Cómo aprender a ver series y pelis con nuestros hijos

En estos días de cuarentena, es posible que nuestros retoños estén dedicando muchas horas al consumo de ficción audiovisual. ¿Te has planteado alguna vez que las horas que pasan frente a la pantalla puedan ser también una herramienta de aprendizaje, no sólo de entretención?

Estamos encerrados, es un hecho. Tanto nosotros como nuestros hijos e hijas estamos compartiendo un mismo espacio durante mucho tiempo… como pocas veces antes.
Dentro de este encierro, las madres y padres estamos siendo bombardeados a través de los chats de whatsapp y correos con múltiples opciones de actividades, webs y deberes para que no pierdan su ritmo de aprendizaje (o al menos detener la curva de olvido) o incluso lo aumenten.

¿Cuántos días quedan?

Sumemos las ingentes sugerencias y ofertas para aprovechar las horas de ocio, para que estén activos y no se nos aburran (¡Ay, el temido aburrimiento!). Muchas de estas propuestas son de juegos que además de divertir enseñan: ayudan a desarrollar habilidades cognitivas, estimulan la expresión plásticas o las destrezas psicomotoras.

¿Y las horas frente a la pantalla qué?

Pero también es probable que nuestros retoños estén dedicando muchas horas al consumo de ficción audiovisual, sea a través de las plataformas de video en streaming (Netflix, Prime video, HBO, ahora Disney plus, Movistar plus… y otras), a través de los canales infantiles de la TDT: Clan, Boing, Disney Channel (sí, Disney está en todas partes); o las series y películas que se emiten en la parrilla habitual.
¿Te has planteado alguna vez que las horas que pasan frente a la pantalla puedan ser también una herramienta de aprendizaje, no sólo de entretención?
De hecho, cada minuto de ficción que ven, es un minuto de incorporación de contenidos y, sobre todo, de asimilar experiencias emocionales, patrones de conducta y valores.
Pero no somos conscientes de que están aprendiendo y menos de lo que están aprendiendo. Nos falta una guía para orientar ese aprendizaje y aprender junto a ellos.

¿Cómo podemos convertirnos en guías del aprendizaje de nuestros retoños a través de la ficción audiovisual?

Para jugar, debes conocer las reglas del juego.

La pantalla –más bien, las pantallas en todos sus formatos posibles- se han convertido en un artilugio “para que nos dejen tranquilos un rato”. Como certeramente nos dicen Natalia Flores y Borja Prieto en su libro No Sólo Somos Padres, son un verdadero “chupete electrónico” al cual los enchufamos para tener tiempo para nosotros.

Aprovechando estos días de encierro voy a plantear (no enseñar) algunas ideas que puedan ser útiles para convertir el tiempo que los tenemos “enchufados” en un momento que aporte a su desarrollo como personas.

¿Qué nos vas a contar?

Es que la tele de ahora no es como la de antes… De hecho, puedes no llamarle tele.

Las propuestas que voy a desarrollar en este post las extraigo de mi experiencia personal como padre, mis conocimientos profesionales de educación y desarrollo evolutivo (sin considerarme un experto); mis horas de consumidor de ficción; y mis múltiples trabajos en el mundo de la producción audiovisual.

Lo que plantearé no tiene por objetivo que l@s niñ@s aprendan a producir una pieza audiovisual ni se conviertan en críticos de cine o sesudos analistas de una obra audiovisual. Eso, si ocurriera, sería un un efecto colateral. No me odies por ello.

Mi propuesta es para usar las horas frente a los rayos catódicos (que ya no son tales, pero sirve como expresión) como una vía para adquirir conocimientos y desarrollo emocional.

Como las ideas que se me han ido ocurriendo son un poco largas, voy a dividir el tema en dos post, éste centrado más en lo cognitivo y el próximo más en lo emocional.

Paso 1: Saber qué ven

Parece de Perogrullo pero si preguntas a las familias que tienes alrededor de qué van las ficciones que ven sus hijos, te podrán dar poca información más allá de “son unos dibujos súper raros”, «va de unos súper héroes» o «es una serie para niñas».

¿Cuándo se convirtieron en esto? Si hasta ayer eran unos niños.

En «tiempos normales», cuando no estamos encerrados, no solemos darnos el tiempo para sentarnos con ellos a ver un capítulo. Y si lo intentamos, nos puede resultar difícil, porque la velocidad de la animación, el nivel de ruido o los tramas pueden ser difíciles de tragar. Además, como dije antes, es el rato que dejamos “para nuestras cosas”. Quizá con el cine es diferente porque hasta cierta edad vamos con ellos y vemos juntos la película, pero si van con abuelas/os o tías/os no tenemos ni idea qué van a ver (casos hay de niños de 7 años que los llevaron a ver películas como Deadpool, «porque es de superhéroes»).

Tal como establecemos el área del parque por el cual se pueden mover nuestros críos o los horarios de entrada y salida de casa, está bien definir el campo de juego audiovisual.

Este es un buen momento para que nos sentemos con ellos a compartir su ficción y formarnos una opinión sobre ésta. Es cierto que cuando son adolescentes es espinudo que nos dejen acercarnos cuando ven su serie favorita, pero cosas más arriesgadas se hacen por la familia.

Paso 2: Reflexionar

Spider man miraconatencion
Qué difícil ser un adolescente, nadie me entiende.

Después de ver, debemos formarnos un juicio sobre el argumento y valores que muestra la ficción. Como adultos es preciso preguntarnos si lo que ven está en la línea de lo que queremos inculcar a nuestros hijos, y si coincide con nuestra manera de entender el mundo.

No soy de los que demonizan algunas producciones por sus contenidos (sólo demonizo a los que tienen espacio en pantalla sin argumento, sin historia y sin… cerebro, pero eso es rollo mío y este blog va sobre ficción). Pienso, sin embargo, que cada familia tiene un enfoque ante la vida y las historias que se sientan a ver tiene que ser acorde a ella. Esto no significa, necesariamente, que no puedan ver algunas producciones con las que no nos identificamos, pero sí que es recomendable que tengamos claro las disonancias y podamos compartirlas con ellos cuando sea preciso.

– Marshall, reparte mascarillas; Chase, controla los desplazamientos. Entre todos paramos la pandemia

Una guía útil es la advertencia de edad y contenido que muestran en pantalla al inicio de los episodios algunas plataformas como Netflix (arriba a la izquierda). Pero lo más importante es sobre todo, nuestro criterio.  

Paso 3: Conversarlo: intercambiar ideas

Si ver y reflexionar como padres o madres es requisito necesario, no es suficiente si no lo transmitimos a nuestra familia. Es imprescindible si queremos que sus horas enganchados a series y películas sirvan para algo.

¿Cómo hablo con ellos si casi no me dirigen la palabra?

– Otis, es perfectamente legítimo lo que sientes.
– Mamá, que no quiero hablar…

Hago aquí dos puntualizaciones:

1. No vamos a lograr que nos escuchen y menos que nos respondan si les interrumpimos durante el visionado, tenemos que hacerlo antes o después.

2. Comenzar a hablar dejando fuera nuestros juicios, tanto valóricos como estéticos. Si notan que estamos enjuiciando su serie favorita no querrán conversar, si se desliza una opinión lo pueden sentir como un ataque y levantar un muro. No es fácil, requiere entrenamiento porque estamos acostumbrados a interactuar desde nuestros juicios.

No es algo exlusivo de l@s niñ@s, si miras con atención, te fijarás que cada vez que hablas de una película que te gusta o recomiendas, si recibes una opinión contraria o un juicio negativo sobre ella, lo sientes como un ataque personal. Es raro, porque no es algo que hayas escrito, dirigido ni producido tú, pero ocurre.

¿Y de qué hablo? ¿Cómo comienzo?

¡¿De qué c… va esto?!

Una buena manera de empezar cualquier conversación, especialmente si queremos producir un aprendizaje, es preguntando.
Te propongo algunas preguntas a ver si te sirven:
             – ¿De qué va la serie o película? ¿Qué cuenta? ¿De qué trata?
              – ¿Qué le pasa al (la) protagonista? ¿Por qué le pasa lo que le pasa?
La ficción se crea en torno a un argumento que se basa en causas y efectos. De hecho la tarea de los guionistas –sí la ficción tiene detrás a unos guionistas que la escriben- es articular la cadena de acontecimientos que estructura el relato. Hablar del argumento desarrolla su capacidad de pensar en causas y efectos.

              – ¿De qué dónde echan mano los personajes para salvar las dificultades a las que se enfrentan? ¿Cómo salen de los atolladeros en que se encuentran?
Estas preguntas estimulan la capacidad de buscar soluciones a los problemas. Si en el punto anterior indagamos en las causas, ahora  exploramos búsqueda creativa de ideas.

El pensamiento alternativo, creación de mundos propios

Podemos buscar vías alternativas a lo planteado en el relato: jugar a ser los guionistas:
¿De qué otra forma podrían haber resuelto los protagonistas los problemas que se les plantean?
¿Cómo podrían haber evitado las contrariedades con las que se topan? Incitamos así su capacidad de anticipación, de prever los acontecimientos para evitarlos y con ello eludir consecuencias peligrosas.
Como adultos debemos ser conscientes que si los personajes tomaran las decisiones «correctas» que eviten los problemas…no habría historia, por eso es ficción.
La mayor parte del tiempo, como padres/madres queremos evitarles riesgos innecesarios o que corran riesgos controlados, pero la ficción les permite vivir experiencias que en el mundo cotidiano están vetadas.
Y si a algún hij@ le da por escribir, que sepa que para que haya relato, la mayoría de las veces los personajes tienen que hacer lo contrario a lo que le dictan las reglas.

Liviandad desapego up mira con atenciion
¿Y si se hubiera ido al asilo?

¿Qué podría pasar después que termina la historia?
Sabemos que en la ficción, especialmente las películas, el relato se cierra, pero en “la realidad”, la vida continúa.
Imaginar qué pasará después es otra forma de estimular su imaginación. Si se trata de capítulos, idear qué ocurrirá en las entregas siguientes les ayuda a entender la estructura del relato, cuáles son los elementos comunes de los episodios, comprender que incluso en las aventuras más rocambolescas subyace una regularidad.
Pensándolo bien, no sólo es algo que aplica para las series, también en las muchas franquicias que nos llegan cada año (las películas de Marvel ya son 23, las de Star Wars, 11; Harry Potter, 9; Toy Story, 4; Star Trek, Los X Men … en fin).

¿Versión original o doblaje?

Por último, dentro del aprendizaje cognitivo, “los capis” y “las pelis” son una manera muy entretenida de aprender idiomas. Oír en versión original es un gran complemento a las lecciones de lengua que reciben en el colegio o la academia.

Es útil para «soltar el oído», aprender el lenguaje informal, reconocer acentos y entiender el idioma en contextos relacionales.

La mayoría de la ficción que consumimos si no es en español, es en inglés, y para bien o para mal, es el idioma que se enseña mayoritariamente en los colegios y más usado internacionalmente. Pero si te atreves a ir más allá, puedes poner a tus hijos Doraemon en japonés.

Por experiencias de familias amigas sé que si no le has puesto la tele en versión original desde pequeños es más difícil implantarlo llegados a una edad. Pero dicen que un hábito se incorpora en 21 días. Verdadero o no, sí se está refiriendo a la perseverancia. Ahora tienes el tiempo y las condiciones para probarlo.

También hay una ventaja adicional en oír la versión original que probablemente sólo la notarás si estás acostumbrado a ella. Es un aspecto técnico: al doblar la voz, como se hace en un estudio y frente a un micrófono, durante la mezcla se pierden una gran cantidad de matices de sonidos de fondo que complementan la acción. Si tu hija o hijo coge el hábito de la versión original su rango de percepción auditiva se enriquece (si de grande quiere ser ingeniero de sonido, no me odies).
Si te has convencido de las ventajas del sonido original y no sabes cómo hacerlo, en las plataformas hay un recuadro donde puedes elegir el idioma y subtítulos. Las televisiones digitales vienen todas con la función dual para elegir idioma, es verdad que en algunos modelos no es fácil encontrarlo y tengas que… ¡tirar de manual! (Oh, my God).

Como éstas, hay muchas otras posibilidades de usar las horas ante el televisor, la tablet, el ordenador o el teléfono como una forma de enriquecer sus vidas y, por supuesto las nuestras.

En la próxima entrega plantearé ideas que faciliten el desarrollo emocional y relacional de nuestros hijos a partir de lo que ven en la televisión.

Por último, dejo aquí enlaces a otros post de este blog donde he hablado de películas infantiles que pueden ser útiles para comenzar a hablar con la nueva generación:

Pensar según las reglas o romperlas
Congela lo que te hace única
¿Soy zarigüella o mamut? Una cuestión de identidad

Mirar a los ojos la marginación y el abuso

 Joker

“En Gotham City, Arthur Fleck, un comediante mentalmente perturbado, tiene una única motivación en la vida: hacer reír. Actúa de payaso en pequeños trabajos y, dadas sus perturbaciones, es visto como un bicho raro. Su gran sueño es vivir del humor y actuar con público, pero una cadena de trágicos acontecimientos incrementa su ira contra la sociedad que lo ignora y margina. Aún más desestabilizado, se embarca en una espiral descendente, revolucionaria y sangrientamente criminal. Este camino  lo lleva a encontrarse cara a cara con su alter-ego: El Joker”. (Filmaffinity) (IMDB)

¿Cómo es Joker?

Joker (en Latinoamérica Guasón) es una película compleja que, como dice el crítico de El País Javier Ocaña, es “desagradable, cruel, perturbadora, tristísima. Nos muestra a un personaje frágil ante un mundo hostil, un ser patológico en un entorno patológico, Gotham City».

Con esa descripción nos preguntamos –tanto si la has visto como si aún no-: ¿Por qué es una cinta que nos atrapa? ¿Por qué nos cautiva un protagonista en principio insignificante, que no tiene especial carisma, que tiene una vida anodina y un futuro sombrío? ¿Por qué, alguien con estas características nos conmueve y queremos saber más de él y acompañarlo en su devenir argumental?

A pesar de saber desde el principio más o menos cómo va a acabar –en dramaturgia se le llama  ironía dramática, sabemos aspectos del personaje y de la historia que éste desconoce- nos sigue enganchando.

Una respuesta posible es que dado lo que sabemos del personaje -es parte de la cultura popular-, nos interesa saber cómo ha llegado a ser quién es.  Pero creo que no es suficiente, hemos visto precuelas que al poco rato nos dejan fríos e indiferentes.

Escenas clave, aprendizajes clave

Una de las claves para responder a esta interrogante está sembrada en la secuencia del robo del cartel.

joker mira con atencion
Todo debe seguir.

Probablemente la secuencia en que a Arthur le roban el cartel y persigue con todas sus fuerzas (y lo que le permiten  los zapatos de payaso) a los ladrones, es un momento fundamental en nuestra percepción del personaje y la forma en que nos enganchamos a él.

El protagonista reacciona con decisión y va tras los ladrones, peleando hasta el final por recuperar lo poco que tiene, que ni siquiera le pertenece aunque la siente como su herramienta de trabajo y simboliza su dignidad (quizá la poca que le queda).

Si mirase pasivamente, con resignación, cómo se llevan el cartel, quizá no conectaríamos con él, no nos importaría; podríamos sentir lástima, pero sería más difícil empatizar.

joker miraconatencion
Perseguir lo último que nos queda

La escena, ubicada eficazmente al comienzo del relato facilita que nos identifiquemos con el personaje, que deseemos que le vaya bien, a pesar que sabemos hacia dónde va. Eso es lo primero que busca un guionista al contar su historia, que pese a las enormes diferencias y circunstancias que nos separan del personaje, nos identifiquemos con él o ella.

Pero este blog no va de técnicas de guion, queremos descubrir qué se puede aprender de Arthur Fleck y la primera lección es esa lucha a muerte por conservar su identidad y dignidad.

El episodio del robo de su letrero es sólo el primero de sus traspiés, y a pesar de todo, él sigue intentando avanzar. Esa condición de luchador en la derrota es otra de las claves. Y lo hace de la manera más triste. Sabemos que no va a ganar.

El sueño posible no pertenece a todos

gotham miracon atencion
Gotham city en medio de la huelga de la basura

Joker es la cara B del “sueño americano” y de los modelos de motivación –decir filosofía sería pretencioso- que plantea que “si quieres puedes”; “esfuérzate y verás cómo tus sueños se cumplen”; “con perseverancia lograrás todo lo que te propongas”. Es la anti taza o la anti camiseta buen rollera.

Para Arthur Fleck no hay un sueño posible. Y cómo él, muchos más.

La marginación y el abuso en nuestras vidas

Esta entrada me está quedando muy oscura, pero veo que Joker nos conecta con nuestros aspectos menos favorecidos, la sensación de marginación, de haber vivido abusos o ser ignorados. Un aspecto de nosotros mismos que en la cultura del éxito y poner buena cara estamos casi obligados a ocultar. Sin embargo, taparlo no significa que no siga existiendo en alguna parte de nosotros, como un recuerdo, como una herida a veces sin cicatrizar.

Mira con atencion joker
Sombra aquí y sombra allá, ¿qué oculta el maquillaje?

No se trata de vivir sintiéndose víctimas, sino de atreverse a mirar esa oscuridad y descubrir la propia luz. Es una invitación a conectar con la marginación interior o anterior para empatizar con quienes son marginados, discriminados o sufren abusos. No me refiero sólo a quienes vemos en los telediarios sino a personas que viven a nuestro alrededor y a las cuales no miramos.

La dignidad e identidad como tabla de salvación

Como segundo aprendizaje está la lucha por mantener la dignidad casi a cualquier precio, incluso en la más profunda precariedad. El impulso que nos lleva a seguir flotando pese a la tempestad, lo encontramos en la propia identidad, en la búsqueda del respeto personal.

dignidad joker respeto
Danzando con mi lobo

La película nos regala imágenes que reflejan ese espacio interior, que aún le pertenece. Las escenas en que él baila frente al espejo o en las escaleras son movimientos que hacen explícita su identidad.

Lamentablemente, en el caso del Joker, dada la fragilidad de su estado mental, cuando ya no es capaz de más, se resquebraja y comienza su caída. Caída que lo llevará, paradójicamente a lograr su redención inversa, pero ese es otro tema.

El desafío cotidiano y ante las situaciones más adversas a las que nos enfrentemos, es buscar eso que nos identifica para, desde ahí, restaurar el respeto por sí mismos.

joker mira con atencionJoker es un relato tan contundente, tan lleno de aristas, con un personaje tan complejo que es fuente de muchos otros análisis. Podríamos hablar sobre la personalidad del protagonista, la  enfermedad mental o el vínculo con su madre. A la vez, se puede mirar el componente político y social y los motivos que generan la ira. También el uso de los medios de comunicación y el uso de la humillación como fuente de entretenimiento. Espero en el futuro volver sobre la cinta de Todd Phillips protagonizada por Joaquin Phoenix.

Lo que os dejo como Bonus no pertenece a la película Joker, es del programa infantil chileno 31 minutos, pero creo que refleja muy bien el espíritu de Joker (y de paso ironiza sobre algunos hits de la televisión chilena de los 80)

Mira con Atenciónjoker dignidad identidad

– ¿Reconoces algún momento de tu vida tan adverso en que se ha visto vulnerada tu identidad, sobrepasada tu dignidad? ¿Cómo lo enfrentaste?
– ¿Qué sentimientos te provoca relacionarte con personas que están marginadas, que sufren abusos, que son más desfavorecidas?

Guion: Scott Silver, Todd Phillips basado en el personaje creado por Bob Kane, Bill Finger y Jerry Robinson.
Director: Todd Phillips.
Con Joaquin Phoenix, Robert de Niro, Zazie Beetz y Frances Conroy entre otros.

IMDB                           Filmaffinity

Frozen 2: Soltar el Lastre

 Frozen 2

En la segunda entrega de la franquicia helada Elsa vislumbra que hay “algo en mi interior que quiere ir mucho más allá”. Para descubrirlo y seguir su intuición, necesita ir liviana aunque ello signifique hacer sacrificios personales.
A su vez, la mano de Disney no logra sacudirse el estereotipo del amor romántico aunque cambie de género.

Este post nos lo regala una invitada especial: Nahia Láiz. Actriz, dramaturga, directora y coach ontológica, ha desarrollado un destacado trabajo en el terreno del aprendizaje corporal y las emociones.

De qué va Frozen 2

Elsa tiene un poder extraordinario: es capaz de crear hielo y nieve. A pesar de lo feliz que la hacen los habitantes de Arendelle, siente que no encaja allí. Tras oír una voz misteriosa, Elsa, acompañada por Anna, Kristoff, Olaf y Sven, viaja a los bosques embrujados y los mares oscuros que hay más allá de su reino para descubrir quién es y por qué posee un poder tan asombroso. (Sinopsis cartelera)

A mi hijo (varón, sí) le encanta Frozen, así que fuimos al cine en cuanto estrenaron la segunda parte.

Continuar leyendo «Frozen 2: Soltar el Lastre»

Renunciamos al presente pensando en el mañana

“Renunciamos al presente pensando en el mañana. Es absurdo. ¿Cuántas cosas hemos renunciado por causa del futuro, calculando que en este hipotético porvenir la cosas irán mal?

Uno se dice: “Puesto que voy a perderlo todo mañana, ¡Qué más da renunciar a ello ahora mismo! ¿Y para qué vivir bien si he de morir mañana?… ¿Pero qué sabemos nosotros del futuro? ¿Qué conocemos de esos maravillosos segundos que viviremos y que seremos muy felices de vivir en el momento que lleguen?»

Jodorowsky renunciamos al presenteAlejandro Jodorowsky: La Sabiduría de los Cuentos

Hace un par de semanas leí el trozo citado arriba y me vino una imagen de Tres Anuncios en las Afueras: el jefe Willowghby quitándose la vida al saber que tiene una enfermedad terminal muy avanzada. Según él mismo lo explica, lo hace para ahorrar a su familia el sufrimiento que les espera. (La entrada Puedes leerla aquí)

Los cuentos tradicionales

El dolor de entonces tres anuncios
Un día inolvidable, junto al lago, las niñas jugando a la pesca…

Los relatos de los que Jodorowsky extrae estas enseñanzas hablan de dos estrategias -llenas de picardía- para no perder la esperanza, y actuar hasta el último momento porque puede que ocurra algo que salve la situación.

Pero, aún asumiendo que no sabemos qué nos trae el futuro, que algo puede pasar que tuerza lo que parece inevitable, también hay que aceptar que existen encrucijadas a las que siguen caminos casi imposibles de desviar.

Sé lo que es mejor para ti, por eso decido yo

Sólo me detendré unas pocas líneas en los motivos de la decisión del jefe policial. Para ello cito el contenido de la carta que deja a Anne (Abbie Cornish), su mujer:

“Esta Woody Harrelson miraconatenciones una cuestión de valentía. No un valor para enfrentar las balas. El sufrimiento de los meses siguientes dolerá más comparado con un tiro instantáneo. No, es el valor de sopesar los próximos meses de estar todavía contigo, de despertarme contigo, de jugar con las niñas, contra los próximos meses de ver en tus ojos cuánto te está matando mi dolor. Cómo mi cuerpo debilitado al tiempo que se desvanece y tú atendiéndolo, son tus recuerdos finales y duraderos de mí. No permitiré eso. Quiero que tu último recuerdo sea que estamos en la orilla del río, y ese tonto juego de pesca (…) Bill.»

Continuar leyendo «Renunciamos al presente pensando en el mañana»

Tres anuncios tranformadores

Tres anuncios en las afueras (2017)

En esta película ambientada en el pequeño pueblo Ebbing, Missouri, subyace una distinción significativa: los juicios sobre los demás, bien o mal fundamentados- determinan nuestras relaciones.

La cinta escrita y dirigida por Martin McDonagh, nos muestra cómo un cambio profundo y emocional, se logra generar al recibir acciones concretas más que palabras. Los catalizadores de la evolución de los personajes son gestos significativos, basados en la aceptación incondicional, que les regalan otras personas.

