Trascender nuestro día a día… de la Marmota.

Sensación de repetición infinita, de atasco, de hastío. «Otra vez lo mismo». Phill necesita recorrer un larguísimo camino para encontrar un sentido, seguir adelante, trascender. ¿Cuán extenso puede ser tu trayecto?

A pesar que en España se tituló Atrapado en el Tiempo y en Latinoamérica Hechizo del Tiempo, hoy todos conocemos esta película como El Día de la Marmota, su nombre original. Este título se ha convertido en “una expresión asimilada por el léxico popular para expresar el hastío vital y, en el ejército de Estados Unidos, para indicar que la jornada ha transcurrido sin contratiempos”. (Vanity Fair)

En días de confinamiento o cuarentena, esta comedia, dadas las aparentes similitudes con lo que puedes estar viviendo, se vuelve más actual que nunca.

La historia de Phill (Bill Murray), que se levanta el 2 de febrero una y otra vez, y otra vez… en su estreno en el año 1993′ tuvo un paso “correcto” por los cines, pero es indudable que con los años esta historia se valora cada vez más. Reconocemos en ella el profundo regalo que es para los espectadores, y que no pierde vigencia.

Comedia profunda

Rastreando en Internet he leído que alguien calculó cuántas veces se repite ese 02 de febrero, según cifras conservadoras, serían algo más de 4.000 ocasiones; en otros, 12.000, es decir, casi 34 años. No sé cómo lo han sumado, creo que haciendo proyecciones de cuánto tardarías en aprender a tocar el piano con esa maestría, hacer esculturas de hielo, estudiar francés y conocer los nombres y vidas de todos los habitantes del pueblo. En fin, que son 34 años.  ¿Qué hace Phill en ese largo y repetitivo único  día?

… mil personas congelándose el culo para adorar a una rata… ¿nos vamos?

Es una comedia, qué duda cabe, incluso con tinte de comedia romántica, pero «es tan sólida que puede disfrutarse tanto si te quedas en su inofensiva superficie (una farsa de enredos en la que un tipo arrogante aprende una lección) como si la experimentas examinando la complejidad de tu propia existencia».  (Vanity Fair)

Como toda (buena) comedia está atravesada por el dolor, por un dolor profundo. El sufrimiento de verse estancado, cada día igual, atrapado no sólo en el calendario, sino que atrapado en sí mismo. Esto último es quizás lo más doloroso.

Sísifo y el absurdo
Una y otra y otra y otra vez

Nuestro arrogante hombre del tiempo es un Sísifo  que todos los días sube la roca hasta la cumbre para que al siguiente, a las 06 de la mañana, todo comience de nuevo.

A diferencia de lo que plantea Albert Camus en el Mito de Sísifo, en el caso de Bill, la repetición no se queda sólo en el absurdo de la vida, va más allá y llega a encontrar un sentido. Si bien es cierto, pasa también por el suicidio como una estación necesaria en su viaje (por dios, qué profundo me he puesto con el confinamiento).

La repetición en nuestras vidas

El concepto inicial de la película está en el repetir todos los días lo mismo con pocas diferencias. Una sensación que nos puede embargar no sólo en estado de confinamiento o cuarentena. ¿Quién no ha sentido que cada mañana suena el despertador para ir al mismo sitio a trabajar, para hacer las mismas pausas, volver de la misma manera a casa…?

Estás de suerte, Bill, vendo seguros y seguro que necesitas un seguro ¡Bingo!

De hecho, en una de las escenas, Bill explica su problema a uno de los amigotes que hace en el bar:
– ¿Qué harías si estuvieras atascado en un lugar y todos los días fueran iguales, sin importar lo que hicieras?
En respuesta, su contertulio dice: -Es el resumen de mi vida.

El Día de la Marmota ha trascendido porque es una fábula universal. Con humor, romance, escenas rocambolescas y mucha humanidad, hace un relato que habla de nosotros mismos y nuestras rutinas. También de esos idénticos fallos cotidianos, de los momentos en que pensamos ¿Cómo me puede estar pasando esto DE NUEVO?

