Envidia, ni tenerla ni temerla.

Amadeus

La vida, éxitos y excesos de Wolfang Amadeus Mozart (Tom Hulcevistos a través de los ojos del compositor Antonio Salieri. Su envidia enfermiza hacia el talento del músico austríaco lo llevan a culparse de su asesinato.

Amadeus cuenta la historia de una envidia abrumadora. Antonio Salieri (F. Murray Abraham) se encomendó a Dios para dedicarse en cuerpo y alma a la música, para ser el “elegido”, el preferido de la corte, marcar una época y ser recordado. Dentro de su limitado talento, todo va saliendo relativamente bien hasta que aparece un crío malcriado, volátil, hedonista e irresponsable pero capaz de crear las obras más sublimes sin demasiado esfuerzo (aparente), un portento de la música. Todo lo que un compositor podría desear. Todo lo que Salieri desea.

A partir de ahí, la vida del músico italiano da un vuelco, se obsesiona, poco a poco se transforma y pone su energía en destruir al “Amado de Dios”.

Definiciones

Entendamos un poco esta denostada e incómoda emoción y comencemos por sus definiciones. Según la Rae:

Envidia: 1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno. 2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.

Envidiar: 1. tr. Tener envidia de alguien o de algo, dolerse del bien ajeno. 2. tr. Desear o apetecer algo que tienen otros.

Amadeus envidia coaching
Yo y sólo yo puede ser el favorito del emperador.

Otra definición (Word reference) se refiere a ella como: “Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee.”

Como decía más arriba, la envidia está entre las emociones más desprestigiadas y mal vistas, pero también puede ser una fuente de aprendizaje y transformación.

Primero hay que distinguir las dos partes que contiene:

  • Por un lado el deseo de tener lo que otro posee, lo que en sí mismo no es algo perjudicial, salvo si te ata a lo que no tienes y te causa ansiedad el querer tenerlo.
  • La otra parte es la más dañina, la que mina la relación con el otro y con sí mismo: la tristeza y pesar por el bien ajeno.
Distinciones: envidia y admiración
envidia admiración coaching amadeus
Admirar u envidiar ¿dónde está la diferencia?

A partir de estas dos vertientes podemos establecer otra distinción: envidia y admiración.

Si hacemos la reconstrucción lingüística de ambas emociones encontramos que ante el mismo factor: el logro, la conquista o el bien que posee otro hay dos posibles reacciones:

En uno encontramos el pesar –tristeza o enfado- ante el logro ajeno. Digamos “sentirse mal” ante el bien ajeno, esto es envidia.

En la admiración o, como se le suele llamar, la envidia sana, nuestra reacción ante el bien ajeno no es de pesar, es de alegría, de respeto y aprecio. Lingüisticamente sería: “Me alegro de lo que has logrado, si yo estuviera en tu lugar, me gustaría haber alcanzado lo mismo que tú”. Esto es, permanece el deseo por lo que el otro posee, pero la reacción es la inversa.

En nuestra película, sería que Salieri, ante la evidencia del talento de Mozart, en vez de llenarse de pesar y odio, se hubiera alegrado de lo que oía y de su autor, aún consciente que nunca va a componer como él (como bien sabemos, si fuera así, no habría película o sería mucho más sosa).

Si no es mío, no será de nadie

Hay otro elemento de la envidia que es la que nos hace movilizarnos: como nosotros no tenemos lo deseado, entonces tú tampoco lo vas a tener. Esta es quizá la parte más destructiva, aunque sea a nivel del lenguaje sin compartir nuestros personajes. Pero en algunos casos sí se convierte en acción llevando nuestros esfuerzos a quitar al otro lo que tiene, o al menos, destruirlo.

El clásico comportamiento de “enlodar” los logros de alguien, denostar a su autor, rebajar el  mérito de lo realizado o las habilidades del hacedor, son parte de ese intento, a veces muy bien logrado, lograr que, si yo no poseo su bien, al menos el otro no pueda disfrutarlo.

coaching envidia amadeus miraconatencion
Tranquilo, que yo te ayudo… a consumirte.

Estas acciones son producto, de la rabia, incluso del resentimiento: la sensación de injusticia:  a mí las cosas no me van como yo deseo, por qué no tengo lo que ella o él sí tiene. En este aspecto se relaciona con otra emoción relacionada con lo que “pertenece a otra u otro”: los celos.

Salieri da un paso más, para destruir lo que Mozart posee, su talento, tiene que destruirlo a él.

¿Qué podemos aprender de la envidia?

La envidia, como todas las emociones, es un indicador, una guía sobre nuestra experiencia y juicios sobre el momento que vivimos. Si estamos conectados con el deseo de vivir mejor, hacer consciente lo que sentimos, por incómodo que sea, lo podemos usar a nuestro favor.

envidia mozart mira con atención
Vengo a por mi encargo. “Persona envidiosa no puede ser dichosa” (refrán)

Al identificar qué nos produce envidia, distinguimos las cosas o temas que nos interesan, lo que deseamos. El deseo puede funcionar como motor para ir hacia una vida más completa… o no.

Al hacer una reconstrucción de nuestra emoción, identificaremos qué es lo que el otro tiene que yo quisiera para mí, y esto puede ser una vía para empezar a actuar para lograrlo.

Conectar con el deseo perturbador nos permite iluminar la zona que oculta que a veces el contexto o circunstancias hacen imposible lograr lo que deseamos. Desde allí podemos hacer un proceso de aceptación que nos lleve a la tranquilidad (personalmente no creo en las corrientes que postulan que “puedes conseguir todo lo que pretendes”, ese todo, es peligroso y contraproducente).

Otro beneficio de este examen es ver que lo que está detrás del deseo por lo que el otro tiene esconde un anhelo más profundo, un sentimiento inespecífico: tras mi querer, por ejemplo, el trabajo de otro, se esconde la necesidad “de ser reconocido, respetado –por los colegas, los miembros de mi familia…-; ser alguien…”. Esto nos abre nuevas puertas de exploración y otras posibles acciones.

¿Y qué pasa con Mozart?

La otra cara de la moneda es qué pasa si soy yo quien produce envidia en otras personas.

Para mirar este aspecto, echo mano del refranero popular:

coaching miraconatencion envidia
“Más vale ser envidiado que envidioso” dice el refrán.
  1. Quien nada vale, nadie envidia”; “la envidia sigue al mérito como la sombra al cuerpo”. Si alguien tiene envidia de ti, sería porque “algo estás haciendo o algo tienes” que otro desea.  ¿Qué hago con ello? Puede ser un indicador de estar actuando en buena dirección, u obteniendo algo deseable. Pero, hay que mirarlo con atención, porque ¿lo estás haciendo bien según quién? Estaríamos valorando nuestros logros o bienes a partir de un juicio externo, no desde mi fuero interno. Si no tenemos claro aquello, podemos sentirnos presos de los juicios y emociones del otro.
  2. “Si tu envidia callaras, tu vecino no te envidiara” o “Más te debes guardar de la envidia de un amigo que de la emboscada de un enemigo”. Estos refranes conectan con el temor a ser envidiado, lo cual puede ser un factor inmovilizador, un juicio que nos inhibe para conquistar nuestros objetivos. En ocasiones, a  partir de juicios primarios como “no molestar a los demás, no incomodar o no destacar para no generar animadversión” caemos en la trampa de la parálisis para contentar o al menos no ser mal recibidos por a los demás.

Quizá la vejez de Salieri hubiera sido más pacífica si hubiera puesto en práctica el dicho: “Envidia, ni tenerla, ni temerla”, pero no tendríamos la historia de Peter Schaffer.

coaching admiración miraconatencion
“La envidia, dice el autor, es martillo destructor” (refrán)
Mira con atención

¿Qué reacciones te genera saber que otro logra algo que tú deseas? ¿Cómo actúas, o piensas, a partir de constatar ese hecho?
¿Puedes usar la envidia como un indicador para tu bienestar o te atrapa en el resentimiento?
¿La idea de no ser envidiada/o ha influido en tu modo de emprender un proyecto o adquirir un bien deseado?

Amadeus (1984) 

Guion: Peter Shaffer
Director: Milos Forman
Con: F. Murray AbrahamTom HulceJeffrey Jones entre otros.

El dilema de Isabel II: tradición, cambio y compasión

The Crown (T1) parte 2

En la entrada anterior hablamos de la dificultad para adaptarse a los cambios de época que muestra el Primer Ministro Wiston Churchill, el héroe que se niega a aceptar que sus tiempos, al menos frente al gobierno, han pasado.

Veamos ahora cómo viven los miembros de la casa real, “sus altezas” los avatares propios de ser parte de una institución centenaria e inmutable.

Según se repite una y otra vez a la novata reina y a su rebelde hermana Margarita, la imperturbabilidad y el apego a la tradición es lo que ha hecho que la corona perdure y sea la fuente de estabilidad del Reino Unido. Los momentos en que alguno de sus miembros ha antepuesto su propia autonomía es cuando todo se ha visto amenazado, especialmente cuando su tío Eduardo VIII decide abdicar para seguir los dictados de su corazón.

El trabajo más duro de la soberana

Uno de los tópicos que repiten como un mantra a la joven reina es que su principal tarea es no hacer nada. La anciana reina María le insiste:

“Hacer nada es el trabajo más duro. Y va a requerir toda la energía que tienes. Ser imparcial no es natural, no es humano”.

Sentimientos, consuelo.
A ver quién desafía al Primer Ministro

La versión original de la serie House of Cards, la británica, nos regala en su segunda temporada un ejemplo muy gráfico de esto. En esta entrega, que se llama en rigor To Play the King, el ficcionado rey ve con horror las injusticias que sufre su pueblo y cree en la necesidad de modernizar el estado en pro de los súbditos. Tomar partido por esta causa lo lleva a una lucha frontal contra el todopoderoso Primer Ministro conservador Francis Urquhart (Ian Richardson ) –el homólogo de Frank Underwood (Kevin Spacey) en la versión americana-.

El rey rompe la regla de oro y se da de bruces contra el maquiavélico Urquhart. Viendo los capítulos le damos la razón al rey (Michael Kitchen), conectamos con él porque es empático, porque es compasivo con su gente. Pero la falta de escrúpulos y astucia del líder de los Toris se imponen. Aunque quizá es el precio que paga el buen rey por salirse del guión ancestral, lo contrario a lo que hace Isabel II. Continuar leyendo “El dilema de Isabel II: tradición, cambio y compasión”

Los tiempos cambian, el primer ministro no.

The Crown. Temporada 1

The Crown es un drama histórico que encarna el choque entre lo antiguo y lo nuevo. Lo que hasta ese momento “se ha hecho así” y ha dado resultado. Pero los tiempos cambian, el paradigma de lo que ha sido hasta ese momento Reino Unido se ha transformado. Los protagonistas no siempre están en condiciones de verlo y actuar de acuerdo a ello.

Argumento

The Crown narra los conflictos políticos y la vida íntima de la familia real durante el reinado de Isabel II (Claire Foy) y los eventos que marcan la segunda mitad del siglo XX en Reino Unido… y más allá.

Personalmente lo que más me atrae de esta serie es el encuentro, y pugna, entre el mundo político y el orden mundial con la institución de la monarquía. Para mí, esta arista relacionada con el poder me cautiva más que la tramas relacionadas con los romances o las cuitas entre los miembros de la casa Real.

El trono, la corona… el poder
The crown paradigma ceguera
La boda (de la mano de Jorge VI, el mismo del Discurso del Rey)

Pero hay que decir que en esta serie todo está relacionado con el PODER. La parte del relato que cuenta sus dramas personales también está supeditada a la institucionalidad política o monárquica. Si se obvia el vínculo con el poder y la tradición no se entiende el frustrado romance de la Princesa Margarita (Vanessa Kirby) con Peter Townsend (Ben Miles) o la sensación de castración que experimenta Philippe Mountbatten, Duque de Edimburgo, “el consorte” (Matt Smith).

Pero quien quizás se lleva la palma en esta confrontación constante entre las formas y métodos tradicionales con los que se precisan en la nueva época, es Wiston Churchill, encarnado por John Lithgow.

Don Winston

El experimentado político, héroe y motor de la estrategia militar durante los duros días de la segunda Guerra Mundial, le cuesta ver y aceptar que el Reino Unido ya no es el imperio que fue, que el escenario que se ha abierto tras el conflicto mundial y la Guerra Fría es totalmente diferente.

Gran Bretaña ya no es el actor protagonista, es ahora un intérprete de soporte, importante sí, pero no la estrella de la obra.

Más aún, no logra ver, y si es que lo ve no lo puede aceptar, que los ingleses han cambiado, que los desafíos sociales son otros y para ello necesitan de nuevas maneras de ejercer la política. Continuar leyendo “Los tiempos cambian, el primer ministro no.”

¿Qué te pierdes pensando sólo en unos y ceros (1 / 0)?

Steve Jobs

¿Si hubieras creado el Iphone, el Ipod, y el IMac serías una buena persona?

Steve Jobs fue una persona real, para muchos un líder, un visionario. Las creaciones de su empresa han gatillado cambios fundamentales en la forma de comunicarse, de trabajar y de entretenerse para una buena parte de la sociedad, independientemente de si pueden o no comprar un producto de Apple.

Aquí vamos a hablar de Steve Jobs la película dirigida por Danny Boyle y protagonizada Michael Fassbender. No nos referiremos a su biografía ni a los inventos de Apple ni a datos reales o al mito.

El film no es un biopic “al uso”, de esos que dan un repaso de buena parte de su vida. “La historia se sitúa en los minutos previos al lanzamiento de tres productos icónicos en la carrera de Jobs -desde el Macintosh en 1984 hasta el iMac en 1998.  Steve Jobs nos lleva detrás del escenario de la revolución digital, a través de un retrato íntimo del hombre que estuvo en el epicentro de ésta”. (IMDB).

Lo interesante de como está contada la historia es que a pesar de centrarse aparentemente en su actividad profesional, da cuenta de aspectos fundamentales de su esfera personal. Retratados quedan su modo de ejercer la paternidad y la relación con la madre de su hija y, a la vez, habla del modo en que interactúa con sus empleados, colaboradores cercanos o su socio de toda la vida. Continuar leyendo “¿Qué te pierdes pensando sólo en unos y ceros (1 / 0)?”

Narcos. El poder del poder

¿“Una crónica de las hazañas criminales del rey de la droga colombiana Pablo Escobar.” Y los esfuerzos por detenerlo. (Netflix)

¿Qué podemos aprender del más peligroso y temido narco?

¿Puede su forma de actuar hacernos pensar sobre nuestra propia vida?

Antes mirar con atención la serie NARCOS, aclaro que voy a comentar la ficción de Netflix y no la vida de la persona real-histórica de Pablo Escobar (1949 – 1993). Si bien la serie está inspirada en su vida, no es lo mismo referirme a sus acciones y las consecuencias de éstas, que al personaje interpretado por Wagner Moura.

Me llama mucho la atención de Pablo Escobar, su ambición desmedida, su terquedad, su crueldad y la voluntad de hierro para lograr que lo quiere.

Continuar leyendo “Narcos. El poder del poder”