“Mildred Hayes (Frances McDormand), una mujer de 50 años cuya hija adolescente ha sido violada y asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la Policía de su pueblo, Ebbing, al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y que se haga justicia. Su primer paso es contratar unas vallas publicitarias denunciando la situación y señalando al jefe de policía, William Willoughby , como responsable principal de la pasividad policial.” (FILMAFFINITY)

Mildred (Frances McDormand)

Mildred es la madre de Angela hayes, la chica asesinada, vive la ineficacia de los policías como una injusticia y canaliza su rabia de un modo peculiar: publicando los tres anuncios a la entrada del pueblo. Continuar leyendo «Tres anuncios tranformadores»

Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000”

Anthony Stark, comparte muchos rasgos de millonarios reales y de alguno que ha sido llevado a la ficción, como Steve Jobs. Son inteligentes, exigentes, arrogantes, no temen al conflicto para lograr sus objetivos y demostrar que tienen la razón. Pero en los dieciséis años de ficción, Tony ha ido cambiando, ya no es el mismo que era en 2008.

El arco de transformación

Una de las opciones más interesantes que han escogido los creadores del universo cinematográfico de Marvel es que sus personajes, en general, evolucionan; tienen lo que en dramaturgia se llama un arco de transformación o arco dramático de personaje. Es decir, que al terminar –la película, la serie o la franquicia- no son como eran al principio.

El personaje interpretado por Robert Downey Jr. efectivamente vive su propio y extenso arco de transformación a lo largo de la saga.

Pero, dadas las múltiples películas en que se encarna, si no miramos con atención nos perdemos su evolución. Por eso queremos confrontar cómo comienza, cómo transita su camino y cómo termina 16 años después.

A la vez, es una invitación a mirar tu propio arco de transformación, sin mega villanos pero sí con los súper poderes con que enfrentas tu vida cotidiana –que seguro los tienes.

Como vamos a referirnos a un buen puñado de películas, no nos detendremos en el argumento de cada una. Para ello dejo el enlace a la página del Fandom donde se describen.

Spoiler Alert: en algunos casos resulta inevitable destripar aspectos de la trama para explicar los cambios de Tony.

Los comienzos

Iron Man (2008)

“Visionario, genio, patriota americano, ha revolucionado la industria armamentista, creando nuevas armas inteligentes y robótica avanzada para defender la libertad y los intereses de Estados Unidos alrededor del mundo.”

Continuar leyendo «Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000”»

Tan súper heroicos como tú o yo

El Universo cinematográfico de Marvel

En el año 2008 los ejecutivos de Marvel Studios dieron un salto al vacío: trasladar el vasto mundo de sus comics al cine, creando un universo cinematográfico propio (el MCU) donde convivirían sus héroes y villanos.

No era la primera vez que se hacían películas sobre los titanes de Marvel, pero sí la la primera que el equipo liderado por Kevin Feige tendría el control total sobre la narrativa y la producción. La franquicia comenzó con Iron Man, personaje creado por Stan Lee, Jack Kirby, Larry Lieber y Don Heck. En ese momento no podían asegurar qué ocurriría.

La franquicia

Los resultados están a la vista, más de 20 películas (23 con Spider Man Far from Home al momento de esta entrada), un taquillazo tras otro y una cantidad impronunciable de dinero.

Una franquicia llena de efectos visuales, trajes alucinantes, villanos de todos los pelajes, sonidos de otra galaxia, mucha testosterona –recién en la tercera fase entran a protagonizar super heroínas y súpervillanas-, en general, producciones inmensas.

Pero para que este despliegue de medios sea realmente una experiencia visual y emocional para sus miles de seguidores, hay dos ingredientes que, unidos a lo anterior, han sido centrales: historias muy bien escritas y rodadas, y personajes con matices y gran carisma.

Las preguntas y la mirada

Más de algún lector estará pensando, “vale, han cosechado éxito, dinero, palomitas y cines rebosantes, y han congregado a muchas estrellas… Pero,

Spider man miraconatencion
¿Cómo le digo lo que siento por ella? Además su padre es… quien es. Y no lo puedo hablar con nadie

¿de verdad me vas a decir que hay algo que  aprender de un puñado de musculosos/as resolviendo –y creando- conflictos a patadas, puñetazos, martillos descomunales y rallos estelares?

La respuesta es, depende, si miramos con atención y nos hacemos preguntas reveladoras, seguro que sí. Continuar leyendo «Tan súper heroicos como tú o yo»