“Quizá Dios no sea omnipotente, quizá sólo lleva aquí tanto tiempo que se sabe todas las respuestas”

Las fases

A pesar de reiterarse ese 2 de febrero, Bill no vive cada día de igual manera, lo de fuera no cambia, pero él sí. Esta transformación pasa por distintas etapas:

Créeme, Rita, todos los días son el mismo día

1.En un comienzo está la natural estupefacción, sorpresa, incredulidad, una especie de despersonalización. Mira el mundo, «su realidad», de una manera en que nadie más lo hace, está solo y perdido. Y para peor, en el lugar y día más infames.

 

2. Se regodea de los placeres a los que puede acceder y, sobre todo, al hecho que sus acciones no tienen consecuencias, a las 06 am. el contador vuelve a cero. Así, liga, roba, conduce borracho por la línea del tren, se mofa de todos, come y fuma a destajo. La falta de memoria colectiva le permite desprenderse de la vergüenza y, por ejemplo, vestirse de cowboy y hacerse llamar Bronco.

3. Autodestrucción: cuando se cansa de los placeres y la repetición sin sentido es insoportable, intenta todas las maneras posibles de quitarse la vida. El tedio y su sensación de no tener escapatoria lo llevan hasta el pozo más profundo, al vientre de la ballena. Pero parece que si hay algún poder oculto tras el sortilegio, éste ha querido no darle esa salida.

4. Abrirse a los demás. Tras estas fases nihilistas, Bill va encontrando un sentido más allá de sí mismo, dejando de “mirándose el ombligo”. Aprende que puede servir a otros con pequeños actos cotidianos o grandes gestos heroicos –como salvar la vida del niño que cae.

El arte como forma de trascendencia

Este proceso de apertura lo hace sabiendo que sus acciones no trascenderán, no tendrán un reconocimiento permanente. Su entrega a los demás ya no busca satisfacer su ego, es altruismo verdadero.

¿De dónde aprendemos?

En una de sus borracheras, Bill recuerda el día que cree que es el mejor de su vida: “una vez en que estuve en Islas Vírgenes, conocí una chica, comimos langostas, bebimos piñas coladas e hicimos el amor como animales, ¿por qué no se repite ese día”. Si ese fuera el día que vive una y otra vez… ¿qué lecciones aprendería?

  1. Bill y Rita for ever

    Tras su largo peregrinaje, “la maldición desaparece cuando Bill Murray bendice el día que acaba de vivir y su recompensa es que el día se termina: amar la vida implica amar el hecho de que la vida desaparece”. (Jonah Goldberg)

Podría seguir hablando largamente de esta película, pero… no quiero repetirme.

Mira con Atención

¿De cuántos Días de la Marmota se compone tu semana, tu mes, tu año?
¿Cuántos días necesitarías para salir de los loops en que estás, o no, atrapada/o?
¿Qué harías si estuvieras atascado en un lugar y todos los días fueran iguales, sin importar lo que hicieras?

Atrapado en el Tiempo (1993)

Guion: Danny Rubin y Harold Ramis
Director: Harold Ramis
Con Bill Murray; Andie Macdowell

IMDB                    Filmaffinity

Enlaces de interés sobre esta película:

Trascendencia de El Día de la Marmota, en Vanity Fair

Frozen 2: Soltar el Lastre

 Frozen 2

En la segunda entrega de la franquicia helada Elsa vislumbra que hay “algo en mi interior que quiere ir mucho más allá”. Para descubrirlo y seguir su intuición, necesita ir liviana aunque ello signifique hacer sacrificios personales.
A su vez, la mano de Disney no logra sacudirse el estereotipo del amor romántico aunque cambie de género.

Este post nos lo regala una invitada especial: Nahia Láiz. Actriz, dramaturga, directora y coach ontológica, ha desarrollado un destacado trabajo en el terreno del aprendizaje corporal y las emociones.

De qué va Frozen 2

Elsa tiene un poder extraordinario: es capaz de crear hielo y nieve. A pesar de lo feliz que la hacen los habitantes de Arendelle, siente que no encaja allí. Tras oír una voz misteriosa, Elsa, acompañada por Anna, Kristoff, Olaf y Sven, viaja a los bosques embrujados y los mares oscuros que hay más allá de su reino para descubrir quién es y por qué posee un poder tan asombroso. (Sinopsis cartelera)

A mi hijo (varón, sí) le encanta Frozen, así que fuimos al cine en cuanto estrenaron la segunda parte.

Continuar leyendo «Frozen 2: Soltar el Lastre»

Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000”

Anthony Stark, comparte muchos rasgos de millonarios reales y de alguno que ha sido llevado a la ficción, como Steve Jobs. Son inteligentes, exigentes, arrogantes, no temen al conflicto para lograr sus objetivos y demostrar que tienen la razón. Pero en los dieciséis años de ficción, Tony ha ido cambiando, ya no es el mismo que era en 2008.

El arco de transformación

Una de las opciones más interesantes que han escogido los creadores del universo cinematográfico de Marvel es que sus personajes, en general, evolucionan; tienen lo que en dramaturgia se llama un arco de transformación o arco dramático de personaje. Es decir, que al terminar –la película, la serie o la franquicia- no son como eran al principio.

El personaje interpretado por Robert Downey Jr. efectivamente vive su propio y extenso arco de transformación a lo largo de la saga.

Pero, dadas las múltiples películas en que se encarna, si no miramos con atención nos perdemos su evolución. Por eso queremos confrontar cómo comienza, cómo transita su camino y cómo termina 16 años después.

A la vez, es una invitación a mirar tu propio arco de transformación, sin mega villanos pero sí con los súper poderes con que enfrentas tu vida cotidiana –que seguro los tienes.

Como vamos a referirnos a un buen puñado de películas, no nos detendremos en el argumento de cada una. Para ello dejo el enlace a la página del Fandom donde se describen.

Spoiler Alert: en algunos casos resulta inevitable destripar aspectos de la trama para explicar los cambios de Tony.

Los comienzos

Iron Man (2008)

“Visionario, genio, patriota americano, ha revolucionado la industria armamentista, creando nuevas armas inteligentes y robótica avanzada para defender la libertad y los intereses de Estados Unidos alrededor del mundo.”

Continuar leyendo «Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000”»

Tan súper heroicos como tú o yo

El Universo cinematográfico de Marvel

En el año 2008 los ejecutivos de Marvel Studios dieron un salto al vacío: trasladar el vasto mundo de sus comics al cine, creando un universo cinematográfico propio (el MCU) donde convivirían sus héroes y villanos.

No era la primera vez que se hacían películas sobre los titanes de Marvel, pero sí la la primera que el equipo liderado por Kevin Feige tendría el control total sobre la narrativa y la producción. La franquicia comenzó con Iron Man, personaje creado por Stan Lee, Jack Kirby, Larry Lieber y Don Heck. En ese momento no podían asegurar qué ocurriría.

La franquicia

Los resultados están a la vista, más de 20 películas (23 con Spider Man Far from Home al momento de esta entrada), un taquillazo tras otro y una cantidad impronunciable de dinero.

Una franquicia llena de efectos visuales, trajes alucinantes, villanos de todos los pelajes, sonidos de otra galaxia, mucha testosterona –recién en la tercera fase entran a protagonizar super heroínas y súpervillanas-, en general, producciones inmensas.

Pero para que este despliegue de medios sea realmente una experiencia visual y emocional para sus miles de seguidores, hay dos ingredientes que, unidos a lo anterior, han sido centrales: historias muy bien escritas y rodadas, y personajes con matices y gran carisma.

Las preguntas y la mirada

Más de algún lector estará pensando, “vale, han cosechado éxito, dinero, palomitas y cines rebosantes, y han congregado a muchas estrellas… Pero,

Spider man miraconatencion
¿Cómo le digo lo que siento por ella? Además su padre es… quien es. Y no lo puedo hablar con nadie

¿de verdad me vas a decir que hay algo que  aprender de un puñado de musculosos/as resolviendo –y creando- conflictos a patadas, puñetazos, martillos descomunales y rallos estelares?

La respuesta es, depende, si miramos con atención y nos hacemos preguntas reveladoras, seguro que sí. Continuar leyendo «Tan súper heroicos como tú o yo»

El desapego nos hace volar más alto

UP

La décima película de los estudios Pixar despega, vuela y aterriza en brazos del desapego. Nos muestra los costos y beneficios de liberarse o no de los lastres que nos atan, los que hemos elegido y los que cargamos inconscientemente.

«Carl Fredricksen, un viudo de 78 años, cumple por fin el sueño de su vida: viajar a las Cataratas Paraíso en su casa equipada por miles de globos. Pero ya en el aire y sin posibilidad de retornar, descubre que lleva a un inesperado pasajero, Russell, un explorador de ocho años y un optimismo a prueba de bomba. (FILMAFFINITY/IMDB)

 

Animación infantil muy para adultos

La gran travesía de Carl Frediksen y el pequeño Russel los lleva a un paraje desconocido y desafiante. Allí el anciano Carl encuentra cientos obstáculos para cumplir su sueño. Estas trabas lo llevan a entender la vida de otra manera.

Dentro de la trepidante aventura, los dos personajes adultos son quienes se enfrentan al reto de aprender y transformarse para ver la vida de otra manera.  Carl Fredriksen y Charles Muntz están unidos por un lazo común, ambos están atados a sus viejas creencias, sus antiguas promesas, sus tortuosas obsesiones. Continuar leyendo «El desapego nos hace volar más alto»

Jack Skeleton necesita encontrar su IKIGAI

Pesadilla antes de Navidad / El Extraño Mundo de Jack

En Pesadilla antes de Navidad/El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare before Christmas), Jake Skellington, aburrido de la misma rutina de sustos y gritos, quiere repartir la alegría de la Navidad.

cine y psicología ikigai
Santa y uno que no se ha portado muy bien (con él)

Pero su misión pone a Santa en peligro, además de crear una pesadilla para los niños y niñas del mundo y poner su propia vida en peligro. La desazón del Rey Calabaza nos muestra un camino para encontrar nuestra razón de ser.

La navidad y la ficción

Acabamos de terminar todo el ciclo navideño y dependiendo del hemisferio en que te encuentres comienzan las vacaciones de verano o un nuevo ciclo laboral, en ambos casos marcado por propósitos y, muchas veces con intenciones de cambio.

Personalmente, no soy muy amigo de las películas sobre Santa Claus, Papá Noel o Viejito Pascuero (sí, en Chile le llaman así). En general, no comulgo con la idea de contar a los niños que un anciano vestido de rojo en un trineo tirado por renos que vuela desde el polo norte reparte regalos por todo el mundo. Para ser justos, lo mismo me pasa con los tres monarcas de Oriente (y supongo que de África). Y las películas sobre sus aventuras y conflictos no me convencen.

De todos modos, vamos aprovechar para poner el foco y la atención en una película con temática navideña que nos puede regalar grandes lecciones que al fin y al cabo es de lo que se trata este blog. Para ser justos, su temática se reparte entre navidad y halloween, pero la acción se sitúa justo los días antes.

Pesadilla antes de Navidad/El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare before Christmas) es una película de animación por stop motion (muñequitos que se mueven cuadro a cuadro), surgida a partir de un concepto de Tim Burton –también productor- y dirigida por Henry Selick.

Ser un  «súper pro» no basta

Continuar leyendo «Jack Skeleton necesita encontrar su IKIGAI»

Pensar diferente o pensar como todos. Da lo mismo si estás en paz

Bichos, Ratatouille y Cómo Entrenar a tu Dragón

¿En qué se parecen Flik, Remy e Hipo?

Hay tres personajes de películas de animación infantil por los cuales siento un especial afecto y admiración: Flik, el protagonista de Bichos (A Bug’s Life); Remy, de Ratatouille; e Hipo de Cómo Entrenar a tu Dragón (How to train your Dragon).

Los tres tienen una característica común: ven el mundo de una manera distinta al resto y esta forma de ser les acarrea importantes problemas de relación, son considerados raros, son incomprendidos y generan desconfianza. Pero gracias a esa misma manera de estar en el mundo, los tres, tras su»viaje del héroe», cumplen su sueño y mejoran la vida de su comunidad.

Lo que los hace especiales
Innovar en las labores de recolección de las hormigas, ese sí es un reto

Como decía, todos ellos tienen un don que los hace diferentes, una rara habilidad que en su entorno no está bien vista:

Flik piensa por sí mismo y es tremendamente creativo en medio de una sociedad jerarquizada y ordenada como es el hormiguero. Sus disparatadas ideas tienen graves consecuencias -crispa a los malvados saltamontes que han esclavizado a su colonia- lo que le acarrea el exilio. Claro que para su quijotesca visión, él siente que es el elegido para una importante misión. Continuar leyendo «Pensar diferente o pensar como todos. Da lo mismo si estás en paz»