La ilusión de control del Profesor

La casa de Papel (parte 1 y 2)

El Profesor ha dedicado buena parte de su vida a planificar el “robo perfecto”, ha puesto su ingenio, creatividad y precisión para que todo esté controlado y anticipado. Pero, ¿es posible controlarlo todo? La experiencia le muestra que el control total es una quimera y que muchos de los problemas emergentes se solucionan fluyendo.

“Una banda organizada de ladrones tiene el objetivo de cometer el atraco del siglo en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Cinco meses de preparación se concentran en once días para poder llevar a cabo con éxito el gran golpe.” Wikipedia

El Profesor

El Profesor (Alvaro Morte) es el ideólogo y cerebro del robo. Aparte de eso, no sabemos practicamente nada más sobre él. No tiene Carnet de identidad, no está registrado en la Seguridad Social, no hay registros sobre su vida y paradero.

Lleva años diseñando meticulosamente su plan, evaluando cada movimiento, cada acción y reacción, delineando con precisión y mimo los detalles. Su estilo demuestra que es un maestro en el arte de anticiparse a su oponente, en este caso, a los organismos de seguridad del estado: la Policía Nacional y el Centro Nacional

La casa de papel mira con atencion
El atraco más grande del siglo

de Inteligencia. Ha previsto cada posible respuesta del aparato estatal y su obsesión es ir siempre un paso por delante. De esta forma logra que él y su equipo salgan airosos en cada encrucijada (en algunos casos, como espectador se antoja más allá de lo razonable, pero es cuestión de gustos).

El equipo humano

Para cumplir su plan, ha reunido a un grupo de lo más variopinto donde cada uno tiene una destreza específica y una tarea asignada de acuerdo a ésta.

Unido a su maestría, todos comparten otro requisito: tienen poco o nada que perder.

El liderazgo del Profesor no es gratuito ni viene dado por defecto, tiene que demostrar en cada decisión que está capacitado para conducir el plan. Cualquier problema que emerge, sea en la etapa de preparación como durante el atraco, es para él un examen. En general aprueba, y cuando no, las respuestas del equipo logran salvar la situación.

La casa de papel- miraconatencionSi algunos tienen dudas al comienzo, con el paso de las horas va aumentando la fidelidad mutua, tanto de los atracadores hacia su jefe, como de éste hacia su equipo. Con todos estos ingredientes logra que se entreguen en cuerpo y alma a su sueño.

La regla de oro, una ilusión de control

Como estrategia para esconder las identidades y de paso evitar que se forjen vínculos más estrechos, los miembros de la banda se rebautizan con nombres de ciudades: Tokio, Río, Berlín, Moscú, Helsinki, Denver, Nairobi y Oslo.

Además, consciente de que los apegos pueden afectar la toma de decisiones y forma de actuar en momentos críticos, el profesor  impone una veda a las emociones. La regla inflexible es: “Nada de relaciones personales”, es decir, no a los vínculos sentimentales, amorosos o románticos.

tokio rio miraconatencion
Perdón, Profesor: ¿Nada de qué?

Podemos anticipar que la sola enunciación de esta norma conlleva su transgresión. Es una herramienta básica de dramaturgia: si se explicita una regla, en pos del conflicto narrativo ésta tiene que romperse o al menos intentarse. Es una manera de hacer avanzar la historia.

Los guionistas, acertadamente, deciden que la norma explícita no tiene que ver con lo cognitivo o con el modo de cumplir los procedimientos del trabajo. Lo que el profesor quiere restringir es un campo mucho más difícil: las emociones.

 Controlar la marea emocional y hormonal

Fiscalizar los afectos es de por sí un camino pedregoso, pero se vuelve aún más cuesta arriba si hablamos de jóvenes aislados en una casa o encerrados en una fábrica.

Los personajes elegidos para el romance son Tokio (Úrsula Corberó) y Río (Miguel Herrán). Un abismo de experiencias los separa (diferencia de edad, mundos diversos, relaciones anteriores), y un encierro los junta. Este romance incierto, con pinceladas de celos colocados estratégicamente hacen tambalear varias veces el minucioso plan trazado por el Profesor. La primera víctima de sus impulsos es el propio Río que dada su vulnerabilidad emocional pierde una de sus cartas más valiosas: el anonimato.

Berlín la casa de papel control
Con este colega… cualquiera obedece.

Quizá tú, amable lector, eres de la idea que sí se pueden controlar los afectos.  En general, la experiencia muestra que es prácticamente imposible. Lo que sí se puede modelar son las acciones que se derivan de ellos, sea por un entrenamiento consciente o por una incapacidad para expresarlos.

 

La relación Tokio–Río no es la única amenaza ni la más más poderosa al proyecto. Hay otros aspectos relacionados con “el factor humano”, que no tienen que ver con el amor pero sí con las interacciones, que generan fisuras internas en el plan de acción.

Por ejemplo, la presión del encierro lleva a desavenencias y encontronazos entre los miembros del equipo. Lidiar con Berlín (Pedro Alonso), psicópata exquisito y elegante pero no por eso menos sicópata, es un reto para cualquiera, especialmente para la impulsiva y sin filtros Nairobi (Alba Flores).

Durmiendo con el enemigo

Volviendo a la regla de oro, quien la rompe de manera más incontestable es el propio Profesor. Su decisión de “infiltrarse” entre sus adversarios para lograr acceso a información relevante lo lleva a tropezar con… sus propios afectos.

El profesor miraconatencion
Nada de relaciones… ¿De qué hablábamos?

Se enamora de su perseguidora, la inspectora Raquel Murillo (Itziar Ituño). Ella, sin saber con quién se está metiendo, le corresponde en sus afectos.

Conclusión: Lo que intenta controlar el Profesor no es posible de lograr.

A partir de las vivencias del Profesor y su banda, si miramos con atención nos preguntamos: ¿Tiene sentido poner una regla sobre los impulsos, la atracción y los afectos?

El control en nuestras vidas

El Profesor lleva años de diseño y planificación, sabe que tiene que controlar todas las variables posibles para que su plan tenga éxito. Pero los hechos demuestran que no puede hacerlo, que hay áreas de la experiencia -de la vida- que no son controlables. Esto cobra más relevancia si se refieren a las vivencias de otros. Aunque en su caso, también cuando se trata de sí.

metralla, casa de papel ilusion de control
Si las cosas no funcionan por las buenas… Siempre nos quedará París

Si pones atención, es posible que veas que tu experiencia cotidiana también está mediada por la necesidad de control. Quieres que a tu alrededor estén bien organizados y en su sitio la mayor cantidad de factores posibles, incluyendo a las otras personas, sus acciones e incluso sus afectos.

Puede que quieras intervenir sobre aspectos de la realidad que no están en tus manos hacerlo y eso te debilita. Tratar de organizar lo que no es organizable, de estructurar lo que no tiene estructura es malgastar energía vital. La imposibilidad de imponer la propia voluntad te llena de ansiedad, te inunda de miedo, te enfada, te hace sentir apremiado o apremiada.

El control sobre la vida de tus familiares o personas con las que trabajas se contrapone a la confianza. No depositar confianza en el prójimo lo infantiliza y a la vez te carga con responsabilidades que te pueden desbordar.

la casa de papel miraconatencion
¡Bella Ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao!

Resumiendo: Lo más probable es nunca intentes controlar las relaciones personales de una banda de atracadores, pero quizá sí hayas tratado o trates de hacerlo con tus hijos, pareja, amigos, compañeros de trabajo, padres o vecinos. ¿Es posible lograrlo? ¿Qué ganas con ello?

Mira con Atención

¿De qué manera la necesidad de controlar guía tu comportamiento y tu forma de ver el mundo?

¿Qué espacios de tu vida sientes que puedes dejar fluir sin controlar y en cuales tienes que tenerlo todo “atado en corto”? ¿Qué consecuencias tiene para tu bienestar? ¿Y para tus relaciones personales?

¿Qué ocurriría con tu vida si dejaras de controlar aspectos que no son controlables y te abrieras a fluir y enfrentar lo que pueda ir surgiendo?

La casa de Papelcasa de papel antena 3 miraconatencion

Creador: Álex Pina.
Guion: Álex Pina, Javier Gómez Santander, Esther Martínez Lobato, Pablo Roa, David Barrocal y otros.
Directores: Jesús Colmenar, Álex Rodrigo, Alejandro Bazzano, Miguel Ángel Vivas y otros
Con: Álvaro Morte, Úrsula Corberó, Itziar Ituño, Pedro Alonso y otros.

IMDB

Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000”

Anthony Stark, comparte muchos rasgos de millonarios reales y de alguno que ha sido llevado a la ficción, como Steve Jobs. Son inteligentes, exigentes, arrogantes, no temen al conflicto para lograr sus objetivos y demostrar que tienen la razón. Pero en los dieciséis años de ficción, Tony ha ido cambiando, ya no es el mismo que era en 2008.

El arco de transformación

Una de las opciones más interesantes que han escogido los creadores del universo cinematográfico de Marvel es que sus personajes, en general, evolucionan; tienen lo que en dramaturgia se llama un arco de transformación o arco dramático de personaje. Es decir, que al terminar –la película, la serie o la franquicia- no son como eran al principio.

El personaje interpretado por Robert Downey Jr. efectivamente vive su propio y extenso arco de transformación a lo largo de la saga.

Pero, dadas las múltiples películas en que se encarna, si no miramos con atención nos perdemos su evolución. Por eso queremos confrontar cómo comienza, cómo transita su camino y cómo termina 16 años después.

A la vez, es una invitación a mirar tu propio arco de transformación, sin mega villanos pero sí con los súper poderes con que enfrentas tu vida cotidiana –que seguro los tienes.

Como vamos a referirnos a un buen puñado de películas, no nos detendremos en el argumento de cada una. Para ello dejo el enlace a la página del Fandom donde se describen.

Spoiler Alert: en algunos casos resulta inevitable destripar aspectos de la trama para explicar los cambios de Tony.

Los comienzos

Iron Man (2008)

“Visionario, genio, patriota americano, ha revolucionado la industria armamentista, creando nuevas armas inteligentes y robótica avanzada para defender la libertad y los intereses de Estados Unidos alrededor del mundo.”

Continuar leyendo “Tony Stark: del “genio, multimillonario y playboy” al “te quiero 3000””

Tan súper heroicos como tú o yo

El Universo cinematográfico de Marvel

En el año 2008 los ejecutivos de Marvel Studios dieron un salto al vacío: trasladar el vasto mundo de sus comics al cine, creando un universo cinematográfico propio (el MCU) donde convivirían sus héroes y villanos.

No era la primera vez que se hacían películas sobre los titanes de Marvel, pero sí la la primera que el equipo liderado por Kevin Feige tendría el control total sobre la narrativa y la producción. La franquicia comenzó con Iron Man, personaje creado por Stan Lee, Jack Kirby, Larry Lieber y Don Heck. En ese momento no podían asegurar qué ocurriría.

La franquicia

Los resultados están a la vista, más de 20 películas (23 con Spider Man Far from Home al momento de esta entrada), un taquillazo tras otro y una cantidad impronunciable de dinero.

Una franquicia llena de efectos visuales, trajes alucinantes, villanos de todos los pelajes, sonidos de otra galaxia, mucha testosterona –recién en la tercera fase entran a protagonizar super heroínas y súpervillanas-, en general, producciones inmensas.

Pero para que este despliegue de medios sea realmente una experiencia visual y emocional para sus miles de seguidores, hay dos ingredientes que, unidos a lo anterior, han sido centrales: historias muy bien escritas y rodadas, y personajes con matices y gran carisma.

Las preguntas y la mirada

Más de algún lector estará pensando, “vale, han cosechado éxito, dinero, palomitas y cines rebosantes, y han congregado a muchas estrellas… Pero,

Spider man miraconatencion
¿Cómo le digo lo que siento por ella? Además su padre es… quien es. Y no lo puedo hablar con nadie

¿de verdad me vas a decir que hay algo que  aprender de un puñado de musculosos/as resolviendo –y creando- conflictos a patadas, puñetazos, martillos descomunales y rallos estelares?

La respuesta es, depende, si miramos con atención y nos hacemos preguntas reveladoras, seguro que sí. Continuar leyendo “Tan súper heroicos como tú o yo”

El desapego nos hace volar más alto

UP

La décima película de los estudios Pixar despega, vuela y aterriza en brazos del desapego. Nos muestra los costos y beneficios de liberarse o no de los lastres que nos atan, los que hemos elegido y los que cargamos inconscientemente.

“Carl Fredricksen, un viudo de 78 años, cumple por fin el sueño de su vida: viajar a las Cataratas Paraíso en su casa equipada por miles de globos. Pero ya en el aire y sin posibilidad de retornar, descubre que lleva a un inesperado pasajero, Russell, un explorador de ocho años y un optimismo a prueba de bomba. (FILMAFFINITY/IMDB)

 

Animación infantil muy para adultos

La gran travesía de Carl Frediksen y el pequeño Russel los lleva a un paraje desconocido y desafiante. Allí el anciano Carl encuentra cientos obstáculos para cumplir su sueño. Estas trabas lo llevan a entender la vida de otra manera.

Dentro de la trepidante aventura, los dos personajes adultos son quienes se enfrentan al reto de aprender y transformarse para ver la vida de otra manera.  Carl Fredriksen y Charles Muntz están unidos por un lazo común, ambos están atados a sus viejas creencias, sus antiguas promesas, sus tortuosas obsesiones. Continuar leyendo “El desapego nos hace volar más alto”

Envidia, ni tenerla ni temerla.

Amadeus

La vida, éxitos y excesos de Wolfang Amadeus Mozart (Tom Hulcevistos a través de los ojos del compositor Antonio Salieri. Su envidia enfermiza hacia el talento del músico austríaco lo llevan a culparse de su asesinato.

Amadeus cuenta la historia de una envidia abrumadora. Antonio Salieri (F. Murray Abraham) se encomendó a Dios para dedicarse en cuerpo y alma a la música, para ser el “elegido”, el preferido de la corte, marcar una época y ser recordado. Dentro de su limitado talento, todo va saliendo relativamente bien hasta que aparece un crío malcriado, volátil, hedonista e irresponsable pero capaz de crear las obras más sublimes sin demasiado esfuerzo (aparente), un portento de la música. Todo lo que un compositor podría desear. Todo lo que Salieri desea.

A partir de ahí, la vida del músico italiano da un vuelco, se obsesiona, poco a poco se transforma y pone su energía en destruir al “Amado de Dios”.

Definiciones

Entendamos un poco esta denostada e incómoda emoción y comencemos por sus definiciones. Según la Rae:

Envidia: 1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno. 2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.

Envidiar: 1. tr. Tener envidia de alguien o de algo, dolerse del bien ajeno. 2. tr. Desear o apetecer algo que tienen otros.

Amadeus envidia coaching
Yo y sólo yo puede ser el favorito del emperador.

Otra definición (Word reference) se refiere a ella como: “Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee.”

Como decía más arriba, la envidia está entre las emociones más desprestigiadas y mal vistas, pero también puede ser una fuente de aprendizaje y transformación. Continuar leyendo “Envidia, ni tenerla ni temerla.”

Una oportunidad (casi) perdida, por un mal hábito

Cuatro Bodas y un funeral

Durante cinco eventos sociales, un soltero convencido se cuestiona la posibilidad de no encontrar nunca el amor. Algo cambia cuando Charles piensa que su ha encontrado a su “media naranja” en Carrie, una mujer estadounidense.

Esta ya clásica comedia romántica inglesa de los 90’ es un referente para nuestra generación y es quizás la obra más redonda de su guionista y productor, el prolífico Richard Curtis. A través de cinco momentos muy determinados, nos muestra la evolución de Charles y sus amigos, un grupo peculiar y atípico que se revuelve en la búsqueda una relación profunda y duradera.

Boda 1
four wedings coaching
Alguien me ha “curvado el espacio” (ha cambiado el foco de mi mirada… para siempre)

En la primera de las bodas, Charles (Hugh Grantconoce a Carrie (Andie MacDowell), una desinhibida norteamericana con la cual termina esa noche en la cama. A la mañana siguiente, la vida de Charles casi cambia, pero no. Mientras Carrie se viste y prepara el bolso en silencio para partir de regreso a EEUU, le pregunta a él cuándo van a anunciar su compromiso/noviazgo, porque, después de haber dormido juntos, es obvio que se tienen que casar. Él casi se cae de la cama, hasta que se da cuenta que es una broma. Sin embargo, ella apostilla: “Pienso que aquí ambos hemos perdido una gran oportunidad”. Él no reacciona. Mal.

“Ese” momento pudo haber cambiado el devenir de ambos personajes.

Boda 2

Continuar leyendo “Una oportunidad (casi) perdida, por un mal hábito”

Guía para la desilusión por Judas Iscariote

Jesus Christ Super Star

Judas es un idealista, un luchador, un tipo comprometido con su tiempo y con su pueblo. Ha puesto todas sus esperanzas, todas sus expectativas, en su amigo y maestro, Jesús de Nazaret. Pero éste no ha cumplido.  La pregunta es ¿Qué le prometió Jesús a Judas y qué fue lo que el discípulo imaginó tenía que ser la misión de su líder?

Un producto de su época

La Semana Santa conmemora la pasión y muerte de Jesucristo. Películas sobre este hito se han hecho muchas y en muchos tonos. La mayoría épicas, otras abiertamente catequísticas o panfletarias y alguna en tono de sátira como La vida de Brian (aunque en rigor, Brian no es J.C.).

Jesus Crist Super Star es la adaptación de una “ópera rock” escrita a principios de los ’70 por Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, primero como un disco conceptual que luego fue llevado a escena y que se sigue representando hasta nuestros días.

En su estreno en 1973, la película causó mucho impacto no sólo por ser un musical con estética hippie, si no porque el énfasis del relato está puesto en lo humano, centrando la acción y el tono en la flaqueza y, sobre todo, en la duda de los personajes. Para algunos esto fue considerado una herejía. A pesar de ello, estuvo entre las diez cintas más vistas ese año.

El meta lenguaje

Continuar leyendo “Guía para la desilusión por Judas Iscariote”