Claves para distinguir lo real de lo falso (no hay)

El show de Truman

¿Qué es el mundo? ¿Cómo es la “realidad”? ¿Qué hay más allá de los límites de mi entorno? Estas son algunas de las preguntas que nos podemos hacer tras ver la historia de Truman Burman. El argumento se enraíza en la ancestral “alegoría de la caverna” de Platón: personas encadenadas sólo ven las sombras proyectadas del exterior, ésa es su realidad.

La historia

(Trailer en Inglés. Si quieres una versión en español: Trailer en español)

“Un vendedor de seguros descubre que toda su vida es, y ha sido, un programa de televisión” (IMDB)

Desde su nacimiento, la vida de Truman ha sido grabada minuto a minuto.  Los seguidores del programa han visto cada etapa de su existencia. Su idílica ciudad es un gran plató/estudio de televisión con miles de cámara pero con una peculiaridad: cualquier salida de ésta está bloqueada.
Toda su vida va sobre ruedas, hasta que un día…

La tele realidad

Los años ’90 acababan y los programas de “tele realidad” aún no inundaban nuestras televisiones. Para algunos la sola idea de estar grabando seres humanos todo el día nos resultaba abrumadora e irreal. Ahora sabemos que es posible y rentable.

A partir de estos datos, la primera reflexión es sobre nuestro deseo de conocer la vida de otros. Gracias a los rayos catódicos  este impulso por entrar en la intimidad ajena y sus interacciones se ha institucionalizado y envasado permitiéndonos cumplir el deseo pero, muy importante, sin vernos involucrarnos en ello, sin arriesgarnos en la relación.

Aceptémoslo: si existen los realitys es porque es parte de nuestra naturaleza. Los juicios sobre esta condición humana y los programas que lo exprimen te los dejo a ti.

Un mundo fantástico
lo real y lo falso en Truman Show
¿Papá?

Christof (Ed Harris) es el creador del mundo de Truman, es una especie de padre y dios que controla cada momento y rincón de su existencia. Ha elegido los padres, diseñado su vida, su entorno y sus interacciones.

Ha forjado una burbuja donde está todo -casi todo- calculado. Un mundo en sí mismo, a pesar de no ser el mundo. En esta gran pompa los edificios son de cartón piedra, las personas se mueven coreográficamente, el día y la noche es controlado con luces. Todo los artefactos que usan en casa son product placement (formas de publicidad integrada en el programa). En la ciudad de Truman todo es falso… o no.

Lo verdadero y lo falso
Lo real y lo falso Truman Show
Mi amor, no te compliques, ahora tenemos el exclusivo cuchillo Chef’s Pal

El juicio sobre lo verdadero y lo falso parece que es unívoco, pero si lo miramos con atención es bastante más ambiguo de lo que creemos:
– ¿Seaheaven, la ciudad de Truman, para quién es de verdad, para quién es falsa? Para Truman, es su mundo, por tanto es real.
– Para nosotros los espectadores de la película, Seaheaven y todo lo que implica es falso.
– En un terreno intermedio, dentro de la ficción, los espectadores que ven el Show de Truman, saben que es una tierra inventada, una producción audiovisual, pero con un protagonista “real”. Pero estos seguidores siguen el programa, como si fuera verdad.  Eligen creer que es verdad como la mayoría de los espectadores de un reality.
– Hay más matices, los supuestos habitantes de Seaheaven, actores y figurantes, saben que están participando de un montaje, pero el protagonista, con quién interactuan lo vive como una realidad, por tanto ellos son también “reales”.

“Nada es falso. Sólo está controlado”. (Marlon, el mejor amigo de Truman)

Nuestro propio Seaheaven
Truman Show. Lo real y lo falso
La ficción puede incluir incluso una luna.

Aunque El Show de Truman es una fábula, puedes preguntarte si tu “mundo real” no tiene algo de Seaheaven, un mundo aislado del resto del mundo.

Nuestro mundo puede ser como el de Truman si vivimos encerrados en nuestras creencias. Para evitar que quiera viajar, al protagonista no le hablan de lo vasto que es el mundo. Y lo que le muestran es que fuera de su pueblo todo es amenzante, caótico, “Quién va  a querer tomar un avión” es una de las frases recurrentes de los supuestos medios de comunicación a los que tiene acceso. La idea es que tema irse de su entorno para que el programa siga en emisión.

Un poco al modo de The Village (El Bosque / La aldea) de M. Night Shyamalan. El bosque que rodea al pueblo está plagado de seres que aterrorizan a los habitantes de forma que nadie se atreva a cruzarlo. En el caso de Truman, se intenta que ese bosque sea su propia ignorancia.

Hoy, con las redes sociales e internet pensamos que automáticamente estamos conectados con el resto del mundo, que interactuamos con la diversidad. Pero rascando, la evidencia es que los “internautas”, o sea nosotros, visitamos más o menos las mismas webs cada día, miramos los mismos periódicos, seguimos en Twitter y otras redes a los que piensan como nosotros, afirmando nuestras creencias.

Truman vive dentro de su caverna, su mundo de ilusión, pero en él subsiste la duda y un día decide salir de la cueva en que ha vivido. ¿Tú te atreves a salir?

Lo falso y lo verdadero Truman Show.
¿Vivir dentro o fuera de Seaheaven? Esa es la pregunta.
Mira con atención

¿Cuán amplio es el mundo que te rodea? ¿Vives en un controlado Seaheaven o en un territorio abierto sin límites?
¿Cuál es tu respuesta respecto a lo verdadero o falso?

The Truman Show (1998) Lo real y lo falso en Truman Show

Guión: Andrew Niccol
Director: Peter Weir
Con: Jim Carey, Ed Harris, Laura LinneyNoah Emmerich

Truman Show continuara…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *