La ambición de Mozart en la filarmónica de Nueva York

Mozart in The Jungle

El director, los músicos y directivos de la Filarmónica de Nueva York buscando la excelencia en la interpretación, cotilleando y nadando entre la burocracia y la ambición.

He descubierto esta joyita de serie al “contratar” el mes de prueba de Amazon Prime con el bonus de su plataforma de vídeo. Desde el primer capítulo me atrapó la historia y sus protagonistas.

Es una apuesta muy arriesgada, de esas que parecen imposibles y que muestra que –como decía un amigo sobre los negocios –”toda historia es buena si está bien contada”. Un tema en apariencia poco masivo, asociada a la elitista música clásica y el devenir de una orquesta sinfónica, se transforma en una narración que te atrapa con personajes que enamoran.

En pleno corazón de NY, por sus capítulos fluye la creatividad, la excelencia, el genio y la excentricidad; mezcladas con sus problemas cotidianos (en la segunda temporada están a punto de ir a la huelga) y, como no, sus mezquindades y rencillas.

Los protagonistas

Rodrigo, el director (Gael García Bernal): Dicen que está Loco, él lo corrobora y se enorgullece por ello. Es innovador, trae aire fresco y su lema es “Toca con sangre”.

Hailey, (Lola Kirke) la joven que toca el oboe (¿cómo se dice oboeista?), un poco ingenua y ambiciosa. Su sueño es tocar en la filarmónica, tiene taleno pero aún le falta mundo (y contactos).

Cyntia, Saffron Burrows la celista que viene de vuelta. Dicen que renunció a ser la mejor cellista de NY (¿falta de ambición?). Está enredada con el poderoso director saliente, pero la relación ya está en las últimas.

https://i2.wp.com/yofuiaegb.com/wp-content/uploads/2016/05/Malcolm-Alex.jpg?resize=329%2C185
Malcolm, ¡Cómo hemos cambiado!… o no.

Y Thomas, como no, Malcom Macdowel encarnando al estricto veterano director, esconde un lado amable y entusiasta sumergido bajo años de patriarcado musical. Confieso que no puedo olvidar a su personaje en la Naranja Mecánica.

Lo que hay tras la historia

A lo largo de la primera temporada, la tensión entre el antiguo y el nuevo director es evidente e inevitable. Dos estilos, dos generaciones que se enfrentan, pero pueden verse como la misma persona en momentos diferentes de la vida.

filarmónica de nY y ambici´n
El libro.

La serie se basa en el libro Mozart en la Jungla, Sexo, Drogas y Música clásica.

Pero en los episodios los excesos son bastante medidos.  Un poco de droga, algo de sexo, recatado en la forma de mostrarlo y sí, mucha, mucha música clásica, lo que lejos de hacer perder el interés, lo aumenta.

La ambición

Lo que mueve a esta historia y sus personajes es la ambición. Es una historia de ambición. ¿Pero cómo gente simpática, artistas, sensibles, buen rollo… la mayoría, van a ser ambiciosos?

Es que la palabra ambición está un poco denostada, veamos las definiciones de la RAE:

1. f. Deseo ardiente de conseguir algo, especialmente poder, riquezas, dignidades o fama.

2. Cosa que se desea con vehemencia. Su mayor ambición es vivir en el campo.

Lo que más hemos oído y grabado en nosotros es la primera de las definiciones: “búsqueda de poder, riquezas, dignidad o fama” y eso, para bien o para mal, nos produce picor (a muchos). Pero si leemos la segunda, se nos abren muchas posibilidades, entendiéndola como querer vivir más plenamente, estar en un lugar -físico o emocional- más satisfactorio, un deseo de mejorar.

¿Qué hacemos con la ambición?

La Ontología del Lenguaje la incorpora como uno de los cuatro estados de ánimo para la acción, el que te mueve a transformar las cosas, aceptando lo que no se puede cambiar y abrazando el cambio de lo que está en nuestras manos.

https://i1.wp.com/www.macleans.ca/wp-content/uploads/2016/01/MAC05_MOZART_IN_THE_JUNGLE_FEATURE01.jpg?resize=257%2C257
Viene bien comenzar desde la calle.

 

Otra forma de llamarlo, quizá para suavizar la connotación negativa es entusiasmo (“adhesión fervorosa que mueve a favorecer una causa o empeño”).

La ambición/entusiasmo es un motor, nos lleva a dirigir nuestra acción hacia algo que deseamos.

Ejemplos de ambición en el sentido que nos referimos aquí, los podemos encontrar en nuestra vida o de quienes nos rodean: conseguir un trabajo anhelado, una casa que nos inspire, una relación que nos llene de satisfacción. Y, a su vez, el entusiasmo nos permite, una vez logrado, cuidarlo y mejorarlo todavía más.

La ambición puede volcarse a nuestro vínculo con los demás, hay quienes buscan dar bienestar de los que nos rodean, familia, amigos, compañeros de trabajo; una comunidad o a personas desconocidas que necesitan ayuda.

Ahora, hay un punto en el que tenemos que tener precaución, tras haber conseguido algo muy querido, pasar a desear más y más y más, convirtiendo el deseo en insatisfacción. Hay que estar alertas.

Mozart in the jungle Ambition
A veces la inspiración viene del modo más inesperado

La invitación es integrar la ambición como parte de tu repertorio personal, abriéndote a este estado de ánimo sin sentirte ruin, codicioso ni egoísta.

Mira con atención

¿Cómo conectas con la ambición? ¿Cuáles son los juicios que tienes respecto a la ambición/entusiasmo? ¿Sientes que es legítima tu ambición?

¿Con cuánta facilidad te vinculas con tus deseos, con la posibilidad de tener una vida mejor, perfeccionarte, llevar una vida más armónica o lo que sea que quieres?

Déjanos tus comentarios, gracias.

Mozart in The Jungle (Serie de TV, tres temporadas)
Mozart y la ambición
Ficha técnica

Dónde verla: Amazon Prime Video

Creada por: Roman Coppola, Jason Schwartzman, Paul Weitz

Con: Gael García Bernal, Lola Kirke, Saffron Burrows, Malcom MacDowell entre otros.

IMDB  FilmAffinity

Si quieres saber algo más de la serie: conversaciones con los autores (en inglés)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *