Cómo reconocer el resentimiento (y salir de él) Traispotting (y T2)

resentimiento
Dolor y enojo retenidos, enfriados y cronificados

La anterior entrada hablaba del resentimiento y el deseo de venganza en Trainspotting 2, cómo, después de veinte años, el regreso de Renton a Edimburgo nos muestra que las heridas no se han sanado ni las afrentas olvidadas.

Dado que el resentimiento es un estado de ánimo recurrente en muchos de nosotros y que su sola presencia nos ata a una experiencia concreta durante mucho tiempo, he querido profundizar en este tema, centrándome con detalle en cómo sería la línea de pensamiento de Sick Boy (Jonny Lee Miller) y Begbie (Robert Carlyle) ante lo ocurrido con su “ex” amigo Renton (Ewan McGregor).

Brevemente, recordemos que al final de Trainspotting, Renton se lleva el dinero de un negocio que habían hecho entre los cuatro. Ese dinero le sirve para rehacer su vida y abandonar la heroína. Al comienzo de la segunda parte, vuelve a Edimburgo y se re encuentra con sus ex compañeros.

Estructura lingüística del resentimiento

En coaching ontológico se le llama a este ejercicio “reconstrucción lingüística de las emociones y estados de ánimo”.

Para realizar esta reconstrucción, te invito, amable lector, a ponerte en la piel de estos dos jóvenes escoceses para imaginar cómo han sido sus conversaciones interiores, las que tienen y han tenido con sí mismos.

Paso a paso cómo se construye el resentimiento

El discurso que sustenta el estado de ánimo del resentimiento se despliega de la siguiente manera:

  1. Afirmo que ha sucedido un hecho concreto (lo llamaremos variable X): “Renton se fue sin que decir nada con todo el dinero que nos correspondía a los cuatro por el trabajo que habíamos realizado en conjunto”.
  2. A mi juicio, esta acción (X) significa un incumplimiento del compromiso que teníamos: “Habíamos acordado que se repartía entre los cuatro en partes iguales”.
  3. Juzgo que este hecho (X) me ha causado un daño irreparable y ha coartado mis posibilidades actuales y para el futuro: “Ese dinero lo usaría para mi provecho y no he podido usarlo de la forma que yo había deseado. Mi historia no ha sido la que pudo ser si hubiese podido disponer de mi parte del botín”.
  4. Juzgo que ha sido una injusticia: “Lo que ha hecho mi ex amigo es tremendamente injusto” (seguro que Sickboy y Begbie lo dirían de un modo menos educado).

    Trainspotting resentimiento
    Ya verás cómo me las vas a pagar
  5. Declaro que A (la persona o grupo de personas o la humanidad en sí misma) es responsable de dicho daño: “Sólo hay un único y exclusivo responsable: el hijo de… de Renton”.
  6. Opino que no puedo hacer nada para que A repare el daño que me ha ocasionado: “Renton se ha ido lejos y no tengo cómo ubicarlo por tanto no es posible reparar el daño que me ha ocasionado”.
  7. Declaro que esto es injusto: “Todo esto es miserable e imperdonable”.
  8. Declaro que en algún momento A pagará por lo hecho: “Si vuelvo a ver a ese desgraciado, va a tener que pagar por el robo, no sólo el dinero sino de un modo que sufra por lo que me ha hecho sufrir”.

Podemos identificar las estrategias que ambos personajes tienen en caso de encontrárselo: Sick Boy urde un plan para involucrarlo en un negocio y luego irse con todo lo que consigan dejándolo en la estacada. Bebbie, más brutal, va directo al cuerpo, buscando la destrucción total de su oponente, o sea, cargárselo.

Abandonar el resentimiento
Resentimiento Trainspotting
Eran otros tiempos, otras experiencias, otras lealtades.

Una vez desentrañado el discurso que subyace a nuestro resentimiento, podemos atrevernos a explorar la manera de cambiar de estado de ánimo. La manera de hacerlo es conectando con el estado opuesto: la aceptación y la paz.

Este estado de tranquilidad emocional significa vivir en armonía con las posibilidades que se nos han cerrado, no hablamos de negarlas, lo contrario, aceptar la pérdida que no está en nuestras manos cambiar.

En este vía hay dos caminos: el perdón o la reclamación. En nuestro caso, examinaremos la vía hacia el perdón.

El camino de la aceptación
  1. Aceptar las posibilidades que se han cerrado: “Acepto que ese dinero no lo pude tener y no he podido usarlo como hubiera querido”. “Acepto que confié en un amigo y él no cumplió su compromiso“.
  2. Acepto las pérdidas de lo que no está en mis manos cambiar: “No fue posible evitar que él se llevara el dinero (porque de hecho se lo llevó) y esto me ocasionó un daño irreparable”.
    En este punto quiero detenerme porque es habitual quedarse dándole vueltas a “si me hubiese despertado en el momento que se iba; si me hubiera quedado toda la noche despierto para vigilarlo, si…” todas los pensamientos sobre las posibles acciones que no se hicieron o se hicieron mal son inútiles y no nos ayudan a la aceptación: “lo hecho, hecho está”.
  3. Aceptamos que se puede cambiar lo modificable –si lo hubiera-, sin el lamento amargo e inútil de lo que no podemos cambiar. En este caso, sólo puedo cambiar mi actitud y mis pensamientos, no puedo modificar los hechos que ocurrieron hace veinte años.
    Resultado de imagen de trainspotting 2 sick boy

A partir de esta búsqueda de armonía puedo dar el paso a perdonar, liberándome del yugo que me ancla al pasado.

Ahora bien, si Sick Boy y Begbie hubiesen hecho el ejercicio de aprender a aceptar y perdonar estarían en paz con ellos y con su historia… pero no habría película. No olvidemos que las películas necesitan conflicto y el perdón es contrario al conflicto.

Mira con atención

Si buscas en tu interior ¿puedes identificar situaciones que te hayan producido un daño y reconstruir lingüísticamente tu resentimiento? ¿Cómo sería tu proceso para encontrar la armonía, aceptar y perdonar?

¿Actualmente estás anclado a una persona o grupo de personas –o la humanidad entera- por un hecho que juzgas que te ha hecho daño?
¿Estás dispuesta a hacer el camino de la aceptación?

Trainspotting Imdb

(Este post recoge conceptos de la Ontología del Lenguaje de un documento realizado por Miriam Ortiz de Zárate. Lamentablemente no tengo información sobre el sitio desde el cual fue tomado. Disculpas a la autora).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *