Obscurus: el dolor de reprimir la magia.

Ahogar el desarrollo de un talento, habilidad, competencia o interés en un niño o niña, aunque pensemos que es «por su bien», sólo genera frustración y tristeza. Las ansiedades que como adultos sentimos frente al mundo, no pueden ser motivo para reprimir la magia.

Animales Fantánsticos y Dónde Encontrarlos

La saga de Harry Potter me pilló crecidito por lo que no soy un gran seguidor. Pero hace unos días, me senté con mis hijos a ver esta precuela de la obra escrita por J.K. Rolling y he encontrado un concepto valioso que quiero compartir aquí.

Esencialmente, la peli va de Newt Scamander (Eddie Redmayne), un despistado mago inglés, que desembarca en N.Y. siguiendo el rastro de animales míticos que vagan sueltos por la ciudad. Con devoción y mimo los captura y mete en su maleta mágica para rehabilitarlos. Pero, no sé muy bien por qué, su valija no tiene una correa para evitar que se abra, escapándose los que ya tiene dentro y causando conmoción.

Dentro de la trama de magos, ministerio de magia, personajes encubiertos que no son lo que dicen ser, Nomaj (humanos sin poderes) y las creaturas que dan nombre al film, lo que más llamó mi atención fue la presencia de un destructivo Obscurus . Como padre y formador creo que poner la mirada en él, nos da pistas muy significativas sobre nuestro rol de educadores.

La energía reprimida

Según explican los personajes, un Obscurus es la energía reprimida de un niño mágico (conocido como Obscurial). Es descrito como una fuerza «sombría» y «parasitaria».

Esta energía se manifiesta como una entidad que estalla con furia violenta y destructiva, adoptando el aspecto de humo negro, como el ser que atormenta  a los náufragos aéreos de Lost.

¿Cómo se originan?

Cuando un niño o niña maga, sufre abuso físico o psicológico por su condición mágica y por el temor a ser perseguido por muggles (los que no tenemos magia), se ve obligado a reprimir su talento, llegando a creer que en realidad no lo tiene.

Su poder se vuelve destructivo y acaba en la muerte del frustrado niño o niña. Según la información que tienen, los obscurus no pasan de los 10 años de edad-pero se han encontrado algunas excepciones.

Nos dice Newt Scamander:

Antes solían haber más Obscurus, pero aún existen. Antes que los magos tuviéramos que escondernos, cuando todavía éramos perseguidos por Muggles, en ocasiones, los jóvenes magos y brujas  intentaban suprimir su magia para evitar ser cazados. En vez de aprender cómo dirigir y controlar sus poderes, ellos se convertían en lo que llamamos Obscurus.

Reprimir la magia miraconatencion(Perdonad la digresión, pero se parece bastante a lo que le ocurre a Elsa de Frozen)

¿Qué tiene que ver conmigo?

La posibilidad que tengamos una hija o hijo mago o bruja es ínfima –estadísticamente, la mayoría de lectores de este blog son muggles-. Pero seguro tenemos en nuestra familia talentos que necesitan desarrollarse y florecer. Pero como madres y padres nos podemos encontrar con que esos «poderes» resulten contrarios a nuestras expectativas o, abiertamente, nos produzcan incomodidad, incluso rechazo.

Reprimir la magia crea obscurus
Credence crece en un entorno de represión, miedo y sospecha.

Pero intentar ahogarlos, como la magia de los obscurus al final lo que causará es dolor. No estimular sus aptitudes, favoreceremos un sentimiento de frustración, enfado y, muchas veces, miedo y baja autoestima.

El rabia se acumula a partir de la percepción de estar viviendo una injusticia: la de no sentir que no se me valora por lo que soy, y se me exige a partir de las expectativas parentales.

«Es por su bien, tiene que salir preparado para enfrentar el mundo»
Sacando «lo mejor de ti»

Producto de nuestros juicios sobre la necesidad de subsistencia económica o integración social “normal” (¡1, 2, 3, defina normal!), creemos necesario inhibir ciertas aptitudes que no nos parecen adaptativas. Algunos ejemplos:

– Hijas o hijos demuestran «demasiado» interés y capacidades por disciplinas artísticas. Tememos que no puedan vivir de ello o que entren en un mundo de voluptuosidad  emocional que solemos asociar a “los artistas”. Que, incluso si tiene éxito y puede vivir de su trabajo, esté expuesto a “tentaciones” que lo lleven por el mal camino (¡1, 2, 3, defina “mal camino”!).

Arte, ciencias, mucha sensibilidad… Hay que hacer de él un chico duro

– Un alto interés por las ciencias puras. Estamos condicionados por la idea de que tienen poca salida profesional o que es un mundo “poco práctico”. A la vez, tememos que sufran un aislamiento social o que sean unos bichos raros (afortunadamente la serie The Big Bang Theory, con humor ha normalizado a doctores e investigadores).

– Nuestra capacidad de crear Obscurus no se limita a los casos anteriores. Un rótulo  habitual en la escuela y la familia es “niño/a difícil”. Cuando su comportamiento es inusual o dan respuestas demasiado independientes a los requerimientos adultos, los etiquetamos como “conflictivos”. Paso siguiente, disciplinarlos para que se «porten bien» en vez de buscar cómo canalizar su iniciativa e incluso la agudeza de su ingenio.

No es la manera más honrada de ganarse la vida, pero puede ayudar.

– Otros rótulos habituales: “hiperactivo” (hiperkinético en mis tiempos), “déficit atencional”, “rebelde”, “contestón”, “siempre está en las nubes” y todos las que has escuchado alguna vez, dichas a ti o a otros.

– Niñas y niños con altas capacidades. Al  no tener un sistema educativo que favorezca su desarrollo, se pierden en un marasmo de incomprensión y frustración. Esto con grandes consecuencias para su futuro académico y profesional, a pesar de que sus destrezas son bien valoradas en lugares de trabajo considerados «tradicionales».

¿Qué hago como madre o padre?
reprimir la magia
A veces, desarrollar todo nuestros talentos tiene un precio.

Como he dicho antes, en cada familia tenemos niñas y niños con sus particulares poderes mágicos. Ellas y ellos esperan con curiosidad y ansias encontrar su Hogwarts personal (escuela de magia donde pueden desarrollar esos talentos). Nuestra misión como madres, padres y educadores es librarnos de las propias ansiedades sobre el futuro económico, social o afectivo que sólo sirven de tapón para su crecimiento.

Junto a ellas/os debemos buscar la mejor manera de hacer que su energía florezca y dé frutos, tanto para su vida personal como por el aporte que harán a su entorno.

Mira con Atención

Puestos a elegir: ¿Preferirías que tu hija o hijo sea una energía reprimida, una fuerza «oscura» y «parasitaria» o un mago o bruja capaz de sacar lo mejor de sí y de los demás?
¿Cuáles son las ansiedades que guían la educación que das a tu familia?
¿Cómo éstas pueden estar frustrando sus talentos, y convirtiéndolos a su manera en Obscurus?

Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos (2016)Reprimir la magia

Guion: J.K. Rolling
Director: David Yates
Con: Eddie Redmayne, Katherine Waterston ; Dan Fogler ; Colin Farrell

Disponible en España en HBO.

IMDB                              Filmaffinity

Hacer algo grande

The Marvelous Mrs. Maisel (temporada 2. Episodios 7 y 10)

«Manhattan, año 1958. Miriam Midge Maisel es una mujer cuya vida como esposa y madre da un giro inesperado cuando, tras ser abandonada por su marido, descubre un talento desconocido para la comedia. Midge cambiará entonces su cómoda existencia en el Upper West Side para hacer monólogos». (FILMAFFINITY)

Tras la primera temporada (de la que no hemos hablado aquí así que no la busques), Miriam ‘Midge’ Maisel, (Rachel Brosnahan ) se lanza con decisión tras el sueño de hacer y vivir del stand up comedy. Sin embargo, si su vida fuera de los escenarios es acomodada y placentera, su incipiente carrera es todo lo contrario, va a trompicones, plagado de obstáculos.

Actúa en clubes pobretones de los suburbios. En el único local que está, al menos, a mitad de camino del centro (Midtown), es expulsada del escenario por hablar de algo repugnantemente femenino: el embarazo (en 1960 no se puede hablar de ello en público).

Myerson y asociados. Desde fontanería a reprentación de artistas.

Junto a su fiel y abnegada representante, la muy curtida por la vida Susie Myerson (Alex Borstein ), se apuntan a una gira que no resulta especialmente glamorosa. Pequeños locales de poca monta donde hay más borrachos que sillas. Y, sobre todo, moteles de mala muerte, que lo menos que te puede pasar es poner la mejilla en la almohada y algo te pique.

Temporada de artistas
Los hombres se creen divertidos, que sólo ellos pueden hacer reír…

Si bien la segunda temporada refuerza la comicidad, con situaciones más disparatadas y gags muy efectivos, lo más interesante de estas entregas está sembrándose gota a gota en cada episodio. Nos hablan sobre lo que significa ser artista, lo que implica la senda de la creación y cómo remece la vida personal. Nos habla, en el fondo, de la pasión.

Me quiero enfocar en dos momentos de la serie que son especialmente significativos: dos artistas, un pintor y un comediante, nos muestran cada uno en su estilo cómo es exprimirse para crear y las consecuencias que tiene dedicarse por entero a una pasión.

La obra única, arriesgaré la piel

Midge conoce a Declan Howell (Rufus Sewell ), pintor un poco maldito que no vende sus obras. En el estudio de éste, en un momento de inesperada complicidad, él le muestra la que es su gran obra, de la cual corren rumores sobre su genialidad, pero casi nadie la ha visto. Es una obra maestra, “sencillamente perfecto”.

Midge está deslumbrada, el diálogo es el siguiente:

Midge: ¿Por qué no lo vendes?
Declan: ¿Vender lo mejor que he hecho en mi vida para que cuelgue en una galería y tu médico se lo lleve?
Midge: ¿Por qué no lo llevas a un museo?
Declan: ¿Para que esté junto a las momias?
Midge: La gente tiene que verlo.

Midge, ¿seguro que no puedo convencerte para que nos acostemos?

Declan: No, lo pinté para mí. El plan era colgarlo en mi casa, cuando tuviera una casa. Y una familia, cuando tuviera esa vida. En ese momento iba a estar allí. Eso era entonces. Y esto es ahora: Nunca tendré esa vida(…) No estoy haciendo un melodrama, estoy siendo realista. La posibilidad de esa vida se esfumó. Eso nunca sucederá porque TODO CUANTO TENÍA LO PUSE EN ESTE CUADRO. No me queda nada. Es lo que pasa si deseas hacer algo grande. Tienes que ir hasta el final. No puedes tenerlo todo. Pierdes… la familia, la sensación del hogar. Pero, sin embargo, míralo, ahí está.

(Lamentablemente no he encontrado un enlace subtitulado (igual dejo el enlace en inglés por si quieres verlo. A partir del minuto 8:40).

La vida del artista, la vida exprimida con pasión

Una mirada muy aguda de lo que es ser artista. Podemos extrapolarlo, como una definición de la vida vivida con pasión. (Podrían mostrar esta escena a los estudiantes de cualquier disciplina artística antes de comenzar su primera clase).

Alone, alone, alone, alone.

Crecí en un ambiente donde una de las máximas era “mejor si no eres genial o superdotado porque ellos sufren mucho, lo pasan muy mal”.

Por el contrario, Declan declara que todo su talento está en esa obra maestra, pero va más allá, dice “TODO LO QUE TENGO”, toda su pasión, su ser está allí, además, quizás de sus bienes. Ha perdido el camino de la normalidad, la ruta lógica (estudia-trabaja-cásate-ten hijos…). No ha tenido ni tendrá nada de eso… pero ha valido la pena, el cuadro existe.

En el episodio final de la temporada, Midge tiene otra revelación cuando asiste al show del comediante Lenny Bruce (Luke Kirby ). Ella se da cuenta que tiene que tomar una decisión drástica. Si quiere dedicarse a lo que ha descubierto la hace grande, no puede quedarse a medias. Y la decisión es en sí misma su consecuencia: la soledad.

Mira con Atención

¿Conoces tu propia obra? ¿Dónde pones, has puesto o pondrás tu pasión y tu ser? (No tienen por qué ser obras plásticas, interpretativas o escritas. Lo que te resuena como pasión es lo tuyo).
¿Estás dispuesta a pagar los costes de seguir tu pasión? ¿O eliges no ser genial para “no pasarlo mal”?
Y una más, ¿La gente normal no “sufre o lo pasa mal?

(Me comprometo a seguir explorando el mundo de Mrs. Maisel porque en su liviandad nos regala muchísimas distinciones y aprendizajes, especialmente sobre el cambio personal y el redescubrirse.)

La Maravillosa Mrs. Maisel (2017-)

Creadora: Amy Sherman-Palladino
Con: Rachel Brosnahan; Alex Borstein, Michael Zegen ; Tony Shalhoub, Marin Hinkle.
Disponible en Amazon Prime

IMDB                                 Filmaffinity

 

Lógica: cómo pensamos, cómo vemos el mundo, cómo decidimos

La lógica es el «método o razonamiento en el que las ideas o la sucesión de los hechos se manifiestan o se desarrollan de forma coherente y sin que haya contradicciones entre ellas». La forma en que practicamos o no un pensamiento lógico afecta en nuestra percepción del mundo y la de quienes nos rodean.

When they see us

«En 1989, cinco adolescentes de Harlem (Nueva York) se ven atrapados en una pesadilla cuando se les acusa injustamente de un ataque brutal en Central Park. Basada en hechos reales, la miniserie expone las profundas grietas que presenta el sistema judicial y policial estadounidense.» (FILMAFFINITY)

Cuando terminé de ver la historia de los Cinco de Central Park, el impacto emocional que me provocó me llevó a escribir este post lo escribí apenas finalicé el último capítulo. Sin embargo, lo he dejado reposar durante unas cuantas semanas. Hasta hoy que he sentido que ha llegado el momento para compartirlo.

La serie se estrenó en Netflix en Junio del 2019 y causó gran impresión no sólo en Estados Unidos. La historia real de “errores policiales, procesales y judiciales” que llevó a la cárcel a cinco adolescentes por un crimen que no cometieron, estremece  al ver cómo desde su vulnerabilidad se ven atrapados en una red que no saben cómo opera ni por qué se ha ensañado con ellos. Continuar leyendo «Lógica: cómo pensamos, cómo vemos el mundo, cómo decidimos»

Trascender nuestro día a día… de la Marmota.

Sensación de repetición infinita, de atasco, de hastío. «Otra vez lo mismo». Phill necesita recorrer un larguísimo camino para encontrar un sentido, seguir adelante, trascender. ¿Cuán extenso puede ser tu trayecto?

A pesar que en España se tituló Atrapado en el Tiempo y en Latinoamérica Hechizo del Tiempo, hoy todos conocemos esta película como El Día de la Marmota, su nombre original. Este título se ha convertido en “una expresión asimilada por el léxico popular para expresar el hastío vital y, en el ejército de Estados Unidos, para indicar que la jornada ha transcurrido sin contratiempos”. (Vanity Fair)

En días de confinamiento o cuarentena, esta comedia, dadas las aparentes similitudes con lo que puedes estar viviendo, se vuelve más actual que nunca. Continuar leyendo «Trascender nuestro día a día… de la Marmota.»

Ficción en familia 2: empatía y emociones

El post anterior hablamos  de compartir y conocer la ficción que ven nuestros hijos e hijas y cómo hacerlo para que sea una fuente de aprendizaje. En esta nueva entrada me centraré en hablar de empatía, identificación y emociones. Poniendo atención especial en la violencia en pantalla, y cómo la estética de una producción también nos da pistas de la percepción de nuestros hijos.

Figura y fondo

Como en cualquier creación artística, la técnica y formato de una ficción audiovisual es clave y está muy meditada por quienes producen.  El aspecto, la luz, el sonido, el ritmo, los colores, la manera de moverse o hablar de los personajes son la puerta de entrada, la invitación a participar de ese cosmos. Todo ello ya nos está contando algo, antes del argumento.

Cuando el estilo es la señal de identidad del canal

Un ejemplo: aunque Pocoyó y Pepa Pig están destinados al mismo público los preescolares, visual y sonoramente no tienen nada que ver y los peques saben cuál prefieren (el mayor de mis hijos era de Pocoyo, el segundo, incondicional de Pepa).

¿Por qué una y no otra? Esa es nuestra parte en el juego, aprender a mirar con atención y descubrir por qué se interesan en una más que en otra y encontraremos una fuente de información de cómo perciben el mundo, cómo se relacionan y entienden lo que les rodea.

¿Alguna duda sobre su estilo?

Esto no quiere decir que no le puedan gustar ambas (o muchas que se ofrecen), pero seguro que saben lo que buscan cuando eligen. 

Es cierto que el empaque de una ficción es de los puntos de conexión más complicados entre los adultos y los jóvenes espectadores. Es fácil que “nos tire para atrás” el tipo de dibujo, el ritmo o el nivel de “ruido” de una serie. Entonces se hace más necesario que nunca dejar nuestras opiniones entre paréntesis, es decir, intentar que no sean el centro, y menos el comienzo, de la conversación.  No es lo mismo preguntar: ¿Qué es lo que más te mola de los dibujos de esta serie? a decir ¿cómo soportas esos garabatos chillones?

Acción y violencia

La violencia en pantalla, especialmente si se trata de niños y adolescentes, es y será un tema controvertido, como lo puede ser regalar juguetes «de guerra».  

Sin entrar en la profundidad de la psique de los menores, voy a plantear algunos puntos que pueden ser orientadores:

Injusticia y rabia

La violencia viene de la mano de la rabia –a menos que se trate de un psicópata que disfruta haciendo daño-, y la rabia es la consecuencia de sentirse tratado injustamente. Podemos indagar en los motivos del agresor: ¿Por qué el personaje agrede (le pega, dispara, empuja, insulta…)?
– ¿En qué se ha sentido perjudicado como para responder así?
– ¿De qué otras maneras podría responder el personaje ante  esa injusticia (siendo agresor o agredido)? 

(Sobre la rabia y el resentimiento hemos reflexionado en esta entrada)

Medios y fines

Aprender a diferenciar el fin con los medios más adecuados para obtenerlos. Por ejemplo, en algunas películas del universo Marvel, los villanos tienen objetivos bastante nobles, por ejemplo, preservar el equilibrio del universo; neutralizar a los que agreden al ecosistema; instaurar un nuevo equilibrio más justo y armónico (según la visión del personaje); pero su camino para lograrlo son extremos y violentos, como chasquear los dedos y hacer desaparecer a la mitad de la población. 
Y atención, que esto también se puede aplicar a los «héroes»  (no sólo de Marvel).

Resolución de conflictos

La violencia es una forma de poner fin (o aumentar) un conflicto, sea cual sea, entendido como un choque de intereses -elemento fundamental para que haya relato-. Para mí, el camino violento es el menos recomendable:- ¿De qué otra forma podrían los personajes solucionar sus discrepancias?
– ¿Qué parte de razón tiene cada una de las partes?
– ¿A qué acuerdo podrían llegar?

Dormammu, vengo a negociar

Al hablar de conflictos, me refiero a todo tipo y magnitud, no es necesario que sea un ataque alienígena por el control del planeta; volviendo a Pocoyó, éste tiene intensos conflictos con Pato y se enfrascan en escaladas de agresión bastante espectaculares.

En el post anterior hablamo de buscar soluciones creativas a los problemas o encrucijadas, ahora me refiero a lo mismo, pero desde la mirada emocional, y podemos llamarlas soluciones pacíficas o negociadas.

Como anécdota ilustradora, mis dos enconados fans de Pepa y Pocoyó, un día no se ponían de acuerdo qué película ver. Poco a poco la tensión iba en aumento. Ante el estancamiento de las negociaciones, yo me retiré como mediador. No lograron ponerse de acuerdo qué ver, pero sí el modo de decidir -usaron una  elección a ojos cerrados- y ambos aceptaron el resultado de la elección.

Para cerrar, la resolución pacífica de conflictos es un hábito y una actitud, más que por la pantalla, la aprenderán de nosotros los adultos. Si nosotros lo tenemos integrado y ellos lo van haciendo suyo, sabrán que Wonder Woman se lía a trompadas con el maligno Ludendorff sólo en la pantalla.

Una visión complementaria, con la que no estoy necesariamente de acuerdo, la puedes ver en este enlace: Infancia y televión

Identificación y empatía
Ficción, emoción, identificación, empatía. Mira con Atención
¡Banana!

Todo lo anterior, y mucho más que se podría seguir contando, va en la línea del desarrollo de la empatía: «la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos» (RAE). 

Un aspecto casi imprescindible en la experiencia ficcional es poder identificarse con el o los personajes, si no llegamos a ese punto, difícilmente seguiremos adelante viendo (leyendo o escuchando). Por ello ver ficción puede ser una gran herramienta de aprendizaje emocional.

Si antes preguntábamos sobre que está pasando (el argumento), ahora  indagamos sobre qué sienten ante lo que está pasando. Así conocemos cómo captan el tono emocional. 
– ¿Qué siente el personaje cuando le pasa lo que le pasa?
-¿En la vida real las personas se sentirían como él o ella? 
-¿Te ha pasado algo como lo que le pasa en la pantalla? ¿Cómo te sentirías si te pasa algo así?

El enlace entre lo que se siente y la respuesta que se emite es un aspecto fundamental para un desarrollo emocional equilibrado:
– ¿La manera que el personaje a los problemas va de acorde a lo que siente (o pueden estar sintiendo)?

Atención: Esta serie NO es para niños

Los protagonistas de la ficción, no sólo en las producciones para menores,  no necesariamente tienen un comportamiento emocionalmente saludable. De hecho, parte de su camino tiene que ver con transitar el desajuste o la fragilidad. Éstos pueden expresarse tanto como debilidad o, por el contrario, como agresión.  Siguen siendo los personajes con los cuales se van a identificar nuestros espectadores. Es enriquecedor que ellos conecten con las emociones que hay debajo de su comportamiento externo.

Figura y fondo otra vez

Aprender_jugando_miraconatencionPor último, la manera de mirar con atención es diferente en cada familia y seguro que conoces cuál es la que más sirve a tu descendencia. Las hay que son más de charlar, otras, en cambio, son más plásticas: les tira hacer dibujos, esculturas, performance. Y otras son más de moverse, bailar, actuar, representar, correr. Todas ellas son formas de entrar en el mundo ficcional de los hijos.

Si quieres que profundicemos en algún tema o hay alguna película o serie que te gustaría que trataramos, puedes dejar como comentario o escribir a beltran@miraconatencion.com o a través de Instagram @miraconatencion

Por último, «Yo nunca vi televisión, después sí y después no» de 31 minutos:

Cómo aprender a ver series y pelis con nuestros hijos

En estos días de cuarentena, es posible que nuestros retoños estén dedicando muchas horas al consumo de ficción audiovisual. ¿Te has planteado alguna vez que las horas que pasan frente a la pantalla puedan ser también una herramienta de aprendizaje, no sólo de entretención?

Estamos encerrados, es un hecho. Tanto nosotros como nuestros hijos e hijas estamos compartiendo un mismo espacio durante mucho tiempo… como pocas veces antes.
Dentro de este encierro, las madres y padres estamos siendo bombardeados a través de los chats de whatsapp y correos con múltiples opciones de actividades, webs y deberes para que no pierdan su ritmo de aprendizaje (o al menos detener la curva de olvido) o incluso lo aumenten.

¿Cuántos días quedan?

Sumemos las ingentes sugerencias y ofertas para aprovechar las horas de ocio, para que estén activos y no se nos aburran (¡Ay, el temido aburrimiento!). Muchas de estas propuestas son de juegos que además de divertir enseñan: ayudan a desarrollar habilidades cognitivas, estimulan la expresión plásticas o las destrezas psicomotoras. Continuar leyendo «Cómo aprender a ver series y pelis con nuestros hijos»

Mirar a los ojos la marginación y el abuso

 Joker

“En Gotham City, Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un comediante mentalmente perturbado, tiene una única motivación en la vida: hacer reír. Actúa de payaso en pequeños trabajos y, dadas sus perturbaciones, es visto como un bicho raro. Su gran sueño es vivir del humor y actuar con público, pero una cadena de trágicos acontecimientos incrementa su ira contra la sociedad que lo ignora y margina. Aún más desestabilizado, se embarca en una espiral descendente, revolucionaria y sangrientamente criminal. Este camino  lo lleva a encontrarse cara a cara con su alter-ego: El Joker”. (Filmaffinity) (IMDB)

¿Cómo es Joker?

Joker (en Latinoamérica Guasón) es una película compleja que, como dice el crítico de El País Javier Ocaña, es “desagradable, cruel, perturbadora, tristísima. Nos muestra a un personaje frágil ante un mundo hostil, un ser patológico en un entorno patológico, Gotham City». Continuar leyendo «Mirar a los ojos la marginación y el abuso»