Navegar de la certeza a lo desconocido.

The Truman Show (parte II)

We accepted the reality of the world with wich we are presented. It’s as simple as that. (Aceptamos la realidad del mundo que nos presentan. Tan simple como eso).
Christof

En la entrada anterior hablamos sobre los límites de nuestro mundo, lo abierto que estamos a conocer otras realidades.

En esta entrada hablaremos de qué ocurre cuando Truman comienza a sospechar de lo que ocurre a su alrededor y cómo ésto lo lleva a cumplir su sueño de explorar.

El paraíso de Seaheaven (el pueblo)

Nuestro protagonista ha vivido toda su existencia en este entorno controlado, en este aislamiento al cual lo ha sometido Christof. Su vida es aparentemente feliz, su habitat es amigable, sus vecinos adorables y no tiene grandes problemas más allá de que caigan focos sobre la calle, lo cual en sí mismo es raro, pero hay cosas peores.

La duda y el saber paralelo

Dentro de lo que es su realidad, todo está -aparentemente- en orden. Pero ve señales en su entorno que lo llenan de extrañeza. Poco a poco le invade una sensación “raruna”: todo gira en torno a él, cuando decide romper lo predecible, “cuando improvisa”, se encuentra con situaciones realmente extraordinarias.

truman Show salir del confort
Sylvia, su recuerdo, el deseo de salir a explorar.

Lo que para cualquiera serían síntomas de paranoia (un saber paralelo en que conocemos cosas que están ocultas y tenemos certezas sobre lo que no se dice) en su caso son dudas razonables, no es él el “anormal”, lo es su entorno.

El principio del fin

Todo comienza cuando un día cualquiera aparece su padre -desaparecido hace más de 20 años cuando se “ahogó” en el mar-. Un día cualquiera aparece vestido de mendigo y lo aborda. Rápidamente los que están alrededor sacan del medio al andrajoso padre y tratan de restablecer la normalidad. Pero dentro de Truman ésta ya no se restablece.

Esta inquietud hace que empiece a tirar del hilo y a hacer cosas distintas a las habituales, comprobando que las reacciones a su alrededor responden sospechosamente con exactitud a sus actos. Estas dudas parece que lo van a llevar a la locura y todo parece salirse de madre. Con maestría Christof hace volver al padre, ahora sí y de verdad, con una puesta en escena de lo más dramática.

Aceptamos la realidad sin cuestionar

Tras la crisis, entrevistan a Christof, el creador, quien preguntado sobre por qué es la primera vez que el protagonista sospecha de lo extraño que es ese mundo, él responde: “Aceptamos la realidad del mundo que nos presentan. Es tan simple como eso.”

¿Cuando te miras al espejo qué ves?

Estamos acostumbrados a aceptar que el mundo es como es y “las cosas son como son”. Estamos programados para ello, quizá es una forma de supervivencia, de adaptación.

Pero puede no serlo. De hecho, si el mundo ha cambiado es porque hay personas que han creído que no tiene por qué seguir siendo como ha sido hasta ese momento.

Nuestro mundo personal también puede seguir siendo como hasta ahora porque “siempre ha sido así” o, en el caso nuestro, “por que yo SOY así”.
He ahí uno de nuestros grandes frenos para cambiar o tomar acciones que mejoren nuestra calidad de vida y de relaciones.

¿Aceptación o resignación?

No es obligatorio que todo cambie. Lo hemos hablado en otras entradas, la aceptación es una opción muy saludable para encontrar la paz y tranquilidad. Pero hay que tener consciencia que se trata de hechos que no podemos cambiar, aquellos que están más allá de nuestra capacidad de intervención. Diferente es cuando hay algo que sí depende de mí, que deseo un cambio y no lo hago. Nos podemos refugiar en la aceptación, lo que realmente hago es esconderme en la resignación.

Truman Show. Atreverse a navegar
Navegar o quedarse.

La resignación, que también es un estado de ánimo para la acción, se describe como esa condición en que habiendo un deseo de cambio y habiendo posibilidades de hacerlo, por una u otra razón -principalmente aunque no excluyente, miedo o pereza- no lo hacemos.

Truman se da cuenta que no está a gusto con el mundo que lo rodea y decide, a pesar de los muchos obstáculos que le vienen encima, dar el paso, literalmente embarcarse en la transformación de su vida.

El salto es muy arriesgado: desde un mundo de certezas a un terreno desconocido donde no todo esté controlado.

La médula de la historia de Truman no es -solamente- la exposición mediática de su vida y los límites de la telerealidad, lo que articula el argumento es la tensión entre la certeza y la incertidumbre.

Truman elegir el cambio
Es el momento de elegir. ¿Subes la escalera o no subes? ¿píldora azul o roja?

El épico final enfrenta cara a cara al héroe con el padre/creador debiendo elegir entre libertad -con todos sus costos- o seguridad. Opta por la inseguridad de un mundo amplio por sobre la comodidad de una vida pequeña.

Mira con atención

¿Cómo diferencias en tu vida lo que tienes que aceptar de lo que te estás resignando?
¿Libertad o seguridad? ¿Por cuál optas? ¿O en qué áreas de tu vida eliges cada una?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *