMichael McDowell y Caroline Thompson
Dirección: Henry Selik
Con: Danny ElfmanChris SarandonCatherine O’Hara y más.

IMDB

Pensar diferente o pensar como todos. Da lo mismo si estás en paz

Bichos, Ratatouille y Cómo Entrenar a tu Dragón

¿En qué se parecen Flik, Remy e Hipo?

Hay tres personajes de películas de animación infantil por los cuales siento un especial afecto y admiración: Flik, el protagonista de Bichos (A Bug’s Life); Remy, de Ratatouille; e Hipo de Cómo Entrenar a tu Dragón (How to train your Dragon).

Los tres tienen una característica común: ven el mundo de una manera distinta al resto y esta forma de ser les acarrea importantes problemas de relación, son considerados raros, son incomprendidos y generan desconfianza. Pero gracias a esa misma manera de estar en el mundo, los tres, tras su”viaje del héroe”, cumplen su sueño y mejoran la vida de su comunidad.

Lo que los hace especiales
Innovar en las labores de recolección de las hormigas, ese sí es un reto

Como decía, todos ellos tienen un don que los hace diferentes, una rara habilidad que en su entorno no está bien vista:

Flik piensa por sí mismo y es tremendamente creativo en medio de una sociedad jerarquizada y ordenada como es el hormiguero. Sus disparatadas ideas tienen graves consecuencias -crispa a los malvados saltamontes que han esclavizado a su colonia- lo que le acarrea el exilio. Claro que para su quijotesca visión, él siente que es el elegido para una importante misión. Continuar leyendo “Pensar diferente o pensar como todos. Da lo mismo si estás en paz”

Congela lo que te hace único

Frozen

¿Debemos tener cuidado madres y padres al ver Frozen con nuestros hijos? ¿Hay que tener las antenas alertas con esta producción de Disney? ¿Por qué los padres de Elsa y Ana son posiblemente los más ineptos de las películas animadas?

Frozen es una de las películas de animación que más ha recaudado en la historia del cine y ha logrado re encender el amor por las “Princesas Disney”, esas de ojos grandes y suaves gestos. Pero bien vale la pena mirarla con atención.

¿De qué va?

Inspirada lejanamente en el relato “La reina de las nieves”, cuenta que Elsa, la hermana mayor, tiene la capacidad de generar hielo y nieve a discreción. Con pocos años, jugando con su hermana y producto de un error de cálculo en su uso, daña a la pequeña. Para evitar que vuelva a suceder y mientras aprende a usarlo, sus padres, los reyes de Arendell, deciden encerrarla y cerrar las puertas del palacio. Tras la muerte de los monarcas, al cumplir la mayoría de edad, la princesa tiene que hacerse cargo del reino. Pero todo se desmadra al no poder controlar su poder y huye a la montaña congelándolo todo a su paso. Ana, hermana la menor, intenta hacerla volver para descongelar el reino. Continuar leyendo “Congela lo que te hace único”

“Tenemos esperanza. La rebelión se construye en la esperanza”.

Rogue One

Después de preguntar a algunos cercanos, tenía duda de ver la última de la galaxia de George Lucas. Pero aprovechando que estaba de Rodríguez navideño, me hice con unas horas para ir al cine y “La Fuerza” me hizo elegir “Una historia de Star Wars”.

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…

Rogue One, cuenta lo que sabíamos cuando se inicia la primera de las películas de Star Wars (después llamada una Nueva Esperanza), esas frases que avanzan hasta perderse en la oscuridad del espacio.

 

Continuar leyendo ““Tenemos esperanza. La rebelión se construye en la esperanza”.”

Un súper héroe que “es súper, pero no héroe”.

Deadpool

Deadpool, un deslenguado mercenario con un mordaz sentido del humor, es sometido a un malicioso experimento que le otorga el poder de acelerar su sanación y le deja un gran deseo de venganza. (IMDB)

En las inevitables listas de fin de año, un personaje que se repite entre los mejores de este curso es Deadpool así que aprovechamos el tirón para hablar de él y su película.

Sobre la película

Lo primero que llama la atención de esta historia es el humor de distintos niveles y para diversos gustos, desde chistes de pedos y penes hasta ironía y críticas al sistema de Hollywood del que forma parte.

Por otro lado, permanentemente pervierte la identidad de Wade (Ryan Reinolds), el protagonista, que es un cínico en el más literal sentido: uno que no hace buenas acciones y que además se jacta de ello. Realza lo que en mi época de estudiante se llamaba “anti valores” palabra hoy casi en desuso, especialmente en la ficción donde se cuestionan cuáles son esos valores y los distintos grados en que se manifiestan. Continuar leyendo “Un súper héroe que “es súper, pero no héroe”.”